«La torre gótica fue 25 metros más alta»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

José Ángel Gil Bordás, arquitecto alcañizano que ha realizado el proyecto de restauración de la torre gótica de Alcañiz, pronunció el pasado martes 13 de diciembre una charla dentro del Curso Interdisciplinar de Humanidades que encandiló y sorprendió al público asistente por la información que allí se expuso.

José Ángel, la restauración de la torre gótica de Alcañiz es un sueño hecho realidad para el patrimonio alcañizano. ¿Cuándo empezará esta restauración y qué aspectos más significativos podrías comentar sobre las actuaciones que se van a realizar?

Parece que las obras van a salir a licitación en breve. Desde finales del año pasado el proyecto cuenta con el visto bueno por parte de los servicios técnicos municipales, la Comisión provincial de patrimonio cultural y de la oficina técnica del Ministerio de Fomento, que es quien va a sacar la obra a licitación. En la actualidad, la torre presenta un aspecto bastante deteriorado. Si bien es cierto que desde la distancia este deterioro no parece importante, en el plano corto esta cuestión queda manifiesta. Se pueden observar erosiones en sillares, roturas de cornisas y gárgolas, etc. En las labores de investigación previa para la redacción del proyecto, técnicos especialistas realizaron análisis de la piedra y los morteros. Los resultados también indicaron la necesidad de intervenir. La intervención en ese sentido es prácticamente una labor de consolidación. La actuación pretende pasar desapercibida. Tras acabar los trabajos no se advertirán grandes cambios.  

 

La clave estaba en “La Tesorera” de Juan Pedro Zapater, que, en 1704, nos dio las dimensiones de la torre con más de 325 palmos, que son 68 metros, 25 más que la actual altura de la torre gótica

 

 

La iglesia y la torre gótica, se empiezan a construir en el actual solar donde se erige la monumental iglesia barroca Santa María la Mayor. Sin embargo el promotor de esta imponente torre queda por ahora oculto en la bruma del pasado, ¿qué nos podrías desvelar sobre este aspecto?

Hasta ahora no tenemos datos ciertos al respecto. El promotor y la fecha de inicio de la obra son por el momento una incógnita. Hay varias teorías por demostrar. En este tipo de edificios era común incorporar elementos iconográficos, escudos, etc. relativos al promotor. Varios de estos elementos se pueden ver en las plantas primera y segunda, pues se conservan en bastante buen estado. Sin embargo, en la planta baja estos elementos quedan ocultos bajo las yeserías que se colocaron en el S. XVIII con la construcción de la nueva iglesia. Nuestra esperanza es que, iniciadas las obras, se puedan retirar estos elementos y ver los originales y, de esa forma, poder identificar al promotor y, por tanto, la fecha de inicio. Sin embargo, podemos encontrarnos con que en algún momento de la vida de la torre esos símbolos fueran borrados y perdamos la oportunidad de datarla. Este hecho ya ha ocurrido por ejemplo en la ventana oeste

de la planta baja, donde se aprecia que uno de esos elementos fue borrado de forma premeditada, lo cual es una lástima tanto desde el punto de vista histórico como artístico.

La majestuosidad de la torre gótica de Alcañiz sorprende nada más verla,  pero además de su valor artístico, ¿qué posibles funciones desempeñó en el pasado?

Este tipo de edificios suele compatibilizar el uso de torre campanario con otro u otros adicionales. Sabemos que en su planta baja ha acogido parte del archivo de la iglesia. Parece ser también que sirvió de refugio en la Guerra Civil. Sin embargo, hay otros usos que no tenemos muy claros. Hay una cuestión que suscita distintas teorías. Se trata de que originalmente, entre las plantas primera y segunda, no había una escalera fija. Para conectar esos niveles se debía utilizar una escalera que se podía retirar. Como ya he dicho, esta cuestión puede apuntar en distintas direcciones. Se ha hablado mucho acerca de su voluntad de elemento defensivo. Poder retirar esa escalera dificultaría el acceso al segundo nivel. Sin embargo, la escalera que une la planta baja con la primera es extramural y de escasa resistencia, lo que la haría vulnerable. Por otra parte, la ventana de planta  baja no parece tener un diseño pensado para el uso defensivo. Se ha hablado también del uso carcelario. En mi opinión, si en algún momento tuvo este uso, fue de forma ocasional. No parece que la segunda planta, de mayor refinamiento, hubiera sido pensada como prisión.  Una tercera posibilidad es que en la segunda planta se guardaran documentos o incluso elementos de cierto valor. La dificultad de acceso a ese nivel protegería estos elementos. Este aspecto, al igual que muchos otros, tanto de la torre como de la iglesia, quedan abiertos. En cualquier momento se puede aportar información adicional o incluso reconducir cuestiones que inicialmente parecían claras. Forma parte de cualquier trabajo de investigación.

El dato más sorprendente de la charla, sin duda, fue el descubrimiento de un posible chapitel que coronó la torre durante gran parte de su existencia. ¿Cómo fue este descubrimiento, y cómo es posible que no se descubriera antes la falta de este elemento?

Durante las labores de redacción del proyecto técnico revisé mucha de la información que ya teníamos. La clave se encuentra en «La Tesorera», que ya se conocía desde hacía mucho tiempo. Este documento fue redactado por Pedro Juan Zapater, notario de Alcañiz, hacia 1704. En él Zapater realiza distintas descripciones de varios edificios de la ciudad, entre otras cosas. Hay que recordar que en esa fecha el notario describe la iglesia gótica todavía en pie. Hoy son visibles dos restos del conjunto gótico. Por una parte, la torre y, por otra, un ventanal gótico sobre la capilla de la Soledad. Con la posición relativa de esos dos restos, se puede comprobar que las dimensiones recogidas por el notario son bastante precisas. Cifra las dimensiones de la planta de la iglesia en 240 palmos de largo por 96 de ancho. Da una altura para la nave central de 120 palmos. En cuanto a la torre dice que «…tiene de alto más de trescientos veinticinco palmos…». Esta medida, traducida, podría estar próxima a los 68 metros. Durante el levantamiento de planos, lógicamente, comprobamos muchísimas medidas. Una de ellas la altura. Al comprobar que la torre en la actualidad únicamente cuenta con 43 metros, nos encontramos con la sorpresa de la falta de altura de la torre. Inicialmente, pusimos en cuestión esa hipótesis. Nos pusimos en contacto con Tere Thomson y con Jorge Martín, ambos historiadores del arte, quienes dieron con documentación sobre el chapitel. Jorge Martín encontró la documentación gracias a la cual sabemos ahora que en la segunda mitad del s. XVI D. Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza, a través de dos visitas pastorales ordena, en la primera, la reparación del chapitel (entonces todavía gótico) y, en la segunda, su reconstrucción. Zapater, en 1704, ve el chapitel renacentista. La siguiente pregunta surge de forma inmediata: ¿qué fue del chapitel renacentista? La pérdida de un elemento de esa entidad no se encontraba, a priori, documentada. La causa más probable que se nos ocurría fue la explosión del polvorín ocurrida el 2 de septiembre de 1840. Fue Tere Thomson, esta vez, quien se dio cuenta de que Mariano Ardid, en sus memorias, dice que «en el Mayo de 1845 deshicieron la mitad de esta torrecita». Esta orden pudo deberse al mal estado en el que debió de quedar ese remate tras la explosión acaecida cinco años antes. Hasta 1985 existió el elemento conocido como exconjurador de tormentas. Este elemento carecía, en mi opinión, de valor artístico. La lectura de las referencias al chapitel o chapiteles en los textos citados ha podido confundirse con el citado exconjurador.

Me gustaría que comentaras la posible simbología que hubiera supuesto los 68 metros de altura de la torre gótica que miraba de tú a tú al castillo calatravo.

Es difícil determinar en este momento. El castillo perteneció a la Orden de Calatrava, entidad religioso – militar. La altura que conocemos a través del testimonio de Zapater es la referente al chapitel renacentista, lejos del año 1179, en el que el castillo es cedido a la Orden, y de 1283, en el que se produce la sublevación de la villa contra la Orden. Las cotas de estos dos edificios pudieron ser muy parecidas, si bien no tenemos de momento datos sobre la altura del chapitel gótico. La comparativa la podemos hacer entre el edificio actual del parador y del chapitel renacentista.

Para finalizar, José Ángel, ¿qué crees que deberíamos hacer desde la sociedad civil alcañizana y los políticos para recuperar el chapitel de la torre gótica y cómo se debería realizar esta reconstrucción?

La torre ha contado con chapitel más del 76% de su historia frente al 24% en el que ha carecido de él. Alcañiz ha sido capaz de hacer grandes cosas cuando sus ciudadanos han permanecido unidos y remando en la misma dirección. Alcañiz debe plantearse si quiere recuperar el símbolo de una silueta muy distinta, y quizás atractiva, de la que tiene en la actualidad. Una cuestión de este calado no es menor y su debate excede el ámbito local. Nadie va a venir desde fuera a reivindicar la recuperación del chapitel. Si finalmente un proyecto como este va para adelante debe andar un camino con una serie de pasos ineludibles y, finalmente, convocar un concurso de ideas al más alto nivel. En mi opinión, Alcañiz cuenta con la oportunidad de abrir y ser foco de un debate apasionante sobre muchos aspectos relativos a la cultura y el patrimonio… y, de paso, recuperar el espíritu de La Concordia. Ω

 

 

Con motivo de la recuperación del chapitel, en mi opinión, Alcañiz cuenta con la oportunidad de ser foco de un debate apasionante sobre muchos aspectos relativos a la cultura y el patrimonio… y, de paso, recuperar el espíritu de La Concordia

 

 

Recreación del perfil de Alcañiz con la incorporación del chapitel en la torre gótica

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política