Urquizu toma la alcaldía. Nuevos tiempos en Alcañiz.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Urquizu consiguió finalmente la alcaldía con el apoyo de Ciudadanos e Izquierda Unida. El nuevo alcalde ha realizado, durante sus primeros días en el cargo, varios gestos que lo distancian de su antecesor. Sin palabras altisonantes Urquizu ha mostrado su ’nuevo talante’ en temas sensibles para la ciudadanía. En su primer día saludó a la plataforma en defensa de las pensiones; su primera reunión, tal como prometió, fue con los afectados por el derrumbe de Pui Pinos; ha restablecido a Pedro Obón como Jefe de Policía; y está cuidando el trato con el resto de grupos políticos. 

Tras un histórico triunfo de los socialistas en Alcañiz con 7 concejales, comenzaron las negociaciones pasado el 26 de mayo para alcanzar la alcaldía. El PSOE precisaba llegar a los 9 concejales, que dan la mayoría absoluta en Alcañiz, o como mínimo que los partidos del centro-derecha no se unieran para arrebatarle la alcaldía. Finalmente la investidura de Urquizu se consolidó con los apoyos de Ciudadanos e Izquierda Unida.

El tímido intento de Suso para unir a las ‘tres derechas’

Los números daban -5 PP, 3 PAR y 1 C´s, en total 9-. Y Juan Carlos Gracia intentó, como en otros municipios que el PP fuera el pegamento que uniera a los tres partidos de centro-derecha. Sin embargo, ante esta maniobra, Suso olvidaba que días antes el PAR había vetado cualquier colaboración que supusiera volver a hacerlo alcalde. Por su parte Ciudadanos venía de una legislatura en la que el PP había ninguneado cualquier propuesta que viniera del partido naranja. Por lo tanto las probabilidades de este pacto a través de Suso eran más bien nulas. Por otro lado se rumoreó que el pacto podría ser posible a través de otros candidatos del PP o incluso que fuera la candidata del PAR la que uniera a los tres partidos, cuestión que a priori parecía difícil por las tensas relaciones entre el C´s y el PAR. Al final, tal como era de esperar, ninguna de estas alternativas cuajó para que la alcaldía se quedara dentro del centro-derecha en Alcañiz.

Todo apuntaba a un pacto PSOE-PAR que al final no lo fue

Tras el acuerdo de PSOE-PAR en el gobierno de Aragón todo indicaba a que dicho pacto se repetiría en Alcañiz. Ambos partidos sumaban 10 concejales, una cómoda mayoría absoluta. Los ‘buenos tiempos’ de Marcelino Iglesias (PSOE) y José Ángel Biel (PAR) parecía que se iban a reproducir en la capital del Bajo Aragón. Sin embargo algo pasó en las negociaciones entre los dos partidos y del miércoles al jueves antes de la investidura, se rompió el idilio entre socialistas y aragonesistas. Los rumores dicen que los de Aliaga pidieron demasiado en la negociación y Urquizu que tenía otros ases guardados en la manga finalmente los utilizó para puentear al PAR y abrir otra vía hacia la investidura.

IU allanó el camino a Urquizu y C´s remató la faena

Una semana después de las elecciones y tras los rumores de posibles pactos para impedir que Urquizu fuera alcalde por parte del centro-derecha, IU movió ficha y apoyó públicamente la investidura del candidato socialista como “partido de la izquierda más votado”, sin pedir nada a cambio. A partir de ese momento pareció que la consecución de la alcaldía por parte del PSOE parecía inevitable. Y en la trabada negociación en la cual se encontraban los socialistas con el PAR apareció Francisco Lahoz, concejal de Ciudadanos, a ofrecer su apoyo a Urquizu. Tras un rápido acuerdo en el cual se ofrecía la delegación de deportes y la liberación para el de Ciudadanos, se cerró el pacto que posibilitaba definitivamente que Ignacio Urquizu se convirtiera en el siguiente alcalde de la ciudad de Alcañiz, sucediendo a Juan Carlos Gracia Suso.

Nuevos tiempos, nuevas formas

Uno de los factores por los cuales Suso perdió las elecciones y el gobierno (que podría haber mantenido con los concejales del centro-derecha) fueron las formas. Un estilo autocrático que la oposición, y también su socio de gobierno el PAR, denunciaron en muchos momentos de la anterior legislatura. Incluso los aragonesistas llegaron a tildar de “rancio dictador de otros tiempos” el comportamiento de Gracia Suso. A esto se sumaba la falta de transparencia y empatía con muchos de los problemas ciudadanos que se habçian ido presentando durante los últimos 8 años. Recordamos la permisividad de Suso con el bar de copas La Gruta, que provocaba innumerables molestias a los vecinos y que fue motivo de denuncia por parte de los partidos de la oposición. Pero sin duda alguna el asunto que más daño político le ha produjo al anterior alcalde fue su falta de sensibilidad con los afectados por el derrumbe de Pui Pinos. La movilización que consiguieron realizar estos vecinos días antes de las elecciones puso en evidencia las malas formas que Suso había utilizado con los damnificados por el cerro y esto fue lo que provocó que se presentara a las elecciones siendo ya casi un cadáver político, que todos veían menos seguramente él y su entorno más cercano.

De todo este patrón de comportamiento es del que se está desmarcando Urquizu durante sus primeros días como alcalde. El lunes después de la investidura tuvo el gesto de bajar a saludar a los jubilados que todos los lunes se concentran en la plaza de España para exigir unas pensiones dignas, tal como se hacen en las plazas de las principales ciudades de toda España. Un gesto que sorprendió a los manifestantes, pero que no deja de ser significativo del ‘nuevo talante’ que quiere imprimir Urquizu en el comienzo de su mandato.

Sin duda la reunión más esperada fue la que se produjo con los afectados del cerro de Pui-Pinos. El actual alcalde ya anunció que su primera reunión sería con ellos, y así fue. Cinco días después de que tomara posesión como alcalde, se produjo esta reunión con los vecinos afectados en la cual se recibió por parte de los concejales asistentes -de todos grupos menos el PP- las demandas, preocupaciones y propuestas de los afectados.

Otro gesto significativo ha sido la restitución de Pedro Obón como Jefe de Policía tras su polémico cese por parte de Suso. Otro gesto que intenta evidenciar el cambio conducta en el trato con los trabajadores del Ayuntamiento.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política