Encuestas de mírame y no me toques

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Vivimos tiempos de encuestas. Momentos en los que la práctica totalidad de los medios de comunicación elaboran las suyas propias con el objetivo de arrojar luz y saber en qué momento se encuentra el país en estos precisos días, qué partido ganaría las elecciones, cuáles serían las coaliciones probables para la formación de Gobierno y cómo han influenciado los cambios constantes que se han producido en algunas formaciones y también los escándalos mediáticos que protagoniza el Ejecutivo mal liderado por Pedro Sánchez.

Todo ello aún a sabiendas que en los tiempos actuales cualquier análisis demoscópico caduca a las pocas horas. El sentido del voto o del apoyo a un partido político sufre cambios muy notables en un corto período y lo que hoy es válido y cercano a la posible realidad, mañana cualquier parecido puede ser mera coincidencia.

En ese contexto sí que hay una consideración completamente aceptada por todos y que ha logrado lo que parecía imposible, la unanimidad de los medios de comunicación y de los expertos en la materia. No es otra que el uso político, partidista y mezquino del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Hasta hace poco muy reputado y hoy despreciado por el uso a favor del Gobierno socialista de Pedro Sánchez.

Todo lo que toca el presidente del Gobierno apoyado por populistas, nacionalistas e independentistas, se contagia de ese tufo de que el fin justifica los medios. Aunque para ello sea necesario hacer uso de todos los medios públicos habidos y por haber para un fin exclusivamente partidista. Para una campaña electoral de dos años en el que el principal objetivo sea mejorar las expectativas electorales de su formación e intentar ganar los próximos comicios.

José Félix Tezanos no es el presidente del CIS, sino un comisario político de Pedro Sánchez para jugar con el hasta hace poco reconocido centro de estudios para su propio beneficio político. Si para ello es necesario publicar encuestas de dudosa credibilidad, se hace. No hay problema porque tampoco hay el más mínimo atisbo de escrúpulos. Lo dicho: el fin justifica los medios.

Pero no haría falta un concienzudo estudio de los datos o del uso que se hace de ellos para echar por tierra los guarismos conocidos del barómetro del CIS. Simplemente una reflexión es más que suficiente para ello. Si fueran realmente ciertos los datos, si se aproximara a la realidad actual, Pedro Sánchez ya habría convocado elecciones. No habría esperado ni un segundo porque el tiempo juega y seguirá jugando en su contra.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política