Andorra le planta cara al futuro y exige reindustrialización, defensa de la Térmica y nacionalizar el sector energético

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Más de 2000 personas inundaron las calles de Andorra plantando cara al futuro incierto que se cierne sobre la economía de la localidad y la comarca minera una vez que ENEL anunciara el cierre de la Térmica en 2020. Varios mensajes se escucharon ayer en la manifestación entre los que destacaba, la reindustrialización, la defensa de la Central y la nacionalización del sector energético.

La manifestación convocada ayer por el Ayuntamiento de Andorra en colaboración con los sindicatos CCOO y UGT,  así como la Asociación Empresarial de Andorra - Sierra de Arcos y Bajo Martín, ante el anuncio del inminente cierre de la Central Térmica, obtuvo una amplia y contundente respuesta por parte de diferentes sectores de la sociedad. Más de 2000 personas se unieron, provenientes de toda la cuenca minera y poblaciones vecinas, para manifestar su repulsa ante la perversidad de una política que ahonda el empobrecimiento de Aragón, el éxodo de población que esa situación conlleva, el retraimiento de toda posibilidad de desarrollo, la muerte, en fin, de las poblaciones que han tenido su sustento en la actividad minera. La empresa privada Endesa, y su accionista mayoritaria, Enel, hacen oídos sordos, como no, al reclamo popular.

Con ánimo enérgicamente reivindicativo, el río humano discurrió por las calles de Andorra exigiendo una solución a esta gravísima situación. La nacionalización y la reindustrialización del sector minero, no solo la defensa de la Central Térmica, sino de toda la Comarca, fueron las demandas presentadas por los manifestantes, exigiendo a los gobiernos de España y de Aragón un Plan de Desarrollo Económico para el sector, así como la recuperación del control público del mismo. A más largo plazo, se reivindicó la necesidad de un Plan Energético Nacional con la utilización de energías renovables.

Ante la posibilidad del cierre de la Central Térmica, si en el plazo establecido (30 de junio de 2020) no se logra realizar las obras de adaptación que exige la directiva europea para controlar las emisiones, el fin es inevitable. Sería el fin, también, para la población de Andorra. Las minas de carbón de la Comarca desaparecerían también, junto a los miles  de puestos de trabajo  que directa o indirectamente están vinculadas a la Térmica.

La movilización contó también con la representación de todos los partidos políticos.

 

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política