Odio político

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una mente conciliadora y dialogante como la mía no puede entender, bajo ningún concepto, los sucesos ocurridos en Zaragoza con la muerte de un hombre por, al parecer, llevar consigo puestos unos tirantes con la bandera de España. Un suceso supuestamente motivado por el odio político y un ataque increíble e inaceptable contra nuestro derecho más fundamental, la vida.

La política, esa noble actividad dedicada a resolver los problemas de la gente y a dialogar en busca del mejor acuerdo posible para hacer la vida de nuestros ciudadanos cada día un poco mejor, no puede tolerar disputas que sobrepasen la lógica discrepancia y confrontación de pareceres siempre con el único arma de la palabra y los argumentos. Todos los demócratas nos hemos dejado en muchas ocasiones pelos en la gatera por el bien común, pero nunca hemos hecho uso de la violencia para imponer nuestro criterio.

Precisamente por eso no consigo entender, por mucha vehemencia que apliquemos en nuestros argumentos, una situación que llegue a justificar el más injustificable de los extremos: el ataque físico y violento.

Qué herencia dejamos a nuestros hijos y nietos si estos comportamientos se extienden en nuestra sociedad. Cualquier persona que haga o diga lo contrario a lo que el sistema democrático preserva, como es la discrepancia y el debate como mejor manera para tomar la decisión más correcta, debe afrontar que todo el peso de la Ley caiga sobre ella.

La muerte por violencia entre personas debería quedar en el recuerdo. Si me apuran en un mal recuerdo, en una pesadilla del pasado que debemos recordar para que nunca nadie más vuelva a padecer sucesos como los ocurridos en la capital aragonesa.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política