Al final lo público, más barato

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dña. Eva Almunia, consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón en marzo de 2011, presentó en campaña preelectoral en Alcañiz el proyecto arquitectónico del nuevo hospital de Alcañiz, que daría cobertura de atención especializada a más de 75.000 usuarios, supondría una inversión de 87 millones de euros.

La capacidad de hospitalización del nuevo centro sería de hasta 280 camas en habitaciones individuales, de las que 210 serán para Medicina Interna, Cirugía General y Ginecología, diez de Obstetricia, diez de Pediatría, ocho de Psiquiatría, hasta 36 de la Unidad de Convalecencia y Paliativos, y seis de la Unidad de Cuidados Intensivos.

Tras las elecciones y formado un gobierno mayoritariamente del PP,  ponen a cargo de la Consejería a D. Ricardo Olivan, y se dice a la ciudadanía que la única manera actualmente con los problemas económicos de financiar la construcción del nuevo hospital será con el modelo de financiación público-privada.  El 12 de marzo de 2012 dice en una comparecencia de Cortes diferentes datos “el edificio se va a financiar de una manera colaborativa entre sector público y privado y que una parte de los servicios no asistenciales que se prestan en el hospital serán realizados por la empresa privada, como mantenimiento, limpieza, cocina y seguridad”; destacando las ventajas de este modelo al transferir el riesgo al sector privado y permitir cumplir el requisito de no incrementar la deuda pública (ya que mediante este sistema no se computa como deuda).  También eluden que no es buena ni mala esta financiación,  solo depende de cómo funcione. 

El 2 de junio de 2014,  se publicó el pliego de condiciones para licitar la obra a una empresa privada. Constaban 181 habitaciones individuales y 6 dobles, y el presupuesto de 87 millones de euros con IVA incluido, que deberá pagar la Administración en 17,19 millones de euros anuales, de los que 12,32 corresponden a obra y equipamiento y 4,84 millones a los servicios externalizados, dicho canon se actualizará cada año de acuerdo con el Índice de Garantía de Competitividad (IGC) que sustituirá al IPC en las revisiones de los precios. Con todo esto el precio global de la concesión durante todos los años de contrato se establece en 561,1 millones de euros. Se construiría en 3 años, de 2015 a 2017, luego 6 meses para la puesta en marcha,  hasta finales de 2017, y un plazo de explotación de todos estos servicios de 25 años, de 2018 a 2042.

En este pliego muchas de las cosas que nos habían  dicho no se cumplían, empezando por aumentar los servicios externalizados que pasaban a ser los servicios de limpieza, seguridad, restauración, mantenimiento, lavandería, esterilización, gestión auxiliar, de almacenes y distribución y personal administrativo y centralita. Añadiendo la explotación comercial dentro del edificio de cafetería restaurante, aparcamiento,  servicios de TV y maquinas de vending.

A raíz de todas estas informaciones,  empezamos desde la plataforma a pedir informaciones en diferentes CCAA que ya han explotado esta financiación y sacamos la conclusión que nunca han funcionado bien,  siempre ha generado retrasos en la entrega de la obra,  hay aumento desmesurado del presupuesto, el canon publicado siempre está por debajo y anualmente hay que ir subiéndolo,  en muchos casos hasta ser rescatados por la administración pública dejando una gran deuda.

Tras las movilizaciones llevadas a cabo  se corrige el primer estudio de viabilidad,  se quitan servicios externalizados,  se rebaja el tiempo de concesión y el 14 de mayo de 2015 DGA adjudica las obras del hospital de Alcañiz a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las constructoras OHL e Iridium por un valor de entorno a 390 millones de euros, muy por debajo de lo presupuestado,  faltando 11 días para las elecciones autonómicas y estando en campaña electoral y siendo esta empresa adjudicada, investigada todo se queda paralizado a la espera de los resultados electorales.

Tras las elecciones celebradas y el nuevo equipo de gobierno formado se nos informa de que se va a paralizar todo este proceso y para ello se realizan varias modificaciones al proyecto, que parece que está sobredimensionado en muchos aspectos.  Se va a dejar de realizar un aparcamiento subterráneo,  se va a dejar de realizar un mega salón de actos y también se van a quitar aulas de formación ya que había muchas. Según el estudio poblacional actual se va a dejar una planta diáfana en espera de la demanda. 

La capacidad de dicho proyecto será de 104 habitaciones con 157 camas,  con posibilidad de llegar a convertirse en 185, repartidas entre medicina interna, cirugía general, traumatología, ginecología, obstetricia, pediatría, salud mental, tocología, unidad de convalecencia y paliativos además de UCI. Presupuestado en 81millones de euros con IVA incluido. El tiempo de construcción es de 5 años,  como se nos ha dicho esta semana, de 2017 a 2021.

Tras todos estos juegos de cifras,  parece ser que realmente la financiación pública es más barata,  probablemente retrase un poco su construcción,  pero el final último es un hospital público tanto en la financiación de su construcción, como en su gestión.

Desde la plataforma llevamos esperando un acto público de transparencia en el que se explique el proyecto final, se nos expliquen los motivos del retraso en el comienzo de la obra y se aclaren dudas sobre habitaciones dobles o individuales,  aumento de personal, etc. Ω

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política