Política rural

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Siempre he pensado que cada enfermo tiene que tener el tratamiento adecuado para su curación.  A los pueblos nos suelen dar habitualmente la medicina que corresponde a Madrid, Zaragoza, Teruel o incluso la destinada a Alcañiz, que también nos sienta mal la mayor parte de las veces.

El cortoplacismo de los ciclos electorales tampoco nos beneficia porque  necesitaríamos un plan mucho más meditado, coherente y serio que nos haga perdurar, pero, principalmente, porque suponemos una opción de forma de vida alternativa a los grandes núcleos. Tenemos casi todo en contra por el modelo de sociedad que se fomenta hasta el disparate y que se vende en los medios de comunicación rosas, amarillos y hasta en los convencionales.

Todo aragonés que se precie tiene que vivir en Arcosur o Valdespartera, comprar y pasear por Puerto Venecia y cursar estudios en “la San Jorge”. Claramente, los intereses de los lobbies que cortan el bacalao en Aragón están detrás de este modelo y lo explotan hasta la saciedad  porque defienden sus intereses económicos particulares.

Lo que no puede ser es que los que deberían defender el interés general se preocupen más por estos grupos de presión que del aragonesito de turno y,  si no es así, como en el caso de ZEC en Zaragoza, se les haga la vida  imposible a golpe de demanda o de titular falso o morboso en su prensa afín.

La política aragonesa se gestiona desde Zaragoza y es complicado imponer la ruralidad del resto de Aragón contra tantos y tantos intereses.  Cientos de políticos criados entre rebaños de ovejas y olor a tomillo se dejan deslumbrar por el destello de semáforos y pasos de cebra y, lo que es peor, se dejan anular por el potente poder de las cúpulas urbanitas de sus partidos.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política