Los recintos amurallados de Alcañiz. Un bien de interés cultural abandonado

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Alcañiz, una ciudad amurallada

La villa medieval de Alcañiz nació en torno a un pequeño castillo construido en lo alto del cerro de Pui-Pinos hacia 1119 como puesto de avanzada en el proceso de conquista cristiana de este sector del Valle del Ebro. Durante los siglos XIII y XIV, el núcleo urbano de Alcañiz creció muy rápidamente siempre protegido por distintos recintos amurallados cuyo perímetro aumentaba conforme se expandía la villa.

Los estudios hasta ahora realizados hablan de tres recintos amurallados. El primero de ellos, del siglo XII, rodeó los antiguos barrios de San Pedro y Santiago siguiendo un trazado mal conocido, probablemente en torno a la base del cerro de Pui-Pinos, del que no se conocen restos con seguridad. El arco o posible portazgo conservado en la calle Cañada de Verich podría pertenecer a esta primera fase.

El segundo recinto amurallado, del siglo XIII, amplió el primer núcleo urbano rodeando el cerro anejo en el que ya se estaba construyendo la iglesia gótica de Sta. María (mencionada en 1218). De este segundo recinto amurallado se conservan en buen estado largos tramos, aunque hoy poco visibles, en la calle Blasco y detrás de la Plaza del Deán. Su trazado continuaba por la parte alta de la Ronda de Belchite, giraba por la calle Mazaleón y continuaba por la zona superior del barrio de Santiago. La nueva muralla era muy sólida, de dos metros de espesor y 6-7 metros de altura, construida con un relleno interior de cal y canto y forrada de sillares en ambos paramentos.

 

Alcañiz ha sido siempre y sigue siendo una ciudad amurallada y, aunque no lo parezca, buena parte de esas murallas se mantienen todavía en pie enmascaradas u ocultas entre edificaciones posteriores.

Mientras muchas ciudades monumentales de nuestro entorno (Teruel, Albarracín, Zaragoza o Morella) llevan décadas interviniendo en la recuperación de sus antiguas murallas, Alcañiz, como en otras muchas cuestiones, se queda atrás.

 

El tercer recinto, construido entre 1365 y 1410, amplió las murallas hasta el rio Guadalope protegiendo los nuevos barrios de Santa María y de Santiago, ubicados a ambos lados de la calle Mayor. Este recinto, con torreones ubicados a intervalos regulares, descendía por la Ronda de Belchite hasta el río, continuaba junto al Molino Mayor, el Muro de Santa María y el Muro de Santiago sobre el “Río alto” (que haría las funciones de foso con agua) y giraba en el barrio Mazador para cerrar en la ladera de Pui-Pinos. El nuevo e imponente recinto amurallado, de unos tres kilómetros de longitud y 6-7 metros de altura, delimitaba una superficie de unas 30 hectáreas y tenía siete puertas de acceso. Desde el siglo XIV a finales del siglo XIX Alcañiz creció sin sobrepasar apenas este último recinto amurallado que mantuvo sus funciones defensivas hasta la tercera guerra carlista y que hoy delimita el casco histórico de la ciudad.

 

Tramo de muralla del siglo XIII en el pasaje La Muralla

 

Un patrimonio monumental abandonado

Alcañiz ha sido siempre y sigue siendo una ciudad amurallada y, aunque no lo parezca, buena parte de esas murallas se mantienen todavía en pie enmascaradas u ocultas entre edificaciones posteriores. Todavía existen largos tramos, mejor o peor conservados, en la calle Blasco, plaza del Deán, ronda de Belchite, Muros de Santa María y Santiago, barrio Mazador, ladera de Pui-Pinos, calle de Calanda, ronda de Teruel y calle Baja. Algunos de ellos, como el del barrio Mazador, son de grandes dimensiones y de muy fácil recuperación y puesta en valor.

Mientras muchas ciudades monumentales de nuestro entorno (Teruel, Albarracín, Zaragoza o Morella) llevan décadas interviniendo en la recuperación de sus antiguas murallas y consiguen revalorizar notablemente sus cascos históricos, el ayuntamiento de Alcañiz, como en otras muchas cuestiones, se queda atrás y su desidia en esta cuestión no solo provoca el abandono generalizado de estas estructuras defensivas, sino que incluso ha provocado recientemente la destrucción de algún tramo, como en el caso de la muralla que todavía se conservaba tras el deslizamiento de tierras en la ladera de Pui-Pinos. Y todo ello a pesar de que la Ley de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón cataloga como Bien de Interés Cultural, es decir, con la máxima categoría de protección, todos los restos conservados de murallas, torreones y antiguos recintos defensivos en nuestra comunidad autónoma.

 

La restauración y puesta en valor de la muralla del barrio Mazador del siglo XIV es sencilla y claramente viable y su ejecución y recuperación sin duda sorprenderá por sus grandes dimensiones y espectacularidad a los propios alcañizanos que, en general, desconocen su existencia.

 

Si nos atenemos a los hechos, veremos que en las últimas décadas solo se han realizado dos intervenciones para la conservación de las murallas en Alcañiz y ninguna de ellas ha sido promovida ni financiada por el ayuntamiento. En el caso del pasaje La Muralla fue una empresa privada la que sacó a la luz y debió restaurar un tramo de muralla existente junto a la calle Blasco que quedaba insertada dentro de un nuevo edificio de viviendas (por cierto, abriendo en ella un vano de paso que hoy difícilmente se aceptaría). En el caso de los torreones de Santiago la actuación fue promovida por la segunda Escuela Taller de Alcañiz dentro del anteproyecto elaborado por un equipo de técnicos coordinado por esta entidad para la recuperación de riberas del río Guadalope. La memoria presentada fue aprobada, para sorpresa del propio ayuntamiento, por la Comunidad Europea que asumió la financiación de la obra, hace más de 15 años, junto con el Ministerio de Medio Ambiente. Y, desde entonces, no han existido más actuaciones relacionadas con nuestras murallas, excepto para derribar el tramo conservado en la ladera de Pui-Pinos o para trasladar los escasos restos que pasaron desapercibidos bajo el suelo tras ese derribo.

 

Torreones de Santiago del tercer recinto amurallado. En este punto se emplazaba la puerta de Valencia.

 

La muralla del Barrio Mazador: una oportunidad para revalorizar el casco histórico

Hace pocos meses se realizaron intervenciones de documentación y catas arqueológicas en el tramo de muralla conservado en el barrio Mazador donde se mantiene en pie en aceptables condiciones un largo paño de más de 60 metros de longitud y de seis a ocho metros de altura, que incluye un pequeño torreón intermedio. La restauración y puesta en valor de esta monumental estructura del siglo XIV es sencilla y claramente viable y su ejecución y recuperación sin duda sorprenderá por sus grandes dimensiones y espectacularidad a los propios alcañizanos que, en general, desconocen su existencia. El deteriorado barrio de Santiago recuperaría de repente con esta única intervención su aspecto medieval y amurallado al mismo tiempo que, con la liberación de los solares anejos a la muralla, algunos de ellos de propiedad municipal, se crearía un amplio corredor de uso público a ambos lados de la fortificación que sanearía y mejoraría notablemente las condiciones de habitabilidad y ocio de ese abandonado barrio.

Resulta paradójico e incomprensible que las propuestas realizadas para la recuperación de la muralla del barrio Mazador por el grupo Ganar Alcañiz en dos mociones presentadas en los últimos meses en otros tantos plenos municipales, hayan sido en la primera ocasión rechazadas y, en la segunda, votadas en contra por el equipo de Gobierno del PP-PAR con apoyo del PSOE. Es evidente que la recuperación del casco histórico y de estas estructuras monumentales, tan valoradas y apreciadas en el resto del país, no interesan en Alcañiz y que habrá que esperar a que llegue un equipo de gobierno más sensible a la conservación y recuperación de nuestro patrimonio para hacerlo realidad. Mientras tanto, confiemos en que, al menos, no siga habiendo destrucciones irreversibles.

 

 

Tramo de muralla desaparecido en la ladera de Pui-Pinos.

 

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política