La ley de Memoria Histórica en Alcañiz y el Bajo Aragón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Ley de Memoria Histórica, aprobada por el Congreso de los Diputados en 2007 para reconocer los derechos de los represaliados durante la guerra civil y la dictadura franquista, ha sido objeto de polémica desde sus inicios tanto por un sector de la población que la considera excesiva e innecesaria al “reabrir heridas”, como por otro, que la considera insuficiente. A pesar de las dificultades y del nulo apoyo que el gobierno del PP ha demostrado para su aplicación, esta Ley, poco a poco, va imponiéndose sin crear conflictos gracias al trabajo de asociaciones de víctimas, de otros partidos políticos y de buena parte de la población española que la considera tan justa como necesaria.

El contenido de la Ley

La Ley de Memoria Histórica (Ley 52/2007 de 26 de diciembre) reconoce, amplía derechos y establece medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura franquista.

Las principales disposiciones de la Ley tratan los juicios sumarios, “reconociendo el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y violencia personal durante la Guerra Civil y la Dictadura”; las ayudas a los represaliados del franquismo y de sus familias, mediante la concesión de pensiones y compensaciones financieras; la existencia de fosas comunes, uno de los aspectos más reclamados y debatidos, para ayudar a localizar, identificar y exhumar a las miles de víctimas de la represión que aún permanecen enterrados en ellas; la retirada de símbolos franquistas; el Valle de los Caídos, prohibiendo en el mismo los actos de exaltación del franquismo y proponiendo su despolitización; las obras realizadas con trabajos forzados; el reconocimiento de los Brigadistas Internacionales y de los hijos y nietos de los exiliados, que pueden optar a la nacionalidad española sin renunciar a la suya y, por último, la creación de un Centro Documental de la Memoria Histórica.

La retirada de símbolos de exaltación del franquismo en Alcañiz y el Bajo Aragón

En lo que respecta a Alcañiz y el Bajo Aragón es de especial relevancia la aplicación del artículo 15 que hace referencia a la conservación de símbolos y monumentos públicos de exaltación personal o colectiva de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Dicho artículo establece que “las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas” que tengan ese significado. La Ley contempla incluso la retirada de subvenciones o ayudas públicas a las administraciones, entidades o particulares que incumplan esta norma. Posiblemente esta medida de presión, que puedeser ejercida también por las Comunidades Autónomas, está favoreciendo la retirada de muchos de estos símbolos de exaltación del franquismo y el cambio del nombre de calles y plazas en nuestros pueblos.

En muchas localidades del Bajo Aragón (Alcañiz, Valdeltormo, Valderrobres, Andorra…) ya se han realizado en los últimos años en cumplimiento de esta Ley distintas actuaciones como la supresión del nomenclátor urbano de aquellas calles que tenían denominaciones vinculadas a la dictadura franquista o la eliminación de monumentos conmemorativos y de inscripciones de homenaje a los caídos del bando franquista en fachadas de iglesias o edificios públicos, aunque en algunos casos recientes, como en Caspe, a pesar de su aprobación por el Pleno municipal, y como consecuencia de la reclamación de familiares de personas cuyo nombre aparece en la fachada de la Iglesia de Sta. María de esa localidad, el juzgado ha dictaminado su conservación, hecho que ha sido recurrido por el propio Ayuntamiento.

En el caso de Alcañiz, aunque ya se realizaron algunas intervenciones importantes, todavía se mantienen varias denominaciones, símbolos e inscripciones de exaltación del franquismo en el núcleo urbano, en sus barrios pedáneos o en el término municipal.

Así ocurre con la Plaza del Caudillo de Valmuel; el Monolito de  la Val de Hueso, conmemorativo del lugar donde el general Franco tuvo su cuartel general durante la batalla del Ebro en 1938; las inscripciones en la portada de la antigua iglesia románica de San Pedro reubicada en el Cuartelillo; las inscripciones en el monumento que exalta la participación de los combatientes italianos enviados por Benito Mussolini para combatir al lado de los sublevados franquistas erigido en el cementerio de Alcañiz o la propia denominación del Colegio Público Emilio Díaz, un destacado franquista, entre otros.

Las fosas comunes

En otro apartado de esta Ley, en el artículo 12, se hace referencia a la localización e identificación de victimas y de fosas comunes. El Ministerio de Justicia ha elaborado un mapa de fosas comunes de España cuya información, en lo que respecta a Aragón, se complementa con el Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés (SIPCA) en el que aparecen reflejados por localidades, en la sección de Memoria Histórica, no solo las fosas comunes hasta ahora documentadas sino también muchos monumentos conmemorativos y otros elementos de interés patrimonial con ellas asociadas. La mayor parte de las localidades del Bajo Aragón conservan, generalmente en sus cementerios, fosas comunes con víctimas de uno o de otro bando de la contienda bélica. Su localización y descripción puede consultarse en el siguiente enlace: (http://www.sipca.es/censo/busqueda_fosas_simple.html).

En el caso de Alcañiz el Ministerio de Justicia menciona en su catálogo cinco fosas comunes con victimas de ambos bandos de la contienda civil (cuatro en el cementerio de la ciudad y una en la carretera de Calanda-Teruel). Sin embargo, en el Plan General de Ordenación Urbana de esta ciudad se catalogaron en el año 2010 un total de 7 fosas comunes todas ellas ubicadas en el cementerio: 5 de ellas individualizadas y dos colectivas anónimas. Varias de estas fosas han sido exhumadas en los últimos años (entre ellas la de un grupo de represaliados de Calanda) o bien destruidas por la construcción de nuevas manzanas de enterramiento junto a la capilla del cementerio. La Ley obliga a la realización, por parte de las Administraciones públicas, de un mapa integrado de fosas, a la vez que contempla las tareas de prospección encaminadas a la localización de los restos de las víctimas, así como de los procedimientos y condiciones para que los descendientes directos de estas “puedan recuperar los restos enterrados en las fosas correspondientes, para su identificación y eventual traslado a otro lugar”.

Las obras de los Batallones Disciplinarios

El artículo 17 de la Ley de Memoria Histórica hace referencia a la elaboración de un censo de edificaciones y obras realizadas por miembros de los Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores, así como por prisioneros en campos de concentración, Batallones de Trabajadores y prisioneros en Colonias Penitenciarias Militarizadas. En lo que respecta a las edificaciones, infraestructuras y obras realizadas mediante trabajos forzosos por presos políticos en los años de la posguerra en el Bajo Aragón, especialmente dentro del Plan de Regiones Devastadas, se pueden citar actuaciones tan importantes como la finalización de la vía de ferrocarril de Val de Zafán o de obras de restauración en Alcañiz (Muro de Santa María, el Cuartelillo, Plaza Mendizábal) Híjar y Torrevelilla. Una de las finalidades de este censo es la de señalizar y contextualizar dichas obras reconociendo los motivos y el sistema de trabajo forzado mediante el que fueron realizadas.

La aplicación de la Ley en Alcañiz

El pasado mes de noviembre de 2016 el grupo político Ganar Alcañiz presentó en el Pleno municipal una propuesta de acuerdo para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica que fue aprobada por unanimidad tras aceptar diversas enmiendas de otros grupos políticos. Finalmente, se acordó la creación de una Comisión Especial en la que participarán representantes de cada uno de los grupos municipales (PP, Ganar Alcañiz, PSOE, PAR y C`s) junto con varios especialistas en la materia para que realicen conjuntamente una propuesta concreta sobre las medidas a tomar en relación con los elementos e inscripciones de exaltación del franquismo todavía existentes en Alcañiz y sus barrios pedáneos que se han mencionado más arriba. El consenso de esta propuesta incluirá con toda probabilidad la contextualización de algunos de estos elementos, la dignificación de las fosas comunes conservadas y la propuesta de cambio de denominación de varios viales y edificios públicos de nuestra ciudad.

La aplicación de esta Ley no es solo de obligado cumplimiento sino una asignatura pendiente para el conjunto de la sociedad española que pretende hacer justicia a todos los afectados por la guerra y la feroz represión posterior del gobierno vencedor. No pretende reabrir heridas y rememorar con afán revanchista el pasado sino recuperar y dignificar la memoria y los valores de quienes fueron represaliados por su defensa de los valores democráticos. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política