Joaquín Galindo

Por sus hechos los conoceréis

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los hechos que se han producido con relación al nuevo Hospital de Alcañiz dan para escribir un libro. Uno amplio porque mucho ha sido lo dicho y escrito hasta la actualidad, y también de suspense porque desconocemos lo que puede ocurrir en el futuro. Más con el Gobierno socialista de Lambán y sus socios de la izquierda.

Debería comenzar con las promesas pronunciadas durante ocho años por el socialista Iglesias, que a pesar de contar con la mayor capacidad inversora que se recuerda en Aragón hasta la fecha, sólo conseguimos que elaborara una memoria de necesidades. Documento, por cierto, que ha sido la base de los diferentes proyectos constructivos, aunque éstos se han visto modificados recientemente por Lambán y Podemos con la justificación de que era demasiado grande y ambicioso para la población bajoaragonesa.

Esa fue la segunda medida que adoptaba el Gobierno socialista de Aragón con relación al Hospital de Alcañiz: que el nuevo centro sanitario fuera más pequeño, tuviera menos camas y las habitaciones fueran mayoritariamente y desde el inicio de uso doble.

La primera, claro está, fue paralizar la adjudicación definitiva del proyecto de la legislatura pasada. Procedimiento con el que el Gobierno del Partido Popular dejaba claro su compromiso con esta tierra, a pesar de las dificultades y limitaciones presupuestarias. Ante esa coyuntura se buscó una solución que nos habría permitido tener hoy un Hospital próximo a su apertura.

Pero la demagogia y el nuevo Gobierno paralizaron este procedimiento, aunque la Justicia declarara nulos los argumentos de supuesta privatización esgrimidos por la izquierda. Los jueces dijeron alto y claro que el Hospital era necesario y urgente, y que no se producía ninguna cesión de la gestión sanitaria, sino que ésta seguía siendo totalmente pública.

Tras paralizar la adjudicación, cambiar y reducir el proyecto, el tercer paso la fue la modificación del plurianual. Los retrasos administrativos nos lo exigían. Estábamos a final de 2016 y no parecía que se fuera a adjudicar ese año, a pesar de las promesas y anuncios del presidente y de los consejeros de Sanidad y Presidencia. Trámite plurianual, no hay que olvidarlo, que fue aprobado gracias al apoyo de la oposición porque, los que ahora se sienten engañados, volvieron a ponerse de lado para impulsar este proyecto.

Acabó el 2016 y entramos en el 2017 entre reproches y culpas por no tener, ni esperar, los Presupuestos autonómicos, lo que hacía demorar la tan esperada adjudicación porque ello requiere de la dotación presupuestaria correspondiente. 

Al final, y sin muchas aportaciones novedosas que explicaran su retraso, el pasado 10 de mayo se aprobaron los Presupuestos, eso sí, con una reducción de 9,8 millones de la dotación inicial para nuestro Hospital. Todo por aceptar cinco enmiendas de Podemos que recortaban y ensombrecían las esperanzas de los bajoaragoneses y cuyas consecuencias conocían porque se avisó de ello. Pero la izquierda en pleno hizo caso omiso y las aprobaron, dejando con poco más de 2 millones de euros la dotación del Hospital de Alcañiz, menor cantidad que  la prevista inicialmente para el Teruel, porque a éste ni se espera.

Tradicionalmente se dice que “por sus hechos los conoceréis” y no puede haber frase que resuma mejor la diferencia entre defender de boquilla y tomar postura con todas las consecuencias. Sólo deseamos que la adjudicación a la que le faltan diferentes fases administrativas, que pueden alargarse 3 o 4 meses, termine antes de que finalice 2017.

No nos gustaría que esta obra tuviera que estar pendiente de los próximos Presupuestos porque, lamentablemente, ya sabemos cómo juega la izquierda con la salud del Bajo Aragón. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política