Deutsche Bank: Un gigante con los pies de barro

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde el inicio de la crisis allá por el 2008 una serie de problemas de solvencia y de liquidez han atormentado al sector financiero en diferentes áreas del mundo, siendo especialmente afectada la Zona Euro.

A nivel mundial, destacamos la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008, que causó un vuelco en las bolsas mundiales y la intervención coordinada de los grandes bancos centrales para estabilizar las turbulencias producidas por la quiebra de semejante banco (se volatilizaron más de 600.000 millones de $, de los que los acreedores esperan recuperar unos 65.000 millones). La quiebra de Lehman se produjo por su actividad como banco de inversión, no por la intermediación entre ahorro y crédito.

En nuestro país el problema se ha producido por la actividad tradicional de la banca: captar ahorro e intermediarlo en créditos; por la mala gestión durante la burbuja inmobiliaria, en esta crisis ha desaparecido casi por completo el sistema de Cajas de Ahorros. Las que quedan han pasado a ser bancos, de acuerdo con la normativa europea del sector. El caso más sonado de rescate fue el de Bankia, que necesitó una inyección de capital público superior a 20.000 millones de euros para evitar la quiebra.

¿Por qué llegaron a esta situación algunas entidades de nuestro país?

Por una mala gestión del riesgo en la época de bonanza. Una entidad financiera, salvando sus peculiaridades, es similar a cualquier otra empresa: El margen neto de sus ventas (margen neto= ingresos – costes de explotación, financieros, etc.)  tiene que ser superior al porcentaje de impagados, sino entramos en pérdidas. Y las pérdidas se pueden soportar según  su volumen, su recurrencia y el patrimonio neto que tenga la compañía. Una empresa entra en quiebra cuando sus pasivos (obligaciones de pago a c/p y l/p) son superiores a sus activos (bienes, inversiones y derechos de cobro); en un banco los pasivos son los depósitos de los clientes; los activos principales son los créditos concedidos. Cuando los créditos concedidos empezaron a impagarse en un volumen considerable (morosidad), el activo de las entidades fue mermando y algunas necesitaron capitalizarles para equilibrar sus balances y evitar la quiebra. Dichas capitalizaciones se produjeron principalmente con capital público (algunas Cajas de Ahorros y Banco de Valencia) y con capital privado en contadas ocasiones, como ha sido caso del Banco Popular que ha ampliado capital en 2 ocasiones.

La situación italiana

Actualmente la banca italiana está atravesando una crisis de solvencia superior en volumen a la que tuvo que hacer frente la economía española y que en los próximos meses tendrán que afrontar el Estado italiano y el BCE.

El Deutsche Bank en datos

Pero vayamos al tema que queremos tratar en este artículo: Deutsche Bank (“Banco Alemán” en traducción literal). Veamos algunos datos relativos al Deutsche Bank:

- Tenía unos activos en balance de 1,6 billones de euros en diciembre de 2015, lo que hace que el banco sea 3 veces más grande que Lehman Brothers cuando cayó.

- Las pérdidas del banco en 2015 fueron de 6.700 millones de euros.

- En mayo de 2007 las acciones cotizaban en los 117 Euros. El 1-8-2016 en 11,80 Euros. Ha perdido el 90% de su valor en bolsa.

- El 19% de los ingresos provienen del Reino Unido, por lo que le afecta el notablemente el Brexit.

- Ha realizado ampliaciones de capital por 12.500 millones de Euros en los últimos 4 años.

- En 2015 daba trabajo a más de 100.000 personas (directos y subcontratados).

- En 2015 las autoridades financieras británicas y estadounidenses llegaron a un pacto con el banco para imponerle una multa de 2.500 millones de $ por manipular el Libor (tipo de interés sobre la libra esterlina).

- El ratio de apalancamiento es superior a 40: Por cada 40 euros de inversión menos de un euro son propiedad del banco, es decir, casi todo lo que tiene invertido lo debe, por lo que difícilmente puede soportar pérdidas. Cuando quebró Lehman su ratio era de 31.

- El 29-6-2016 el FMI emite un informe en el que indica que el Deutsche Bank es el mayor riesgo sistémico mundial en la actualidad. - El 30-6-2016 suspende los test de stress de los Estados Unidos.

- Y para mí lo que supone una herida mortal para la entidad: tiene posiciones en derivados (futuros, opciones, etc) de más de 52 BILLONES DE EUROS  en valor nocional. Las pérdidas que pueden generar dichas posiciones son de proporciones descomunales. Dicha posición multiplica por 50 veces el PIB de España, 15 veces el PIB de Alemania ó 4 veces el PIB de la Eurozona. POR SU TAMAÑO ES IRRESCATABLE.

Recen lo que sepan

El problema de semejante gigante, es que su caída arrastraría a entidades de todo el planeta, ya que todas están entrelazadas en mayor ó menor medida y generaría una crisis financiera (y por lo tanto económica) de tal magnitud que la que hemos sufrido en los últimos años parecería una broma. Parece mentira que las autoridades germanas, tan aplicadas en otros asuntos, no hayan sido capaces de contralar o poner topes a semejante bomba financiera. En fin, que Dios nos pille confesados que el próximo otoño puede ser calentito… Ω

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política