La isla de los caníbales

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Pablo Lorente Muñoz | Ganador Categoría Comarcal II Concurso Microrrelatos Javier Tomeo

La isla de los caníbales

"Ser es, esencialmente, ser memoria"

E. Lled

Dedicar un verano a remover la historia me parecía una idea tan mala como cualquier otra, sin embargo, hasta mi proverbial pereza me incitaba a aventurarme por los caminos de la memoria familiar. Por lo menos, me dije, servirá para refrescar el ruso de la Escuela de Idiomas ya olvidado.

Desde España era imposible hacerme una idea de lo inmarcesible de la maldad humana. Solo un nombre: Nazino. Google Maps lo muestra como una pequeña porción de tierra entre dos lenguas enormes de agua en el río Ob, en el fin del mundo; la nada más absoluta.

Apenas dediqué un par de días a visitar la grandiosidad ajada de Moscú. Tras varios días en tren llegué a Tomsk. El último lugar habitado a donde llegaban los deportados. Solo tenía una pista fiable: la biblioteca. La mujer de pelo rojo, me miró sorprendida cuando le tendí un papel en donde había escrito en cirílico “Velichko”. Inmutable, me acompañó a la sección de Historia. El anaquel central de la sección se dedicaba a Nazino. Cogió el informe de Velichko y me dio la mano: “Hacía mucho tiempo que esperábamos que alguien viniera a vernos”. Se dio media vuelta y se fue, dejando el mal impreso en aquellas hojas escalofriantes.

Me costó varios días asimilar toda aquella información, también lágrimas. Tras cada nombre, tras cada asesinato, tras cada acto de antropofagia siempre la misma pregunta, ¿por qué?

Días después me acompañaron a la isla. “A las víctimas inocentes de los años de  incredulidad”, eso es lo que rezaba la plaquita incrustada en la humilde cruz rodeada por flores que los vecinos habían levantado en el prado de las masacres de las deportaciones. Eso es lo que contaría a mi familia sobre la isla de Nazino.

No les contaría las muchas horas pasadas en pésimos transportes, ni los insectos que nos devoraban, ni la inmensidad del río donde el cadáver de aquel familiar lejano, probablemente, habría acabado. Tampoco que allí no había nada. Sólo el silencio. ¿Cómo contarles el silencio?

 

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política