Alberto Cubero: «El Régimen del 78 no es capaz de cubrir las necesidades de la clase trabajadora y solo desde la superación de este modelo económico y político se conseguirá colmarlas»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pasado sábado 10 de junio “El Liceo” alcañizano acogía la presentación en tierras aragonesas del último número de la revista Nuestra Bandera del Partido Comunista de España, primer acto organizado por la reconstituida Agrupación del Bajo Aragón Histórico y presentado por su Secretario Político, Ignacio Arasanz, y en la que participó en representación del Comité Federal del PCE el Sº General del PCE Aragón Alberto Cubero.

Como bien empezó explicando Ignacio, “las comunistas tenemos claro que el debate teórico es fundamental para poder llevar a cabo una praxis revolucionaria”, por eso “la importancia para el PCE de una revista que tiene 80 años” y que en “este número se analiza en qué fase estamos ahora después del reflujo de la movilización social y del ciclo electoral que hemos tenido en los últimos años”.

Alberto Cubero comenzó recordando el nacimiento de NB en julio de 1937, evidenciando el papel e importancia para el PCE del debate teórico e ideológico “al invertir recursos humanos y materiales en una revista teórico-ideológica en unos momentos en los que parece que la tarea más evidente de un Partido Comunista, de una fuerza antifascista en julio de 1937 en plena Guerra Civil, era estar pegando tiros en el frente”. Precisamente porque “todas y cada una de
las batallas que pierde la Clase Trabajadora y las capas populares de este país, comienzan siendo unas derrotas ideológicas, en las que acabamos asumiendo principios y axiomas que las clases dominantes y los poderes económicos han insertado en la sociedad entendiéndolas como el sentido común”. Enfatizaba Alberto “ya sea en julio de 1937 o en junio del 2017 es importante el debate teórico e ideológico, y ese es el papel de NB”. Prosiguió aludiendo que “NB no incluye la política del PCE (documentos congresuales o documentos políticos y organizativos), si no que trata de abordar los debates que se producen en la sociedad actual y en la cual colaboran camaradas del Partido, y compañeros y compañeras de la izquierda política, social y sindical”; porque “los debates de NB han sido los debates del PCE pero también los debates de la izquierda política de este país en la lucha de clases en los últimos 80 años: durante la Guerra Civil, el franquismo, la globalización...”

El título lo dice todo, Reforma o ruptura: la izquierda ante la actual fase política, eterno debate en la izquierda política y en la que claramente el PCE nos posicionamos en la ruptura política,  porque como apuntaba Alberto “consideramos que el Capitalismo es irreformable, que su lógica y la forma política que ha tomado en el Estado español de Régimen del 78 es incapaz de satisfacer las necesidades de la mayoría social trabajadora y solo desde la superación de este modelo económico y político se conseguirá colmarlas”. “Los que hace 100 años en la izquierda política y en el movimiento obrero se situaban en la ruptura política son los que dieron origen a la experiencia de la Revolución Rusa, y de ella surgimos los partidos comunistas; por lo tanto nuestro origen es precisamente el debate y las posiciones rupturistas dentro del movimiento obrero”, recapitulaba Alberto.

El último número de NB pone encima de la mesa otro debate actual que es fijar la estrategia rupturista para la España del 2017. Y en ese qué hacer hay una clave que es “la unidad de los sectores estratégicos que afectan la crisis económica pero también de todas las opciones políticas de la izquierda. La unidad es un debate que es actual pero que tampoco es nuevo: el primer número de NB, allá por julio de 1937, hablaba precisamente de la unidad de las fuerzas republicanas y antifascistas frente al golpe de Estado del fascismo de julio del 36”. 

Esos son los 2 debates que centra este último número de NB que, para afrontarlos, “es necesario una correcta caracterización del momento político. El año que viene se cumplen 10 años del inicio de la crisis económica con una salida regresiva que los poderes económicos han tratado de darle, basada en 2 ejes: en la rebaja sustancial de las condiciones salariales y laborales de la Clase Trabajadora de este país con un trasvase de las rentas del trabajo a las rentas del capital de casi 30.000 millones de euros en estos años, pero también una rebaja sustancial en las condiciones laborales, en la precariedad y en la temporalidad que ha pauperizado las condiciones de la Clase Trabajadora de este país”. O “la crisis de la deuda, de cómo ha pasado la deuda privada a pública y eso ha generado todo una política de recortes en servicios básicos como la sanidad, la educación, las pensiones o los servicios sociales que han provocado indirectamente la pauperización aún mayor de las condiciones de vida de la mayoría social de este país, provocando que llevemos casi 10 de años de paro, desahucios, pobreza energética, exilio económico…”

Analizaba Alberto que “los poderes económicos han tratado de normalizar e institucionalizar los efectos de la crisis económica y dar un proceso constituyente regresivo, con la reforma del artículo 135 y toda la deriva legislativa que ha habido, tratándola de apuntalar y colmar con la transición del ciudadano Juan Carlos al ciudadano Felipe en la Corona, y con la normalización de los efectos de la crisis económica”.

Frente a ese pacto de 2ª transición, “solo se puede oponer una nueva correlación de fuerzas, una estrategia de ruptura política que pasa, inevitablemente, por la acumulación de fuerzas que se enmarca en las calles, en el poder popular y en la organización de las capas populares en la movilización del conflicto concreto, que de paso a un Proceso Constituyente que traiga la Tercera República. Y en esa estrategia de ruptura es fundamental la unidad de los sectores afectados por esta crisis económica”; pero, recordaba, “esa unidad de lo social también debe elevarse al plano político haciendo entender que los diferentes conflictos concretos que pueda haber de desahucios, paro, exilio económico… tienen unas mismas consecuencias, unos mismos beneficiarios y unos mismos perjudicados, unas mismas causas y unas mismas soluciones. Esa es la unidad que se ha trabajado durante estos años en los diferentes espacios de confluencia, como Ganar Alcañiz o Zaragoza en Común; en definitiva, la unidad de todos aquellos sectores afectados por la crisis económica y de todas aquellas opciones políticas que se oponen a la salida regresiva de la crisis económica, porque la unidad hay que sustentarla sobre las contradicciones fundamentales que tiene el modelo económico y social de este país, que se puede establecer en una máxima: primero la educación, la sanidad y las pensiones que pagar la deuda”.

Terminaba su intervención Alberto explicando que “la lucha institucional no es el monocultivo de la lucha política, y que esta lucha desde la unidad debe generar ese nuevo ciclo de movilización social y de conflicto social que pueda empoderar y generar esa correlación de fuerzas más favorable a la que hemos generado durante estos últimos 40 años”.

Tras la intervención de Alberto se pasó a la segunda parte del acto, con las intervenciones de lxs compañerxs que nos informaron y explicaron el origen y trabajo de sus respectivas organizaciones, de los objetivos que persiguen y hacia dónde debemos encauzar el trabajo. Alfredo Soldevilla informó del nacimiento de la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y los Derechos Sociales del Bajo Aragón Histórico “en el año 2011 en pleno momento de recortes y de surgimiento del 15M en un momento en el que se empezaron a recoger firmas para la creación del Hospital público de Alcañiz, prometido por el Gobierno socialista y reafirmado por el de Rajoy pero con una forma de colaboración público-privada”. Recordaba Alfredo que “al final con la movilización conseguimos paralizar la privatización”.

Continuó las intervenciones María Pilar Bosque explicando que “los antecedentes de Ganar Alcañiz son los mismos, más o menos, que la Plataforma: una serie de gente, de diferentes sensibilidades, que salió con el 15M a las plazas y calles de Alcañiz, y que empezaron a juntarse y a hablar de temas de la ciudad, de cómo hacer algo de cara a las elecciones del 2015”. Como en el resto de calles y plazas del Estado empezaron a realizar reuniones públicas en las que se aportaba desde las diferentes sensibilidades y apuntaba las necesidades y prioridades que podía haber en Alcañiz. “Se ofreció a las distintas personas si querían participar en una lista para el Ayuntamiento, y se realizó una votación popular que terminó creando una lista electoral en el que la paridad y la cremallera era muy importante, priorizando siempre la mujer sobre el hombre para darle un empoderamiento que en esta sociedad no existía”. Finalmente sacaron 3 concejales en las elecciones.

Antonio Jiménez, nuevo Sº de la Unión Comarcal de Andorra de CCOO explicó la creación de las Comisiones Obreras “en un momento en el que hacía falta alguien que reagrupara esos trabajadores que tenían otras inquietudes y tenían que luchar por sus derechos, y de ahí fueron surgieron en los tajos y en las minas”. En estos momentos la “UC de Andorra seguimos siendo un Sindicato muy fuerte y muy comprometido en todas las clases de lucha”

 

 

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política