«La gente tiene miedo a perder el trabajo y acepta lo que sea»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

CyC entrevista a Fernando Muñoz, abogado de CCOO en Alcañiz, que nos realiza una descripción de la situación laboral en la Comarca del Bajo Aragón Histórico.

¿Cuál es, fundamentalmente, la labor que realizas como abogado del sindicato CCOO? ¿Cuál es tu valoración de la situación general de los trabajadores y trabajadoras?

Mi labor fundamental consiste en asesorar y defender los derechos de los  trabajadores a partir de sus consultas y de los conflictos surgidos en su relación laboral con la empresa. Es la mía, como jurista adscrito al sindicato Comisiones Obreras, una labor básicamente centrada en el ámbito de la relación laboral, aunque también asesoramos en asuntos que tienen una dimensión social, como el reciente y conocido conflicto de la «cláusula suelo» de las hipotecas que el Tribunal europeo ha sancionado como improcedente.

En cuanto a mi labor personal como abogado en este despacho, te puedo asegurar que es muy gratificante. Tengo una gran carga de trabajo porque la situación de los trabajadores, en general, no es la mejor; la verdad es que, con el asunto de la crisis, muchas empresas no se ajustan a los Convenios y no pagan lo que tienen que pagar. De hecho, hay empresas que deben hasta tres meses de salario a sus trabajadores. Sin embargo, hacen lo posible por mantener sus plantillas y esta actitud también hay que comprenderla.

 

Mi impresión es muy pesimista respecto a las condiciones futuras de los trabajadores: irán empeorando

 

Mirando hacia atrás en nuestra historia reciente, vemos que hubo luchas (muchas veces heroicas) para llegar a un reconocimiento de la dignidad y de los derechos de los trabajadores y trabajadoras; ahora bien ¿qué sucedió para que tantos logros se perdieran, de manera que hoy nos encontramos en la misma situación que hace 20 o 30 años?

La razón principal es el miedo: el miedo a perder el trabajo y el sustento. La gente no cobra lo que cobraba antes, pero se encuentra en la tesitura de continuar así o perder el empleo y, claro, detrás de cada trabajador hay otros veinticinco que estarían dispuestos a ocupar ese mismo puesto. En esta zona, además, el trabajo no abunda. En todo caso, el principal problema, a mi juicio, sigue siendo el miedo, hace que se acepte un salario mucho menor al que, por ejemplo, se tenía hace cinco o seis años. Este miedo ha provocado que se acepten condiciones no sujetas a Convenio, por lo que se puede deducir que la situación límite que viven muchos trabajadores hace que acepten condiciones que anteriormente eran impensables.

La sensación general es de una “paz social” importante, sin embargo, nos encontramos con unas condiciones laborales más precarias que nunca, ¿por qué crees que sucede eso?

Es una paz social ficticia. Todo el mundo calla por el miedo al que me he referido antes. Ahora, que te toque la lotería es conseguir un trabajo. Mi impresión es muy pesimista respecto a las condiciones futuras de los trabajadores: irán empeorando, creo yo.

 

Es fundamental una mayor conciencia de la clase trabajadora para invertir esta tendencia. Si no conseguimos un movimiento social que luche contra esta situación las condiciones de los trabajadores y de los servicios públicos irán cada vez a peor

 

¿Cuáles son los colectivos que más sufren la vulneración de sus derechos laborales?

El colectivo más afectado es el de los empleos menos cualificados, que, a mi entender, están sufriendo abusos en cuanto al salario, al impago de las horas extras y otras condiciones en las que la precariedad es habitual como, por ejemplo, en el  sector del comercio y de la hostelería, al ser ocupaciones sin cualificación en las que se aceptan condiciones laborales desfavorables.

El escritor José Luis Sampedro, cuya lucidez siempre nos cautiva, decía que el Poder ha usado el temor como arma irrebatible y concluyente para imponerse sobre la voluntad del ser humano: ¿podríamos de alguna manera trasladar esta realidad al contexto laboral? ¿El “miedo” del trabajador propicia el abuso o a ilegalidad?

Sí. José Luis Sampedro lo describe perfectamente en su libro La economía humanista. Sampedro es economista y analiza esta situación como parte del sistema, en el que hemos pasado de la bonanza a la precariedad y cómo muchos empresarios se están aprovechando de esta situación. Examina de qué manera el Poder usa el miedo contra los derechos y el futuro social de los trabajadores.

¿Crees necesaria una mayor toma de conciencia y de reflexión por parte de la sociedad respecto a la problemática laboral? ¿Somos conscientes de que detrás de cada trabajador que ve vulnerados sus derechos hay una vida que se fractura, una familia que sufre?

Sí, totalmente. No somos conscientes de la precariedad laboral. Si no existe un movimiento social y una conciencia social mayor, esta realidad actual tiene muy malas perspectivas: todo va encaminado a un mayor empobrecimiento económico de la sociedad y de los servicios públicos que se manifestará en la sanidad, en la educación, en las pensiones, etc. Quien entre en el mundo laboral con alguna expectativa, ésta no se cumplirá. Mi generación (tengo 30 años) es muy probable que no tenga asegurada su pensión como la han tenido las generaciones anteriores.

Hay una fuerte línea editorial dentro de los medios “convencionales” de ataque y desvalorización de los sindicatos, ¿cree que esto es así? ¿por qué cree que sucede?

La culpa la tienen los propios sindicatos. Hay un estancamiento en el desempeño de sus funciones y no se han adecuado a la realidad que hoy nos toca vivir. El sindicato tiene que cambiar; debe estar estructurado de otra manera; es necesario un sindicato que luche por los derechos de los trabajadores y sepa mediar en los conflictos laborales. Así como la sociedad ha evolucionado, también deben hacerlo los sindicatos. El principio de intermediación con los Poderes públicos ha de ser su objetivo.

Gran parte de la clase trabajadora tiene una visión profundamente crítica sobre los sindicatos: ¿hay una reflexión sobre este hecho?

Esto es así porque la gente está cansada de que los sindicatos se alíen con el Poder como, por ejemplo, en el caso de los EREs de Andalucía. Los sindicatos necesitan una profunda renovación. Han de ser eficientes, válidos y solucionar los problemas de los trabajadores.Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política