¡Viva la lucha de la clase obrera!

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El atropello a los derechos laborales y sindicales que se produjo en Maessa tras el despido de tres trabajadores que se habían presentado a las elecciones sindicales tuvo su juicio el pasado 18 de julio. Si la Justicia es como debería ser los tres trabajadores deberían ser readmitidos y formar parte del comité de empresa de Maessa.


 

Han pasado 80 días desde que recibimos la noticia del despido de los tres compañeros de Maessa. Después de varias asambleas, en las que los compañeros nos exponen los incumplimientos de la empresa tras subrogarse en la anterior, y en la que les animamos a formar un comité de empresa -la herramienta más valiosa para la defensa de los intereses colectivos de la clase trabajadora- y en mitad del proceso de elecciones sindicales, sorprendentemente, resultó que los tres trabajadores que encabezaban la candidatura de CCOO son fueron despedidos por finalización de los trabajos para los que habían sido contratados. Finalización de los trabajos de mantenimiento en la Central Térmica, según Maessa, en mitad de una reparación, cuando en la misma semana se contrató a más de 20 trabajadores para el mantenimiento. Así se las gastan los que creen que pueden hacer lo que quieran con una clase obrera sumisa y a su servicio. Los que están acostumbrados a ordenar desde arriba, sin despeinarse. Los que ponen y quitan peones del tablero sin importarles más que los números. Pero esta vez se encontraron una piedra en el camino. Una clase obrera organizada, solidaria y convencida de que los derechos están para respetarlos, seas quien seas y vengas de donde vengas.

Comenzó así una lucha que no ha sido nada fácil para la plantilla de Maessa, pues desde aquel día han tenido que enfrentarse a las presiones de la empresa cada vez que acudían a su puesto de trabajo, y es admirable como aún así, cada viernes, han seguido acudiendo a las concentraciones de apoyo a los tres compañeros despedidos que se han realizado en las puertas de la Central de Andorra.

No son los despedidos, son los derechos de toda la plantilla, es la formación de un comité de empresa que pueda articular la defensa de los derechos colectivos. No son tres puestos de trabajo, es resistir cuando la empresa aplica la política del miedo, el “aquí mando yo y quien no esté de acuerdo lo va a pagar caro”, y lo realmente difícil es estar allí día tras día, con la cabeza alta y el convencimiento de que la verdad nos dará la razón, como no puede ser de otra manera.

La dignidad no se puede pagar con dinero y así lo ha demostrado la plantilla durante estos 80 días.

Tras la comunicación de los despidos, las 2 jornadas de huelga con seguimiento masivo, la plantilla dejó de prolongar sus jornadas laborales como medida de presión y comenzaron las concentraciones de los viernes, para que ni Maessa ni Endesa olviden que los trabajadores no se rinden, que no vamos a dar un paso atrás.

A pesar del verano y de las vacaciones, la movilización se ha mantenido en el tiempo y así llegamos al 18 de julio, fecha fijada para celebrar el juicio por los despidos, por la vulneración de la libertad sindical, y por el incumplimiento de sus obligaciones como empresa en las elecciones sindicales. Un juicio que moralmente ya ha ganado la clase obrera, cuyas únicas herramientas y argumentos han sido el trabajo y la verdad.

Mención especial merecen los testigos de la parte de los trabajadores, que aún sabiendo lo que se jugaban, aún teniendo miedo, tuvieron la valentía de mantenerse firmes, sin ceder a ningún chantaje. El mundo necesita más personas como éstas, de las que son capaces de mantenerse fiel a sus principios, de las que pueden llevar la cabeza bien alta por donde vayan.

El 18 de julio quedó visto para sentencia. Un juicio de David contra Goliat. Llegamos con ganas de demostrar que resistir siempre merece la pena, y que sólo tiene que perder aquel que no lo intenta. Y salimos con la impresión de que si existe la justicia, los tres trabajadores despedidos volverán a sus puestos de trabajo formando parte del comité de empresa tal como marca la ley.

¡Viva la lucha de la clase obrera!■

 

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política