Joaquín Galindo

Ignacio Urquizu: «Las primarias han sido positivas y el PSOE ha demostrado que es el partido más democrático»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ignacio Urquizu Sancho (Alcañiz, 21 de noviembre de 1978) es licenciado en Ciencias Políticas y Doctor Europeo en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad es diputado del PSOE por Teruel. Colaborador habitual del diario El País, eldiario.es y la Fundación Alternativas. Ha publicado dos libros La crisis de la socialdemocracia: ¿Qué crisis? y La crisis de representación en España. Es considerado el sociólogo de cabecera del PSOE y una de las mentes más lúcidas actualmente de la socialdemocracia española. 


 

Se hace inevitable unas primeras preguntas sobre el resultado de las primarias en el PSOE. ¿Qué valoración general haces de estos resultados y su proceso?  ¿Crees que es posible cerrar las heridas que se han producido durante dicho proceso?

Mi valoración de las primarias es muy positiva. Durante varias semanas, el Partido Socialista ha sido el protagonista de la política española. Eso ha servido para que tengamos un gran altavoz a través del cual los ciudadanos han podido conocer nuestras ideas fuerza. Además, el PSOE ha vuelto a demostrar que es el partido más democrático de nuestro país. Ningún partido en España tiene un nivel de competición interna como el nuestro.

Sobre los resultados, Pedro Sánchez es el Secretario General tras obtener la confianza de la militancia. Es inapelable su victoria y son los militantes los dueños de su destino. Todos, desde nuestro criterio y buena fe, hemos apoyado distintas candidaturas. Ahora toca ponerse a trabajar en el Congreso para que esa expresión de democracia se traduzca también en un proyecto político sólido. Desde luego que las heridas se van a cerrar. La lealtad es básica en política y se la debemos a la militancia. Así que si somos leales a los militantes, este proceso será mucho más tranquilo.   

Los resultados han sorprendido por la distancia de más de 10 puntos entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, ¿es posible que este resultado favorezca la unión en vez del empate técnico que se preveía?

Creo que la unión no depende de las ventajas electorales, sino de la actitud de todas las partes. Si el ganador es generoso con los perdedores y los perdedores son leales con el ganador, no habrá ningún problema. Confío en que esa sea la actitud de todos. No podemos seguir reproduciendo las facciones en el futuro. En cada una de las partes hay personas muy valiosas con las que hay que contar. No creo que tengamos que seguir ahondando en una división que ya finalizó el 21 de mayo.

 

Mi valoración de las primarias es muy positiva. Durante varias semanas, el Partido Socialista ha sido el protagonista de la política española. Eso ha servido para que tengamos un gran altavoz a través del cual los ciudadanos han podido conocer nuestras ideas fuerza.

 

 

Espero que haber apoyado la candidatura de Susana Díaz no sea una limitación para seguir participando en este proyecto

 

Te posicionaste dentro de la candidatura de Susana Díaz, ¿cómo queda tu situación ahora dentro del partido? 

Mi situación será la que decidan los militantes. Me posicioné con Susana Díaz porque entendí que su candidatura y los equipos que tenía (muchos de ellos desconocidos y que no han tenido gran visibilidad) podían aportar soluciones al Partido Socialista. No lo han entendido así los militantes y en la vida hay que saber perder. A partir de aquí, voy a seguir trabajando por la provincia como hasta ahora, llevando sus problemas al Congreso, presentando PNLs, enmiendas, preguntas al Gobierno, haciendo gestiones con los ministerios... Si en los siguientes procesos internos la militancia considera que puedo ser útil, ayudaré en lo que me pidan. Como decía anteriormente, en todas las partes hay excelentes personas con las que abrir una nueva etapa en el PSOE. Espero que haber apoyado una candidatura u otra no sea una limitación para seguir participando en este proyecto. Yo, por lo menos, siempre fui transparente y dije lo que pensaba. Además siempre lo hice hablando bien de mis compañeros. Creo que es como hay que actuar en política, desde la buena fe.   

El PSOE ha sido, desde la última restauración de la democracia en España con la Constitución de 1978, el partido que más tiempo ha estado en el poder y en términos generales el que más influencia ha tenido. Sin embargo la crisis de la socialdemocracia y de los partidos que la representan es un hecho en España y en muchos países europeos en los que antes era hegemónica. Citaremos los casos del PASOK en Grecia, el Partido Socialista en Francia (que no pasó a la segunda vuelta de las presidenciales) o las dificultades del SPD en Alemania. ¿Está la socialdemocracia herida de muerte? ¿Tiene respuestas para el actual escenario económico en el cual la globalización marca sus propias reglas?

Que tenemos un problema parece evidente. Además es un problema que en el caso de España se centra en las grandes ciudades, en la gente con estudios superiores y en las clases sociales más dinámicas de nuestra sociedad. He realizado muchos estudios sobre el 15-M y en todos ellos aparecía justamente este perfil. Creo que lo que hay detrás es una brecha generacional profunda donde una nueva sociedad ha emergido. Es una sociedad más formada e informada que nos tiene que obligar a ser mejores. Me parece un reto de lo más interesante. Espero que, a pesar de haber apoyado otra candidatura, pueda participar en esta nueva etapa aportando mis ideas al respecto. Creo que podemos volver a reconectar a la socialdemocracia con la sociedad. Para ello vamos a tener que ser originales y audaces, como he dicho muchas veces. Para mí esto es lo más importante de la política: los proyectos de amplias mayorías que conecten no solo con los estados de ánimo, sino también con los anhelos y las esperanzas de una nueva sociedad que se está construyendo.  

La última crisis económica y la publicación de los numerosos casos de corrupción han favorecido la irrupción con fuerza de dos nuevos partidos en el escenario político nacional. ¿Crees que el fenómeno de Ciudadanos y Podemos ha venido para quedarse o será una 'moda pasajera'? 

Pues no tengo una respuesta porque dependerá de lo que hagamos los partidos tradicionales y nuestra capacidad para volver a conectar con amplias capas sociales que se fueron a esos partidos. Yo soy optimista. Creo que tras el 21 de mayo y nuestras primarias salimos más fuertes para ese reto.  

Dentro del PSOE hay dos sensibilidades acerca de la relación que se debe tener con Unidos Podemos. Una más colaboracionista y otra que defiende la absoluta autonomía del PSOE frente a Podemos. Tú que estarías englobado dentro de la última tendencia, ¿por qué piensas que es la mejor opción para el Partido Socialista?

No sé porqué asumís que estoy englobado en alguna posición… Lo he dicho en más entrevistas. El PSOE casi siempre ha gobernado con partidos a su izquierda. Ya en los 80 hubo gobiernos municipales con el PCE y más tarde en los 90 con IU. Basta recordar la etapa de Rodríguez Zapatero y su geometría variable. De hecho, ha sido más generoso en esas coaliciones cuando ha sido el partido que apoyaba, que cuando le tenían que prestar el apoyo a él. No hay más que ver los últimos años. En los gobiernos municipales del cambio el PSOE ha asumido su papel secundario y ha apoyado con una gran lealtad en las grandes ciudades. En cambio, en las comunidades autónomas hemos visto como algunos presupuestos se han retrasado más de lo necesario o no han salido adelante porque Podemos no ha mostrado una gran colaboración. No creo que ningún compañero defienda un PSOE sumiso a otras fuerzas políticas. Tanto Pedro Sánchez como Susana Díaz y Patxi López hablaron de un Partido Socialista autónomo. Lo comparto plenamente.  

Recientemente se ha creado la Plataforma 'A-68 ¡Ya!.  ¿Crees que habrá algún adelanto en esta infraestructura vial durante lo que queda de legislatura?

El Ministerio ha prometido que durante este año se licitará el tramo entre el Burgo de Ebro y Fuentes de Ebro y se procederá a su desdoblamiento. Es cierto que el proyecto está hecho y hay partida en estos presupuestos. Vamos a ver si cumplen. Estaremos muy vigilantes desde la oposición. Otra cuestión a parte es el tramo entre Fuentes de Ebro y las Ventas de Valdealgorfa. Aquí no se les ve ninguna disposición a adelantar las obras. El estudio de impacto medio ambiental lleva 5 años en un cajón. Se ha aplicado una demora administrativa que parece más bien política. De hecho, los presupuestos de este año son irreales para ese tramo. La idea de la plataforma es una excelente idea porque significa implicar a la sociedad civil en una demanda justa. Los responsables políticos del PSOE ayudaremos en todo aquello que se nos pida, por su puesto.   

 

El problema no es tanto el carbón, sino el carbono. Tenemos que seguir trabajando en una producción energética más limpia donde el carbón contamine menos y pueda formar parte del mix energético.

 

Estamos conociendo con mucha preocupación el anuncio de cierre de la Térmica de Andorra, por parte de Enel, sin que exista en la actualidad ninguna propuesta económica alternativa que pueda remediar el brutal impacto socio-económico que produciría este cierre en esta parte de la provincia. ¿Qué alternativas o propuestas hay desde el PSOE para evitar esta situación?

El otro día escuchaba a Manuel Royo, compañero del PSOE, en una radio local una reflexión muy interesante. No podemos seguir mirando el problemas de las cuencas mineras como una forma de obtener réditos electorales y tiene toda la razón. El problema del carbón es serio y hay que plantear dos líneas de trabajo. Por un lado, el problema no es tanto el carbón, sino el carbono. Tenemos que seguir trabajando en una producción energética más limpia donde el carbón contamine menos y pueda formar parte del mix energético. Creo que eso es posible y es una promesa que podemos cumplir.

Por otro lado, la reindustrialización de las cuencas mineras no ha funcionado todo lo que se esperaba, aunque sí que se crearon puestos de trabajo. En sitios como Calanda hay más de 200 puestos de trabajo que fueron posibles gracias al MINER. Pero sí que es cierto que se apostó también por un sector, la construcción, que no está en su mejor momento y que es muy corresponsable de la crisis económica. Tenía su lógica. Muchas de las arcillas que se usaban en Castellón para fabricar el gres venían de nuestro territorio. Si tenemos la materia prima, ¿por qué no lo transformamos nosotros? Pero la crisis acabó con muchos de estos proyectos. Junto a ello, tenemos un problema de infraestructuras. Será difícil que las empresas se instalen si no tienen todos los servicios disponibles. Hay una muy urgente que necesita una actuación ya: la segunda fase de la elevación de aguas del Ebro a Andorra. Son 20 millones de euros y casi 10 kilómetros de tubería que permitiría un salto cualitativo en el agua de Andorra en sus tres usos (de boca, industrial y agroalimentario). El PSOE registró hace un mes en el Congreso una PNL donde solicita que se licite el proyecto ya. Si dotamos a las cuencas mineras de infraestructuras, serán más atractivas para la inversión.

Desde el Congreso he intentado apoyar todo lo posible a la Mesa de la Minería. De hecho, he realizado gestiones para que pronto sean recibidos por la Comisión de Energía y puedan explicar el problema de la cuenca minera de Teruel. La Mesa está trabajando muy bien y estoy seguro que pronto dará sus frutos.     

 

La creación de empleo es fundamental para frenar la despoblación. Y proyectos estratégicos como Dinópolis, Motorland o el aeropuerto de Caudé son ejemplos que ayudan a crear empleo y frenar la despoblación.

 

 

 

Si hay empleo y hay servicios públicos, los pueblos no desaparecerán. Creo que el mundo rural tiene más futuro del que algunos le dan. Soy profundamente optimista al respecto.

 

 

Para finalizar Ignacio, como diputado por Teruel, uno de los temas que más preocupa en la provincia es la despoblación y el paulatino envejecimiento. ¿Qué propuestas generales se plantean desde el PSOE en el Congrego de los Diputados?

La despoblación significa que la gente no puede vivir allá donde le gustaría. Por eso, debemos lograr que la gente no se vaya de nuestros pueblos, especialmente los jóvenes. Para ello necesitas dos líneas de actuación: crear empleo y prestar servicios públicos de calidad.

Para crear empleo debemos ayudar a nuestros sectores estratégicos en su modernización (agricultura, ganadería, turismo...) y abrir nuevas vías de actuación en cada una de las comarcas con proyectos estratégicos. Dinópolis, Motorland o el aeropuerto de Caudé son ejemplos de proyectos estratégicos que dinamizan una zona. Además, hay infraestructuras básicas en la sociedad del futuro que no llegan a nuestros pueblos. Siempre he dicho que la autovía del siglo XXI es la fibra óptica. Ello nos permitirá conectarnos con cualquier sitio del mundo y dar a conocer lo que hacemos aquí. Creo que muchos fondos públicos deberían destinarse a esta tarea.

Los servicios públicos tienen que ver con la educación, la sanidad, la dependencia... Ahí el Gobierno de Aragón y las comarcas son claves. En los años del PP hemos sufrido un enorme retroceso, especialmente en el mundo rural, en todas estas políticas. Por ello, debemos trabajar desde las administraciones donde el PSOE es el responsable para que haya servicios de calidad en el mundo rural, tal y como se viene haciendo.

Si hay empleo y hay servicios públicos, los pueblos no desaparecerán. Creo que el mundo rural tiene más futuro del que algunos le dan. Soy profundamente optimista al respecto. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política