El árbol que no deja ver el bosque más allá del 1-O

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En las últimas semanas parece que ha estallado el polvorín del proceso catalán, se acerca el 1-O y de repente “ca-bum” resulta que hay independentistas en Cataluña y que la unidad de España está en peligro, que todo se acaba el 1-O, el uno de octubre España se desintegrará.  Sonaran los toques de corneta y medio país se quitara la máscara para volver a enfrentarse al otro medio, cobijados bajo el manto de una legalidad suprema, llamada Constitución Española, defenderán a cualquier precio a la misma. 

El gobierno utilizara todos los cuerpos de seguridad del estado convirtiéndolos una vez más en los aparatos de represión que una vez fueron, la justicia a golpe de Juez patrio, encarcelará políticos, registrará imprentas e incautara urnas. Y todo ¿para qué? Me pregunto yo, ¿para salvar España?, ¿para que no se independice Cataluña?   Lo siento pero, si me estás leyendo, quiero decirte que Cataluña ya se ha independizado. Lo ha hecho porque la patria es un sentimiento y nos guste o no, hoy, en Cataluña, hay mas del 50 % de catalanes que no se sienten españoles y eso no hay constitución que lo legisle, por esto fundamentalmente, Cataluña ya se ha ido pase lo que pase el día 1-O.

Tengo que decir que no soy independentista, me considero internacionalista y patriota en cuanto que mi lucha es por una España solidaria, justa, democrática y equitativa, para que el mundo sea igualmente más justo, solidario y equitativo. Todo esto con el objetivo de que la clase trabajadora como mayoría social establezca un mundo nuevo, y esto incluye también a los trabajadores catalanes o de cualquier parte del mundo.  Aclarado esto, también quiero decir que, como comunista que soy, tengo el deber de defender el derecho a decidir de los pueblos, lo hago desde el convencimiento de que no se le puede obligar a nadie a sentirse parte de algo a lo cual no quiere pertenecer.

Al parecer el Gobierno del PP, el PSOE o Ciudadanos piensan todo lo contrario, que se puede legislar, encarcelar... en definitiva, obligar a las personas a sentir de una manera u otra. Pues bien, así es como hemos pasado de más o menos un 20% de independentistas a más de un 50%. Las actitudes de un gobierno que no tiene autoridad moral ninguna (corrupción), junto con el apoyo de sus acólitos llamados constitucionalistas y la inestimable colaboración estelar de la derecha nacionalista catalana (más corrupción) han remado contra viento y marea para generar este conflicto, polarizar a la sociedad (o estás conmigo o contra mí), tensionar y por último y lo más importante TAPAR SUS VERGUENZAS, sus corruptelas y su ineptitud para solucionar las contradicciones del sistema y los problemas de la ciudadanía. De paso desactivamos cualquier conato de lucha de clases que pueda conseguir realmente un cambio en la correlación de fuerzas entre los que vendemos nuestra fuerza de trabajo y los que poseen los medios de producción.

En mi opinión hay una solución para los problemas territoriales y también para los sociales.  Ya que el gobierno se ha propuesto fabricar independentistas y de lo social ni se acuerda, tendremos que ser el resto de fuerzas políticas, sociales y ciudadanas/os los que confrontemos con las consecuencias de sus políticas. 

Por otra parte el Gobierno de la Generalitat sabe que tal y como han presentado el 1-O, éste no puede ser vinculante, ni tan siquiera ser considerado un referéndum. Y no es porque lo diga yo, es por una serie de cuestiones tan vitales como puede ser el reconocimiento internacional del proceso (ya no digamos del resultado) con terceros países que reconozcan a Cataluña como país independiente. Esto tiene que ver con razones geoestratégicas que darían para otro artículo. Hay otra serie de cuestiones que tampoco se han podido o no han dejado realizar de manera correcta como el control y publicación de censos, la existencia de observadores internacionales o una campaña normalizada previa a la votación.

Por otro lado la ciudadanía que no somos independentistas pero somos demócratas y defendemos la libertad de expresión de los pueblos, no podemos negar la realidad emocional de la mayoría de catalanes. En definitiva necesitan de un referéndum pactado.  Pues bien, si los trabajadores y trabajadoras del conjunto del estado (también los catalanes) necesitamos romper con el actual sistema corrupto de las cosas, y Cataluña como nación no tiene cabida en la actual constitución, caminemos todos juntos hacia un proceso constituyente, donde el conjunto de la sociedad se dote de herramientas contra la corrupción, la injusticia y la desigualdad. Y además donde Cataluña pueda verse reconocida como nación y a la vez participar por propia voluntad de un marco común de acuerdos económicos, sociales, culturales...

Nosotras y nosotros desde el Partido Comunista de España a través de IU y Unidos Podemos proponemos un proceso constituyente por el entendimiento, la fraternidad y el dialogo. Un proceso constituyente hacia una República Federal Solidaria donde quepamos todas y todos.  Una República garante de las libertades y la justicia social.  Una nueva constitución que acabe con los privilegios heredados por algunos de la España de Franco.  La derecha española ya sabemos lo que propone: represión, el uso de la fuerza y el inmovilismo... lo que sin lugar a dudas nos lleva al pasado, a una España que no estamos dispuestos a ver regresar.  Porque si lo que buscan es la unidad de España como ellos la entienden, lo siento pero llegan tarde, Cataluña ya se ha independizado. Le pueden dar las gracias o culpar a quienes ustedes quieran, la opinión al igual que los sentimientos son de uno mismo y no hay ley que las cambie. Yo tengo claro a quien darle las gracias y porqué,  y cuales son mis sentimientos: igualdad, libertad, fraternidad. Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política