Noticias destacadas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Todos sabemos de la importancia de comer sano y de incluir hábitos saludables en nuestro día a día. En esta ocasión vamos a hablar sobre lo que podemos hacer para tener unos ojos que rebosen vitalidad y una mirada con ese brillo especial que tanto nos gustaría nos acompañase por muchos años.

El papel del óptico optometrista

Los ópticos optometristas de hoy en día debemos mantener una formación continuada de forma multidisciplinar en el terreno de la salud visual ya que somos cada vez más la atención primaria que busca la población para consultar de una forma rápida y eficaz sus dudas y problemas relacionados con su visión. De hecho cada día recibimos personas en nuestros establecimientos sanitarios de óptica que nos preguntan no sólo por su graduación y sus gafas o lentillas sino que van más allá y desean prevenir enfermedades importantes como por ejemplo el glaucoma, la retinopatía diabética o la DMAE (degeneración macular asociada a la edad).

Estas patologías oculares muy frecuentes y pasan inadvertidas para el que las padece en los estadios iniciales debido a la ausencia de síntomas notables que generen la alerta y por tanto lo preocupante es que llegan demasiado tarde a las consultas de los especialistas para ser tratados. Esto conlleva generalmente una pérdida importante de su agudeza visual y en ocasiones del campo visual que no puede ya recuperarse pues el mal ya está hecho.

Es imprescindible saber detectarlas en sus estadios iniciales para poder remitirles a su médico oftalmólogo y ser diagnosticados de forma temprana como ocurre en los casos de glaucoma donde el paciente nos visita y podemos medir su presión intraocular en las ópticas sin instilar gotas y de una forma eficiente. El glaucoma es una de las principales causas de ceguera en el mundo occidental, tiene un componente hereditario importante y si se detectada de forma temprana con el tratamiento adecuado es fácilmente controlable a día de hoy.

Alimento para nuestros ojos

Es sabido que nuestros tejidos y órganos regeneran sus células periódicamente y lo hacen con los nutrientes que les aportamos diariamente, por tanto si queremos tener ojos más sanos debemos comer “con vista”, escogiendo lo correcto y evitando caer en la tentación de la fastfood y los precocinados cargados de conservantes, colorantes, potenciadores del sabor y un sinfín de añadidos que buscan ser más apetecibles, con colores llamativos y mucho mucho azúcar y sal…

Cada vez tengo más consultas sobre qué alimentos pueden mejorar la salud visual especialmente la de nuestros mayores que desean mantener su visión a lo largo de una vida cada vez más longeva y también de los niños con miopía que no cesa de crecer y de qué manera se puede ayudar a nuestro sistema inmune a defenderse de enfermedades que afectan a nuestros ojos.  En esta ocasión os hablaré de las 3 patologías antes citadas ya que iniciamos una campaña de prevención y detección en nuestras ópticas y donde os invito a pasar una revisión cuando lo deseéis. En próximos artículos trataremos con más detalle otras enfermedades oculares y como prevenirlas como el ojo seco y las cataratas.

Glaucoma

Si sufrimos una presión intraocular demasiado alta durante unos años podemos acabar padeciendo glaucoma, ya que la producción de humor acuoso en la cámara anterior excede a su evacuación y todos podemos imaginar un globo que se llena de agua demasiado… Lo primero y principal es ser diagnosticado por el oftalmólogo y comenzar el tratamiento y si queremos ayudar debemos saber que su aparición se ha relacionado con déficits de vitamina B1 o tiamina, así como de vitamina A, por lo tanto ayudará aumentar el consumo de frutos secos, cereales integrales, avena, legumbres y para la preciada vitamina A buscaremos los alimentos con betacarotenos como las zanahorias, calabaza, melocotón, espinacas, tomate, naranja, papaya, brócoli, calabacín, puerro, melón, pescado azul y yema de huevo.

Retinopatía diabética

Cada vez hay más diabéticos de tipo 2, es decir por la alimentación inadecuada con lo cual hay que tenerlo muy en cuenta ya que la graduación del paciente puede fluctuar y sus retinas pueden empezar a sufrir el impacto en forma de hemorragias y microaneurismas que podemos detectar en nuestra óptica realizando una fotografía de la retina, sin necesidad de gotas y así informarle para visitar al oftalmólogo lo antes posible. El consejo nutricional en este caso es bastante evidente y se basa en reflexionar sobre la cantidad de alimentos que ingerimos cada día con grandes cantidades de hidratos de carbono y de azúcar y por tanto poner remedio urgente si no se quiere pasar a una fase avanzada donde la pérdida de visión puede ser severa.  Se recomienda optar por los alimentos con índice glucémico bajo que alteren en menor medida los niveles de glucosa en sangre y olvidarse de añadir azúcar al café, infusiones o zumos y en su lugar podemos probar con la estevia, ágave y jengibre, escoger alimentos con mucha fibra es buena idea y también ayuda cocinar la pasta menos tiempo “al dente” y tomar la fruta antes de las comidas incluso antes de un paseo o footing.

DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad)

Se trata de una enfermedad degenerativa ocular que afecta al área central de la retina (mácula) donde residen los conos que son los fotorreceptores encargados de la visión diurna y a color. Es irreversible y afecta en España a más de 700.000 personas y puede conllevar incapacidad de conducir, leer o ver la tele si no se trata a tiempo.

El test de la rejilla de Amsler es una manera fácil y eficaz de detectar esta enfermedad y debe realizarse a partir de los 50 años en cada revisión. Aunque es una patología que aparece cuando somos mayores debemos prevenirla desde la juventud evitando la exposición al sol sin gafas de sol homologadas.

En cuanto a la alimentación, según los estudios AREDS deberíamos optar por alimentos ricos en vitaminas C y E como los vegetales de hoja verde (aguacate, lechuga, guisantes, pipas de girasol y nueces), minerales como el Zinc (chocolate negro y levadura de cerveza) y sobre todo Omega 3 en el aceite de lino, semillas de chía y el pescado azul (podéis emplear un molinillo de café para triturar las semillas de chía y lino para así añadirlas cada día a las tostadas y ensaladas).

En definitiva alimentarse bien es cuidar mejor nuestro cuerpo y por consiguiente nuestros ojos y cuando comienza la enfermedad deberíamos reforzar nuestro sistema inmune potenciando ciertos nutrientes e incluso añadiendo un complemento vitamínico específico, consultando con tu especialista.

Como bibliografía os recomiendo los libros de la Dra. Odile Fernández sobre alimentación sana.Ω

ACTUALIDAD

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

OPINIÓN

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

CULTURA

  • Las Ranetas te dan el otoño

    La Asociación Cultural ‘Las Ranetas’ de Alcañiz ha preparado numerosas y atractivas propuestas para que nadie tenga excusa para
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

SOCIEDAD

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

CIENCIAS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

HISTORIA

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

ECONOMÍA

  • Elige comercio justo

    El sistema económico actual está regido por los principios del libre mercado. Pero no es justo ni equitativo y,
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

NATURALEZA

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política