Se debe evitar beber no por los controles sino por el riesgo

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Agosto y las fiestas patronales que salpican nuestros pueblos hacen que sea un mes donde la accidentabilidad se incrementa. Entrevistamos a Julián Cebrián, Teniente Jefe del Destacamento de Tráfico de Alcañiz, que nos explica entre otros temas los riesgos del consumo de tóxicos asociados a la conducción.

¿Cuáles son los recorridos que más accidentes registran en el Bajo Aragón Histórico?

Los accidentes se concentran durante todo el año mayormente en las vías principales como la N-232, N-420 y N-211. En los meses estivales, esta tendencia es similar al resto del año, siendo estas vías donde se producen más accidentes, pero también hay un incremento en las secundarias que es donde se producen la mayoría de los desplazamientos cortos.

¿Qué cifras se han registrado en los tres últimos años en los meses de verano?

Las cifras de los últimos años en los meses de verano han ido disminuyendo en cuanto al número de accidentes y las consecuencias de los mismos.

Si bien es cierto que durante los 3 últimos años se han producido accidentes con fallecidos, concretamente en los meses de agosto, el número de accidentes, como el resto del año, siguen disminuyendo.

Cuando se hacen los controles, ¿cuánta gente se detecta que ha consumido?

Debido al gran número de controles que realizamos, el porcentaje de conductores que arrojan un resultado positivo en alcohol no es elevado. Esto es debido a varios factores como pueden ser que llevamos muchos años intentando evitar estas conductas y que los conductores en general, están más concienciados  que hace algunos años.

Otro tema distinto es el consumo de drogas y la conducción. En este sentido aun no estamos tan concienciados del peligro que conlleva conducir bajo los efectos de estas sustancias, por lo que el porcentaje de conductores que da positivo es más elevado en proporción a las pruebas realizadas si los comparamos con el alcohol.

Si cambiamos los cubatas por porros ¿qué puede pasar? ¿Cómo afecta a la conducción?

Los efectos variaran dependiendo del tipo de droga consumido, pero como ejemplo de los efectos sobre la conducción tomaremos la cocaína y el cannabis.

La cocaína  produce excitación, comportamiento impulsivo, sobre valoración de nuestras capacidades, percepción alterada, falta de sensación de fatiga o sueño repentino. El cannabis produce relajación, somnolencia, reacciones lentas, falsas sensaciones de seguridad o distracción.

Como podemos ver, ninguno de los efectos citados antes son compatibles con una conducción segura, por lo que las consecuencias de estas conductas son similares a las descritas anteriormente con el alcohol.

¿Por qué usar los caminos para evitar los controles puede ser más peligroso?

Con el consumo de sustancias como el alcohol u otras nuestras capacidades para la conducción se ven disminuidas y en algunos casos de excesivos consumos, anuladas. Si en este estado es peligroso conducir por una vía, asfaltada, señalizada y en buenas condiciones, lo es mucho más, circular por un camino que no reúne las condiciones antes citadas.

En numerosas ocasiones estas conductas de circular por los caminos para evitar los controles, han tenido desafortunados desenlaces, produciéndose accidentes incluso con personas fallecidas.

Dejar de beber dos horas antes de conducir por una de nuestras carreteras de 90 km/h, ¿Es conveniente? ¿Evita el riesgo?

Si tomamos alcohol, el tiempo de dos horas es insuficiente para que nuestro organismo lo elimine.

El alcohol nos proporciona un estado de euforia y seguridad en si mismo que nos hace conducir de una manera más agresiva. A la vez el alcohol nos crea una falsa apreciación de las distancias y velocidades, disminuye los reflejos y aumenta el tiempo de reacción, entre otros efectos. Es importante a la hora de no conducir bajo los efectos del alcohol pensar no en los controles que están para evitar estas conductas, sino que estoy poniéndome en riesgo, no solo el conductor y todos los ocupantes del vehículo, sino al res-to de los usuarios de las carreteras, de sufrir un accidente, en ocasiones, de consecuencias trágicas. Ω

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política