Joaquín Galindo

Editorial junio 2017: La maldición del Bajo Aragón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los bajoaragoneses tenemos que sufrir, casi como una maldición, que cualquier infraestructura deseada y anhelada se dilate en el tiempo casi de una manera eterna hasta que llega un día (si es que llega), en el cual no sabemos si por causa de la fortuna o por alineaciones planetarias, las obras comienzan y finalmente al cabo de muchos muchos años se terminan (si es que lo hacen).

Pondré sólo algunos ejemplos de los que hemos sufrido en el pasado y sufrimos en el presente.

Empezaré con lo que costó el ferrocarril de La Puebla de Híjar hasta Tortosa. En 1880 el rey Alfonso XII sanciona la ley para la construcción de la vía Val de Zafán. Tardó 15 años hasta que en 1895 el tren llegó hasta Alcañiz. Después la línea quedó paralizada hasta 1923 en cuya fecha se reanudaron las obras hasta que finalmente en 1941 el tren llegó a Tortosa. 60 años pasaron.

Sigo con otro ejemplo. La N-232 desde el cruce de Ráfales hasta el límite de provincia. Mil veces anunciada y comenzada y otras tantas paralizada. Desde principios de los 90 llevamos con esta carretera a medias. Ahora 25 años después parece que finalmente la veremos acabada.

La famosa A-68, otro buen ejemplo. Algunos recordarán que vino aquí la flamante Fernández de la Vega en 2006, vicepresidenta del Gobierno de Rodríguez Zapatero por aquel entonces, y a bombo y platillo anunció que el desdoblamiento de la N-232 estaría finalizado en 2010. Para chula ella faltaría más. Pues ya ven que bien entrado el 2017 la A-68 ni está ni se le espera.

El estación de autobuses de Alcañiz. Haciendo muchos años que hacía falta una nueva estación, por fin se juntaron los astros para que al final tuviéramos un proyecto. Ahora, una vez empezada hace 2 años, sigue sin acabarse.

Y para finalizar comentaré el tema de portada de esta edición de CyC, el Hospital de Alcañiz. Mil veces también anunciado y a día de hoy la ladera de Santa Bárbara sigue yerma. El 23 de noviembre de 2006 el alcalde, Carlos Abril, fue a Zaragoza para junto con la consejera Noeno anunciar el sitio definitivo de la infraestructura hospitalaria en Alcañiz. Se preveía  que en breve tiempo comenzara su construcción, pero ya ven que pasaron 10 años y el hospital sigue sobre el papel y las máquinas sin entrar a trabajar. La disminución en más de 9 millones de euros en la partida inicial del hospital de Alcañiz ha sido un mazazo para la moral de los miembros de la Plataforma que luchan por esta infraestructura y en general para la sociedad bajoaragonesa que ve una vez más que las obras se retrasan y que las partidas disminuyen. Sin embargo desde el Gobierno de Aragón nos aseguran y vuelven a reasegurar que las obras comenzarán este año y que ya no pararán hasta la finalización del proyecto. Sólo los hechos nos harán creer que estas palabras son ciertas. El tiempo pondrá a cada uno en su lugar.

Maldita suerte la nuestra en donde el desarrollo de nuestro territorio pierde trenes y trenes hasta que llegue el día que ya no quede ninguno por perder. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política