Caminatas por Bordón (El Maestrazgo)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Luco de Bordón Maestrazgo

JAVIER FANDOS. Club de montaña La Cordada | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Proponemos un recorrido de excursionismo clásico, donde los tramos por sendero señalizado, se intercalan con tramos por viejos caminos y campo a través.  Es lo que ofrece el Maestrazgo.

Comenzamos en la misma localidad de Bordón, en el pabellón municipal. Por el área recreativa de la Fuente Alta, donde podemos parar a coger agua, salimos del pueblo por el antiguo camino a Olocau. Pronto lo abandonamos, para continuar por el camino del Lavadero. Poco queda de él, mantiene algunos tramos empedrados y una traza sinuosa entre bancales abandonados. Descendemos hasta el cruce del barranco del Tío Paulo, en cuyas márgenes se encuentra el lavadero de la Dehesa, que aprovecha un pequeño manantial. Continuamos, ahora por un camino, en realidad un paso de ganado conocido como la vereda de la Muela de Tolodella, a donde nos dirigimos ahora. El tramo final de subida es literalmente campo a través. Desde el incendio de 1994 muchos caminos han desaparecido en el Maestrazgo, comidos por una vegetación que se regenera poco a poco. Ya en la muela, continuamos por un sendero PR valenciano, que nos lleva, entre enormes molinos de viento por un sotobosque de carrascas. Vamos bordeando el Canto de Perdiguer hasta encontrar un viejo sendero, en buen estado, que nos devuelve a tierras aragonesas. Salimos al sendero GR 8, por el que continuamos en dirección a Las Planas, por el que si continuamos llegaríamos a Beceite, a Francia y con mucho tiempo al Mar Negro, ya en Rumanía. Pero aquí, el sendero se adentra ya en el Barranco del Pilar. Zigzageante, eludiendo la roca de conglomerado. Pronto veremos a nuestros pies la ermita de la Virgen del Pilar. Se trata mas bien de un Santuario, ya que en tiempos tubo ermitaño y lugar de acogida para peregrinos. De esto apenas quedan unos arcos, pero la ermita en sí, ha sido restaurada. Cuenta con la magnífica Fuente de la Huerta de varios chorros y origen de todo. En el S XVII aquí sólo había un peirón con invocación a la Virgen del Pilar y la fuente, que nunca se secaba y mucho se estimaba en la comarca en periodos de sequía. Y como suele ocurrir, corría el año 1744 y un vecino de Forcall, aquejado de fiebres, bebió de la fuente y se curó. Vinieron después muchas otras curaciones y ya no hubo alternativa, en 1750 se inauguró la ermita donde el altar mayor de la misma se ubica donde estaba el antiguo peirón.

Las aguas de la fuente fueron canalizadas, para regar las huertas de Luco. Nuestro sendero ahora continúa paralelo a dicha canalización, para adentra en el mismo cauce del barranco en un paso espectacular. Se trata de unos cien metros donde se camina entre paredes de roca caliza en un angosto paso de tres metros de ancho y sorteando el agua que aún baja por el barranco. El único peligro es un buen resbalón. El sendero al salir del barranco se adentra en abandonados bancales de cultivo, entre impresionantes paredes de piedra. Salimos a la carretera de Luco de Bordón, localidad que también cuenta con una buena fuente en la plaza y donde nos podemos entretener acercándonos a lo alto del pueblo donde se ubica la ermita del calvario.

Salimos del pueblo por el GR 8, descendiendo hasta el barranco de nuevo, cuando lo cruzamos abandonamos el sendero señalizado y continuamos por un mas que perdido paso de Bordón a Las Parras. Campo a través y por una divisoria de aguas, bordeamos la loma de Sancho, siguiendo unas torretas eléctricas. Llegamos a un camino por el que continuamos. Por el mismo descendemos hacia el río Bordón, en concreto al Batán de Abajo, en restauración por un emigrante que retorna al pueblo. Podemos ver la acequia de acceso del agua al batán reconvertida en alargada piscina. El abatanado de la lana era un proceso lento. Una vez elaborados los paños de lana, se mojaban y se golpeaban durante un día, este proceso le daba resistencia a los tejidos. El lugar donde se hacía el proceso era el Batán. Se ubicaban cerca de los ríos, por un lado para lavar los tejidos y por otro, por la fuerza hidráulica que movía el mazo que golpeaba los paños.

Continuamos remontando el río Bordón, un poco por donde podemos. Estamos en el paraje conocido como Estrechos del río Bordón. Caminamos por bancales abandonados bordeados por impresionantes paredes de roca caliza, vemos salir algún buitre y alguna cabra hispánica nos mira con incredulidad. Cruzamos varias veces el río sin paso definido. En un amplio meandro se sitúa el Batán de Arriba, del cual sólo quedan las paredes. Continuamos y sorteamos el pozo de Las Hoyas, lugar donde muchos bordoneros aprendieron a nadar. Salimos de los estrechos y caminamos un tramo por huertas abandonadas. Cruzamos la carretera y por un viejo camino subimos hasta la localidad de Bordón. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política