Editorial agosto 2016: Agosto no durará siempre

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Agosto el mes vacacional por excelencia hace que vacacionemos o no, nos tomemos las tareas con una cierta languidez. Las noticias pierden intensidad, los veraneantes no quieren problemas sesudos ni que las noticas les amarguen las vacaciones, las playas están a rebosar de los que están una semana o más y de los que van y vienen a disfrutar del día.

Pero ni unos ni otros quieren que les mareen más de la cuenta con el culebrón de la investidura, o que les alteren con las masacres de Alepo en la guerra de Siria. Tampoco es cuestión de amargar a la peña por la situación económica, por los datos del paro o del déficit público que ya supera todo lo que este país produce en un año. Los medios de comunicación no quieren tensionarnos en un momento, seguramente merecido de descanso y vacación. Incluso la gente ve menos la televisión en verano cosa que no crean que les gusta mucho a los que manejan los hilos de las marionetas, no vaya a ser que cuando llegue septiembre se les olvide apretar el botoncito de la tele y empiecen a pensar por ustedes mismos. Pero como se suele decir, “no caerá esa breva”, estén tranquilos que después del verano volverán a encender las teles y leer sus periódicos para que ellos piensen por ustedes y les expliquen lo que tienen que pensar sobre Venezuela, sobre Maduro, sobre la guerra de Siria, el terrorismo islamista, sobre “el coletas”, los comunistas o los bolivarianos. También les dirán lo que deben opinar sobre los separatistas, lo que ocurre en Cataluña, Otegui y un sinfín de asuntos para los cuales tienen ya pensado lo que es más conveniente para ustedes, no sea que vayan a pensar por si mismo y piensen alguna gilipollez o se pregunten cosas como: ¿por qué es tan difícil que la gente tenga trabajo y puedan tener sus necesidades básicas cubiertas cuando esto es perfectamente posible? ¿por qué seguimos teniendo un modelo energético contaminante y caro cuando podríamos tenerlo de otra manera? ¿por qué no todos los jóvenes se pueden permitir económicamente realizar estudios superiores? ¿por qué tenemos que tolerar largas listas de espera o atención sanitaria no adecuada en las zonas rurales? ¿por qué se empeñan en dibujar fronteras, diferenciar razas y clases sociales cuando todos respiramos el mismo aire y los huesos de todos tarde o temprano volverán a formar parte de la naturaleza que los creó?

Pues eso, que agosto pasará y todo volverá a la normalidad, ¿o no? el fin de la historia no está escrito y no siempre todo sucede según el guión. La ventana de oportunidad que parece se cierra volverá a abrirse. El sistema es lo que tiene, que crea crisis cíclicas de sobreproducción que él mismo genera y no puede controlar. Por ahora sus crisis siempre las hemos pagado nosotros, pero eso nunca se lo explicarán en la tele y mucho menos en agosto.

Ahora se den un capuzón en la piscina, río o playa y reflexionen de lo leído. ¡Buen verano! Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política