Más de 500 millones de ahorro con la gestión pública

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El nuevo hospital costará 81 millones y finalizará en 2021. Las diferencias entre el nuevo proyecto con gestión pública y el anterior de gestión público-privada son especialmente significativas en cuanto a costes. En 625 millones fue tasado el proyecto mediante colaboración público-privada y en 81 millones está presupuestado el actual con una gestión pública.

 

El Consejo de Gobierno da luz verde al gasto y al expediente de contratación de las obras del nuevo Hospital de Alcañiz. La construcción del nuevo hospital de la capital bajoaragonesa se prolongará de 2017 a 2021 y contará con un presupuesto de 80,6 millones de euros. Según información aparecida el 13 de septiembre, desde el Gobierno de Aragón se ha aprobado un plan plurianual para las obras. Además hay que añadir otros gastos que también se licitan, como la dirección de obra, por 1,24 millones. El ejecutivo aragonés ha justificado el retraso (anteriormente estaba previsto en cuatro años) como la «necesidad de cumplir con la estabilidad presupuestaría que marca el Gobierno Central» a la Comunidad.

Estos acuerdos suponen una modificación respecto al texto aprobado para este proyecto en la Comisión de Hacienda el pasado mes de junio. Con los acuerdos aprobados el 13 de septiembre, se amplía el número de anualidades de 2017 a 2021. 

El gasto plurianual del nuevo proyecto se distribuye en cinco anualidades, desde 2017 al 2021, con un importe total de 81.838.360 euros para las obras de construcción, 350.900 euros para la dirección de obra, 302.500 para la dirección de instalaciones, 302.500 euros para la dirección de ejecución de la obra, y 121.000 euros para la coordinación de seguridad y salud. La distribución plurianual sería: 2017: 11.287.855 euros; 2018: 17.511.963; 2019: 17.511.963; 2020: 17.736.419; y 2021: 17.790.159.  La portavoz de la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y Derechos Sociales del Bajo Aragón Histórico, Isabel Martínez, afirmó que seguirían pendientes del proceso: «se ha informado de las cantidades que se van a destinar cada año, la plataforma tendrá que estar ‘ojo avizor’ para controlar que esas partidas todos los años se invierten en el hospital de Alcañiz».

Un año más de espera

La población del Bajo Aragón Histórico lleva muchos años esperando que comiencen las obras del nuevo hospital. Las 70.000 personas que serían sus usuarias han visto cómo desde el ejecutivo central se han realizado varios retrasos en los comienzos de las obras. Desde el cambio de Gobierno Autonómico en las pasadas elecciones de 2015, los ciudadanos sabían que el modelo elegido por el anterior gobierno PP-PAR sería cancelado y se desarrollaría un nuevo proyecto de financiación pública. Una de las primeras medidas del gobierno del PSOE junto con CHA, apoyado por Podemos, fue anular la anterior adjudicación y comenzar los trámites para sacar el nuevo concurso de forma directa, simplemente como obra, manteniendo una gestión del centro totalmente pública. El anterior modelo de gestión público-privada difiere del nuevo proyecto de financiación pública no sólo en el modelo de gestión, sino también en los costes de la construcción del mismo, pues la gestión público-privada se llegó a presupuestar en más de 500 millones de euros. El anterior Gobierno autonómico sacó el proyecto a concurso como concesión de obra pública. Es decir, la unión de constructoras que se iban a encargar de la edificación también iba a cobrar por la explotación del centro sanitario. Se ha-bía previsto que el hospital estuviera construido en cuatro años y la DGA pagaría a la UTE (unión temporal de empresas) 390 millones de 2018 a 2037.

Entre los principales defensores de la construcción de un hospital totalmente público se encuentran los miembros de la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y los Derechos Sociales del Bajo Aragón Histórico, que se reunieron el pasado 14 de septiembre para analizar el anuncio del Gobierno de Aragón. La portavoz del grupo Isabel Martínez afirmó: «estamos contentos porque se está siguiendo con la financiación pública y, hasta ahora, se estaban cumpliendo los plazos; sin embargo, con este nuevo acuerdo de la consejería ya se empiezan a no cumplir». En cuanto a la repercusión social del retraso de un año anunciado por la Consejería, la portavoz considera que «en vez de que 4 años sean 5 es una cuestión que creo que la ciudadanía puede llegar a entender,  pero ya pedimos, cuando se cambió el otro proyecto, a la Consejería que acudiera a la localidad para explicar el proyecto y lo vamos a volver a exigir, que nos expliquen los datos y los nuevos plazos».

La diferencia de presupuestos para la construcción del hospital de 80 a más de 600 millones ha creado indignación entre los miembros del grupo, aunque ellos aseguraron que advirtieron, cuando comenzaron con las movilizaciones en protesta del antiguo proyecto de financiación público-privada, que iba a aumentar mucho el presupuesto. Martínez consideró que «es una diferencia brutal». La historia del proyecto para el hospital viene determinada por un presupuesto que se hace primero público por 80 millones. Con el modelo público-privado se marcó el precio en 390 millones, pero, según Martínez «cuando la empresa adjudicataria decide que lo va a hacer lo cifra en más de 600». La portavoz recordó otros hospitales que habían sido proyectados con financiación público-privada, como el hospital de Vigo: «este centro llegó a triplicar el presupuesto y aun así está sin terminar de construir y los trabajadores tienen problemas porque están en su mayoritaria privatizados». La portavoz criticó este sistema, que en los últimos años se ha usado para construir hospitales: «es la manera de llevarse el dinero caliente una empresa, si tú haces una obra pública cuesta 10 y ya está; la financiación público-privada consiste en que una empresa te lo hacía casi gratis y no iba a contar como deuda pública del Estado, pero el Estado iba a estar pagando durante 25 años un canon para que los ciudadanos usáramos los aparatos, las habitaciones, etc»; además aseguró que «luego, el pago del canon todos los años va aumentando porque la empresa siempre justifica pérdidas». La plataforma defiende que no se privatice ningún servicio más de los actualmente externalizados: la cafetería —que no la cocina—, la limpieza y la seguridad. Según Martínez, «el actual gobierno se comprometió a que si llegaba al poder se revertiría la licitación, y así lo ha hecho, y a que no iba a privatizar nada, cosa que esperamos que haga y, si no, volverán las movilizaciones». El anterior modelo público-privado privatizaba toda la gestión, o sea, incluso los servicios administrativos.

Los accesos al hospital, tema pendiente

Las dudas que se crearon con los accesos se mantienen; según Isabel Martínez, «el tema está pendiente». La zona donde se va a instalar el nuevo hospital debe ser urbanizada, ya que va a pasar a ser una calle de la ciudad. Martínez aseguró: «creo que el Ayuntamiento de Alcañiz no tiene posibilidad para urbanizar toda la zona, por lo que habrá que llegar a algún acuerdo con el Gobierno aragonés, pero para ello el Ayuntamiento tiene que buscar fuentes de financiación».Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política