El bipartidismo antepone sus intereses al de los españoles

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Han pasado ya unas semanas desde la moción de censura que supuso el cambio de Gobierno en España y, con la perspectiva que da el tiempo, podemos hablar con más criterio. Lo que ha ocurrido en España estas semanas es consecuencia de dos líderes, Rajoy y Sánchez, y de dos partidos, el viejo bipartidismo de PP y PSOE, que han antepuesto sus intereses personales a los intereses generales de los españoles.

El primero, Rajoy, por no asumir su responsabilidad, ante la grave sentencia recibida por el caso Gurtel en la que se condenaba al PP como partícipe a título lucrativo y en la que quedaba acreditado que el PP se había financiado, al menos desde el año 1989, mediante una caja B. Rajoy debería haber pactado el fin de la legislatura, aprobando los presupuestos, extendiendo la aplicación del artículo 155 y convocando elecciones.

 

La corrupción del PP hacía que la legislatura estuviera liquidada, pero la solución no pasaba porque el partido de los ERES de Andalucía se juntara con populistas y con los que han querido liquidar España […] para formar el Gobierno más débil de la historia de la democracia española.

 

El segundo, Sánchez, por querer llegar al poder a cualquier precio y sin importar el cómo ni con quién. Sin programa, que a día de hoy aún no conocemos, ni propuestas más allá de algunas de cara a la galería, pero sí con hipotecas de populistas e independentistas y que. como ya hemos empezado a ver, van a querer cobrarse y Sánchez parece dispuesto a conceder.

Cierto es que la corrupción del PP hacía que la legislatura estuviera liquidada, pero la solución no pasaba porque el partido de los ERES de Andalucía se juntara con populistas, con los que han querido liquidar España, con los viejos amigos de ETA como son Bildu y con los del “3 per cent” para formar el Gobierno más débil de la historia de la democracia española, sustentado por sólo 84 diputados de los 350 que forman el Congreso de los Diputados.

Ante una crisis como la vivida la solución debía pasar, necesaria e irremediablemente, por dar la voz a los españoles para que ellos decidieran qué Gobierno querían y que este nuevo Gobierno, salido de las urnas, fuerte y sin hipotecas, pudiera afrontar los importantes retos que España tiene, como el secesionismo catalán, la recuperación económica y la regeneración democrática. 

Ni Rajoy ni Sánchez han querido que los españoles elijan su Gobierno, el bipartidismo ha preferido parapetarse para intentar sobrevivir en sus últimos estertores. Sin embargo, antes o después los españoles podrán decidir y podrán elegir un nuevo proyecto común, un proyecto que defienda la unidad y la igualdad de todos los españoles, regenerador, moderno, progresista y europeísta, un proyecto que mire al futuro y no al pasado de España.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política