«Si tuviera que elegir entre el interés de C’s y Alcañiz elegiría mi ciudad»

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

CyC entrevista a Joaquín Galindo, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Alcañiz. De profesión abogado, Joaquín está realizando una fuerte tarea de oposición dentro del consistorio con las dificultades propias de ser el único concejal de su formación y además con un equipo de gobierno que se opone sistemáticamente a sus iniciativas. CyC Redacción

 

Tehabías presentado anteriormente en la lista del PSOE, ¿por qué decidiste ser candidato en estas últimas elecciones municipales por Ciudadanos?

Formé parte de la candidatura municipal del partido que me citas en las elecciones de 2007, muy atrás en la lista.  Y en las de 2011 ya no forme parte de ninguna de las dos listas electorales que se postularon. Me afilié a C’s Bajo Aragón, con mucha ilusión, y con la única intención de contribuir a la formación de un proyecto político nuevo en Alcañiz. En ningún momento se me había ocurrido que pudiera ser el candidato que encabezara la lista electoral, hasta que los compañeros me lo propusieron, lo hablé con mi familia y tome la decisión de aceptar el envite, que ni fue fácil entonces, ni lo será a lo largo de toda la legislatura municipal, pues mi profesión es muy absorbente, y compaginarla con la portavocía de un grupo municipal unipersonal, en una corporación de las dimensiones de la de Alcañiz, es más costoso de lo que parece. Pero sarna con gusto, no pica; ejerzo de concejal con mucho gusto.

Recientemente Ciudadanos ha eliminado de su ideario político la "socialdemocracia" para profundizar en el "liberalismo", ¿crees que es acertado este cambio ideológico?

Desde C’s Bajo Aragón y desde otras muchas agrupaciones, se presentaron  enmiendas para mantener el término “socialdemocracia” en el ideario de C’s, pero una amplísima mayoría de compromisarios, entre ellos los de nuestra Comunidad Autónoma, deciden en la IV Asamblea celebrada los pasados 4 y 5 de febrero, suprimir dicho término. Ello no implica que C’s haya cambiado sustancialmente, porque nuestra ideología se nutra del socioliberalismo o del liberalismo progresista, que es por lo que nos hemos decantado, ya que lo que nadie discute en C’s son dos fuentes imprescindibles, el Constitucionalismo de 1978 y el Europeísmo. Y, no es baladí que el artículo 1 de nuestra Carta Magna establezca que España se constituye en un estado social y democrático de derecho, cuyos valores superiores son la libertad, la igualdad y el pluralismo político. A este respecto tengo dos cuestiones muy claras, la primera que esa expresión estado social da mucho juego en la defensa de los derechos fundamentales colectivos, y no solamente de los derechos fundamentales individuales. Un estado cuya constitución lo define como social, es mucho más que un estado de corte liberal, y a C’s no se le puede simplificar exclusivamente desde el liberalismo. C’s es mucho más, porque nuestro norte es la Constitución Española y ésta es, sobre todo, plural. Nunca escuché al Presidente del partido, ni a ningún miembro del Comité Ejecutivo rechazar la pluralidad como valor político, sino todo lo contrario. A mayor abundamiento, te comentaré que el liberalismo progresista europeo, es un valor eminentemente al alza, pues se configura como un contrapeso a la izquierda populista que invade no sólo nuestro país, sino otros en Europa; y también el liberalismo actúa como vacuna del proteccionismo, que no ha nacido en Norteamérica con el presidente Trump, sino que ya estaba instalado en Europa en partidos de extrema derecha, en Francia, en Holanda, en Austria, por citar algunos.

Pronto se cumplirán 2 años de legislatura. Para una persona novel en política como tú, ¿cómo valoras estos dos años en el consistorio alcañizano?

Como aclaración, permíteme comentarte que no me considero nuevo en política, antes al contrario, la he vivido con pasión desde la segunda mitad de los años 70, y ha llovido mucho ya desde entonces. Respecto a los casi dos años transcurridos de legislatura municipal alcañizana, para mí han sido, y siento decirlo, de total insatisfacción como concejal y como ciudadano. Y lo señalo no como reproche, sino con tristeza. Provengo de una familia donde aprendí a valorar el trabajo y el esfuerzo, como fuente de satisfacción personal. Mi percepción del funcionamiento político del Ayuntamiento de Alcañiz es francamente negativa, y puedo estar equivocado, incluso te diré que ojalá estuviera equivocado,  pero a menudo veo improvisación, falta de planificación, carencia total de intercambio de opiniones, incluso carencias democráticas, frente a comportamientos autoritarios, descontrol en el gasto público y prevalencia de los intereses de partido frente a los de la Ciudad.

A pesar de ser el único concejal de tu formación, mantienes un alto nivel de actividad que se visualiza en el pleno a través de las numerosas intervenciones y mociones que presentas. ¿Sientes que tu actividad está siendo útil para los alcañizanos y/o tus votantes?

Como te decía me eduqué en la cultura del esfuerzo. La labor que realizo en los plenos y en las comisiones, persiguen, en esencia, el provecho para la ciudad, y también el crecimiento como grupo municipal. Esto último no es ilegítimo, si prevalece lo primero, los intereses de la ciudad. Y quiero comprometerme aquí con una manifestación pública, para que quede escrita: si tuviera que elegir entre el interés de la ciudad y el interés de mi partido, la opción sería la primera. Aquí empeño mi palabra. Respecto a la utilidad de mi actividad para los alcañizanos, ciertamente es difícil que la actuación de un concejal de la oposición, trascienda en beneficios sensibles para los vecinos en el día a día. Pero los que me conocen saben que he sido muy crítico con la alcaldía, en muchas y diversas materias. ¿Es esta una actividad útil para la ciudadanía? Si en los cuatro años de legislatura municipal consigo que en la toma de decisiones municipales haya más transparencia, más consenso, más diálogo y más pacto, me sentiré muy satisfecho, aunque también te digo que no se trata de  empresa fácil. Por otra parte, como dice nuestro presidente, nos estamos preparando para gobernar, para formar parte de gobiernos, también municipales, en 2019. 

¿Cómo valoras la gestión y actitud del alcalde de Alcañiz?

Esencialmente, como no ejerciente de alcalde de “todos los alcañizanos”, desde el momento que desprecia cualquier iniciativa que provenga del resto de grupos municipales. No es un hombre de consenso, no es un gobernante que cultive la cultura del pacto con los que pensamos diferente. Todo lo contrario, su máxima es que si los grupos de la oposición critican su actitud y su forma de hacer las cosas, esto le lleva al convencimiento de que está en el buen camino. Obviamente, se equivoca de plano. Un buen gobernante debe saber, sobre todo, escuchar, o tarde o temprano fracasará. Y Gracia Suso fracasará, aunque no se lo deseo. Nunca será un alcalde del modelo José María Pascual, en paz descanse. Pese a todo,  tanto en lo personal, como en lo político Juan Carlos Gracia Suso, cuenta con mi máximo respeto. El Partido Popular ganó las elecciones municipales por una mayoría importante, y tanto para C’s como para este concejal, el resultado de las urnas es inapelable.

El alcalde insiste en la buena situación económica del Ayuntamiento. Desde dentro del consistorio los concejales, ¿cómo veis verdaderamente esta situación?

En mi opinión, ni siquiera el alcalde conoce la situación económica real del Ayuntamiento, porque su actitud tanto en la confección del borrador del presupuesto de cada año, como en la ejecución del mismo, y finalmente en la liquidación de las cuentas anuales, en estos dos años siempre ha sido siempre precipitada, cuando no caótica. Tanto es así que tengo serías dudas de que haya subvenciones públicas que se hayan perdido en el ejercicio presupuestario de 2016, precisamente por el incumplimiento de los plazos legales en la rendición de cuentas. Y esta es una cuestión en la que vamos a estar bien atentos.

Hay dos temas importantes que están marcando la agenda política del municipio. Por una parte la sentencia que anuló la prórroga de la gestión del agua con Aquagest y por otro lado la próxima construcción del nuevo hospital de Alcañiz. ¿Qué postura tienes en ambos temas?

En cuanto a la primera cuestión, la falta de información hacia los concejales ha sido total. La sentencia de primera instancia que condenó al ayuntamiento, la del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Teruel, es fecha 3 de septiembre de 2013, es decir, si se hubieran previsto medidas entonces, hoy el problema estaría solucionado, y se habría cumplido la legalidad, pues la fecha límite era el uno de enero del presente año 2017.  Pero al alcalde le faltaban y le faltan dos millones de euros. Esto es un problema del ayuntamiento de Alcañiz y de los alcañizanos, pues el adelanto del canon que abonó dicha mercantil, por importe de dos millones trescientos mil euros, ya nos lo gastamos en el mismo momento de su percepción.  En cuanto a la construcción del nuevo Hospital Comarcal de Alcañiz, mi posición es radical, en un sentido constructivo del término. Las obras del Hospital tienen que comenzar en el primer cuatrimestre del año. O los responsables políticos del Gobierno de Aragón, tendrían que ser coherentes. El sistema político y electoral español, si no quiere perder de manera definitiva, la confianza de una gran mayoría de ciudadanos, tiene que cambiar. Lo que se promete en una campaña electoral, tiene que ostentar carácter vinculante, a modo del “contrato social” que ya acuñó Rousseau a mediados del siglo XVIII, un Contrato Público del candidato de turno con el cuerpo electoral; en este caso con los electores del Bajo Aragón Histórico. El entonces candidato Lambán, y alguno de sus, hoy, consejeros, manifestaron hasta la saciedad en la campaña electoral de 2015, que la colocación de la primera piedra, si llegaban al gobierno, sería coser y cantar; y antes al contario hemos perdido en 2016 una partida presupuestaria de casi tres millones y medio de euros para el Hospital. Para 2017, nos prometieron una partida de más de once millones de euros en la misma obra que, de momento, ni está ni se le espera. No vale la excusa de que ahora no se tenga la mayoría parlamentaria suficiente para la aprobación presupuestaria que le permita la ejecución por fases del Hospital Comarcal de Alcañiz. Las ofertas y promesas en campaña electoral deben reputarse “verdaderos contratos vinculantes”, que producen derechos directos en beneficio de los electores. Y si una de las partes no cumple, el contrato representativo quiebra. Nuestro sistema político tiene que buscar fórmulas para que el candidato electo sea sancionado por cualquiera de sus incumplimientos. Mientras no configuremos, con rango de Ley, que el resultado de una campaña electoral se transforma en un mandato representativo, que se rescindirá cuando el mandatario (el político de turno) incumple la confianza que le han otorgado los mandantes (los electores), la calidad de nuestra democracia seguirá siendo pésima.  

Has sido muy crítico con los cuantiosos gastos que el Ayuntamiento está realizando en publicidad institucional, ¿podrías explicarnos por qué?

Precisamente porque los gastos que realiza el Ayuntamiento de Alcañiz, casi siempre utilizando la figura del contrato menor, de competencia de la Alcaldía, no son, a mi juicio, en publicidad institucional. Hay que discernir entre publicitar al Ayuntamiento como institución, y publicitar los logros del equipo de gobierno, que es muy diferente. El actual alcalde de Alcañiz cuenta con dos personas para los menesteres municipales: su secretario personal (legítimo, a mi juicio), una Concejala Delegada (legítimo igualmente).  Y una tercera persona, periodista de profesión, volcada en dar bombo y platillo a la imagen del alcalde, que es la primera vez que ocurre en nuestro ayuntamiento, y que cuesta muchos miles de euros públicos. Esto, a mi juicio es una corruptela, una variante de corrupción (quitando a este término la carga jurídico-penal) por cuanto enturbia la formación de la opinión pública, la opinión que se forman los electores de la labor del alcalde en el ayuntamiento frente a los grupos municipales de la oposición. Cuando el alcalde cumple con su obligación de velar por los intereses de la ciudad, ya cobra por ello. Los alcañizanos lo eligieron y le pusieron un sueldo. Pero no necesitamos pagar otro sueldo para que nos recuerden, a golpe de foto y de titular periodístico, lo que hace el alcalde cuando trabaja. 

Nos ha llamado la atención que hayas abandonado tu columna de opinión en el periódico La Comarca, ¿a qué es debido?

A una cuestión de coherencia. No se trata de un tema personal. Se trata de defender los intereses de mi grupo municipal (los demás grupos piensan lo mismo, aunque no lo hagan público), pese a que algunos lo hayan entendido de otra manera. Si un concejal de una formación política, cualquiera de las que componen la corporación alcañizana, como es mi caso, entiende que la línea informativa de un medio de comunicación social perjudica los intereses del partido al que representa, porque favorece comparativamente a otros, y dicho concejal critica por ello a ese medio de comunicación, lo coherente, desde mi punto de vista, es abandonar el espacio que ese medio te brinda para escribir. Dicho esto, no sería justo, si junto a lo anterior no pusiera de manifiesto también que ese medio de comunicación ha sido, con mucha frecuencia, el altavoz en la defensa territorial del Bajo Aragón Histórico. Me estoy acordando ahora del carbón autóctono, de la central térmica, del Hospital, desde luego, de la despoblación, etc.

Para finalizar Joaquín, nos gustaría tu opinión sobre el rumbo general de Alcañiz y qué propuestas realizarías para mejorar la situación general de la ciudad.

La propuesta más acertada, a mi juicio, para mejorar la situación general de la ciudad depende del equipo de gobierno, y pasa por escuchar (también) las propuestas de los grupos de la oposición, no sólo en materia de presupuestos, gastos e inversiones, sino en cuestiones menores igualmente. Se trata de cultivar, insisto, la cultura del diálogo y del consenso, y de alcanzar acuerdos. Es prioritario favorecer la creación de empleo en la ciudad, bien sea a través de mecanismos de apoyo vía ordenanzas fiscales, bien dotando partidas presupuestarias para tal fin, de manera que se alcanzara un Pacto Local por el Empleo que suscribiéramos todos los grupos municipales. Del mismo modo, interesaría convertir Alcañiz en una ciudad más habitable, cuidar sus calles y sus plazas, sus parques y jardines, convertirla en definitiva en una ciudad más coqueta y más atractiva, tanto para vivirla, como para visitarla. Es urgente atajar las carencias en los espacios deportivos, buscando soluciones para mejorar las instalaciones polideportivas con las que contamos hoy, y pensar en un futuro con instalaciones deportivas en la margen izquierda del Guadalope. Igualmente, me interesa mucho una idea sobre la que no se ha meditado suficientemente: la capitalidad territorial de Alcañiz, que tendrá que ser solidaria, o no será; ya la ejercemos como sector hospitalario, como distrito judicial y con proyectos como Motorland, pero debemos abrirnos mucho más  a nuestros vecinos del Bajo Aragón Histórico. Tenemos que compartir proyectos e iniciativas con ellos, pues todas y cada una de las mejoras que recalen en ese territorio, serán buenas para Alcañiz. Esto exige una campaña continuada de publicidad institucional, liderada por Alcañiz, para que la totalidad de proyectos e iniciativas de ese territorio, las asumamos todos como comunes, y olvidemos los localismos para siempre. Ω

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política