Frente a la violencia patriarcal

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde hace tiempo en Izquierda Unida venimos demandando un Pacto de Estado contra la Violencia de Género, con compromisos temporales, presupuestos desglosados que permitan conocer su destino, garantías de implementación y, por supuesto, que incluya la totalidad de las formas de violencia que realizan agresores que no tienen o han tenido una relación de pareja con las mujeres violentadas.

La violencia de género es una grave vulneración de los derechos humanos de las mujeres. La violencia machista se debe erradicar de forma verdaderamente integral, haciendo frente a unas estructuras patriarcales arraigadas aún en la sociedad.

Para ello es fundamental hacer políticas de prevención, sensibilización y detección, que engloben la violencia contra las mujeres de forma integral, que partan del origen estructural de la violencia y que sean capaces de detectar las diferentes formas de expresión de la violencia machista.

La violencia machista que perpetra cientos de asesinatos de mujeres es la expresión violenta más detectable. Frente a ello tenemos que manifestar con nitidez que es responsabili-dad de la sociedad en su conjunto, haciendo hincapié en que si no se encara la violencia patriarcal en todas sus vertientes, los asesinatos seguirán produciéndose.

La brecha salarial existente entre mujeres y hombres en trabajos de igual valor es la fórmula que tiene el Estado opresor para manifestar que se sigue considerando a las mujeres ciudadanas de segunda clase y la manera de contrarrestar su salida al espacio laboral, condicionando su autonomía económica para mantenerlas subordinadas.

La notoria expansión que está adquiriendo la demanda de alquiler de los vientres de mujeres, no lo olvidemos, mujeres pobres, no sólo tiene un significado ostentoso de diferencia de clase y xenófobo, sino también de que el patriarcado pretende, cada vez con menos escrúpulos, mercadear legalmente con los cuerpos de las mujeres, valiéndose de la necesidad y amparándose en la desigualdad.

Necesitamos una Ley contra la Violencia Machista, contra la Violencia Patriarcal, que no se limite a la violen-cia de género cometida en el ámbito doméstico, sino que afronte de manera valiente todas las formas en que el patriarcado, el machismo, el sexismo y la misoginia se manifiestan de forma casi impune. Necesitamos contun-dencia y decisión política para aumentar los recursos económicos y humanos destinados al desarrollo de políticas de igualdad activa, integrales y participativas.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política