Pedro Bello «Con el FITE habría que partir de cero para borrar el uso partidista que han realizado PAR, PP y PSOE durante años»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los criterios para el reparto del FITE de 2018 ha vuelto a crear fuerte malestar en gran parte de la provincia. Entrevistamos a Pedro Bello, alcalde de la Puebla de Híjar y diputado por Ganar Teruel en la DPT. Este grupo político ha sido especialmente crítico con el reparto de estos fondos por el oscurantismo con el que se realiza y la poca participación que se ofrece a la sociedad en general y a los grupos de la oposición.

¿Hay sobre la mesa una propuesta concreta para que el FITE se adjudique mediante procedimientos más objetivos? ¿cuáles serían los puntos principales de dicha propuesta?

Tanto en el FITE como en cualquier línea de actuación de subvenciones, la fuerza ciudadana, a base del cabreo que se puso de manifiesto, de manera especial con el 15M como punto de inflexión, ha llevado a las instituciones públicas a hilar mas fino, en transparencia y objetividad. Por tanto, al FITE le han llevado a convocar muchas de las líneas que propone, con bases mas objetivas. Aun así, hay procederes que siguen fomentando la desconfianza en los turolenses y siembra ese halo de oscurantismo que percibimos. Falta sobre todo sensatez y mucha seriedad, para poder hacer las cosas de otra manera. En general, pienso que habría que plantearlo casi de cero y siempre de la mano del territorio. Para borrar de la memoria colectiva el pensar de que los fondos se repartían entre PP, PSOE y PAR a su gusto, hay que abrir el FITE a todos los partidos políticos, ­arbitrar los cauces de participación y dialogo de los agentes sociales y económicos de la provincia de Teruel para consensuar las líneas generales de inversión generadoras de empleo, recuperar el carácter complementario original del FITE. Exigir que no se dedique a inversiones de carácter ordinario que tienen obligación de realizar la administración de la Comunidad Autónoma y el Estado. Tampoco debe destinarse al gasto corriente de sociedades públicas.

 

Es normal que cada año se incluyan proyectos de cierta entidad, incluso que requieran varias anualidades, pero es un grave error que un fondo tan importante como este, tenga hipotecado en el tiempo una porción importante de su cuantía para hacer viable la insostenibilidad del funcionamiento ordinario de algunos proyectos.

 

Desde mi punto de vista, este fondo especial hay que hacerlo creíble para el ciudadano, es una cantidad de euros muy importante, pues supera incluso el presupuesto de una institución como la Diputación Provincial de Teruel, pero esos 60 millones representan una mera anécdota en el PIB de la provincia, por lo que se hace fundamental utilizarlos con atino y de manera especial para que no sea una muleta y que se camufle en ellos la desatención del estado y la comunidad autónoma en temas que debería solucionar de manera ordinaria.

Da la impresión de que, por un lado, se critica al FITE, pero por otro, ningún Ayuntamiento se quiere quedar fuera de su reparto; ¿cómo lo ves tú, como alcalde y como diputado provincial?

Lógicamente cada pueblo y cada alcalde queremos que nos den las mayores cantidades posibles para nuestros proyectos, es algo muy natural, pero el FITE y muchas de las actuación de las instituciones supralocales, deben tener una visión mas amplia. El FITE es ideal y adecuado para atender proyectos que beneficien a varios pueblos o comarcas, pero por entidad de la cuantía a invertir o por dificultad burocrática de poner de acuerdo a varias administraciones locales, se hacen complejos. Los pueblos tenemos proyectos interesantes para realizar en común con pueblos vecinos y las comarcas no siempre tienen competencias para liderarlos, por tanto el Gobierno de Aragón tiene magníficas oportunidades de encabezar estas iniciativas, que muchas veces se les echa mas en falta, actuando como nexo de unión o lanzador de proyectos, que propiamente con la financiación. Muchos problemas del mundo rural se solucionarían solo con voluntad política y dejando de primar la visión urbanita.

Respecto al tema de municipios, desde hace unos años, el FITE, tiene una partida para inversiones municipales, que de manera objetiva, pienso que no cumple el fundamento de estas ayudas. Actualmente sobrepasa los 7 millones y los fines a los que se destina han ido cambiando cada año. Actuaciones como pavimentación de calles, redes de saneamiento y abastecimiento, pistas polideportivas, renovación de alumbrado, creo que no cumplen sinceramente con el fin de este fondo de compensación.

 

Seamos sensatos, no podemos pagar desde este fondo temas tan dispares como la reforma del palacio de justicia de Teruel, la deuda eterna de Motorland, casi medio millón de euros para la prueba automovilística de Baja Aragón o carreteras que no atienden sus administraciones competentes.

 

Este año, estamos realmente mosqueados con este apartado, pues los criterios de reparto han beneficiado de manera flagrante a los municipios grandes de la provincia y eso en año preelectoral es de muy mal gusto. Los dos primeros criterios de valoración que priman la funcionalidad del municipio y el sistema de asentamientos, según el decreto 202/2014, decantan la balanza a favor del municipio grande en proyectos similares. Se podrán haber hecho las bases con buena intención pero el resultado es que se acentúa la visión injusta en el reparto.

¿Te parece justo que la parte del león del FITE se reparta entre 4 proyectos todos los años (Motorland, esquí, Dinópolis...?

Este es quizá el error fundamental de nuestros dirigentes, pero nadie de los que mandan se atreve a poner el cascabel al gato. Si lo criticas, te quieren callar diciendo que no hagamos mucha polvareda, que otras provincias querrían nuestro privilegio y que al final nos lo quitarán. Estas actitudes son de política rancia y de poca vergüenza. Todos queremos estos fondos, pero es dinero público y queremos que se gestione con rigor.

Es normal que cada año se incluyan proyectos de cierta entidad, incluso que requieran varias anualidades, pero es un grave error que un fondo tan importante como este, tenga hipotecado en el tiempo una porción importante de su cuantía para hacer viable la insostenibilidad del funcionamiento ordinario de algunos proyectos. Es dinero de todos y hay que ser exigente, los proyectos deben ser estudiados pensando en las próximas generaciones y buscando una sostenibilidad. Siempre nos tenemos que preguntar, ¿si fuera nuestro dinero lo haríamos o no?

Son proyectos que, sin olvidarlos, deben soltar la mano fácil y socorrida del FITE, para estimular que caminen solos. Los turolenses debemos tener mas visión que otros, hay 60 millones anuales, que hay que poner en valor eficazmente. Los macroproyectos deben adaptarse a la realidad y buscar la autosostenibilidad para no lastrar las demás iniciativas. Seamos sensatos, no podemos pagar desde este fondo temas tan dispares como la reforma del palacio de justicia de Teruel, la deuda eterna de Motorland, casi medio millón de euros para la prueba automovilística de Baja Aragón, carreteras que no atienden sus administraciones competentes… Hay que ser muy autocríticos para poder mejorar y acertar con los proyectos que vendrán, debemos borrar la sensación de la lucha por ver quién se arrima más los fondos Especiales y pensar con solidaridad y altura de miras, avanzando todos de la mano por el bien de Teruel. Los errores lastran otros proyectos, hay magníficos ideas que merecen tener partidas: El museo de la Guerra Cívil de Teruel y la apuesta por la Laguna de Cañizar precisan mayores partidas, podríamos ser la mayor potencia de Europa en Vías Verdes, si pusiéramos en valor todos los trazados ferroviarios que han surcado nuestra provincia, tenemos productos de los que presumir como el melocotón, el aceite de oliva o el alabastro, ríos con zonas de baño natural controladas, estimulemos marcas de gran reconocimiento con “Matarraña” o el alto valor paisajístico y ecológico que poseemos…

FITE, Reindus, MINER… muchos fondos y la provincia sigue en proceso de despoblación: ¿no crees que este hecho puede alentar a quienes, desde posiciones ultraliberales, claman por el fin de estos mecanismos de compensación territorial...? ¿Cómo contrarrestar ese discurso?

Llevamos años haciendo un uso de estas ayudas con muy poca fiscalización moral y ética, sin darnos cuenta que a medio y largo plazo eso no soluciona los problemas. Soy totalmente consciente de que la solución no es nada fácil para la despoblación. Somos una provincia muy envejecida, en la que es cierto que ha habido subvenciones, pero que es muy maltratada en los repartos, pues no se contempla en los criterios que nuestra bajísima densidad de población es terrible.

En primer lugar, falta un proyecto ambicioso de provincia. La sociedad actual es urbanita y cortoplacista, nuestros gobernantes son la viva imagen de los ciudadanos a los que representan. Teruel, el mundo rural y en general, estos desiertos demográficos de interior, requieren medidas contundentes para revertir la situación y sostenidas en el tiempo. Tenemos grandes enemigos, entre otros nuestra propia educación, que ve el triunfo social de la persona por el hecho de vivir en una ciudad, también el sistema del hiperconsumismo y su agresiva publicidad, fomenta los grandes focos de atiborramiento de seres humanos, en los que la felicidad solo la da el consumo y el gasto, donde no hay valores, ni profundidad en los pensamientos. Estos efectos se ven multiplicados, ya que las cúpulas de los partidos políticos, sindicatos, asociaciones empresariales e infinidad de agentes sociales están instaladas en las ciudades. No entienden nuestros problemas, en la mayor parte de los casos, no existimos para ellos a la hora de tomar decisiones. La solución pasa por un proyecto de provincia con un plan director de consenso como pasa en otros sitios. No nos podemos permitir que nuestros diputados, senadores o representantes, voten por disciplina de partido medidas contrarias a Teruel. Los turolenses debemos ser tenaces, debemos apartar lo que se ha demostrado que no nos ha ido bien y poner en valor nuestras muchas virtudes que poseemos. Fundamental, apartar los intereses partidistas que gustan de pescar en rio revuelto y no nos convienen, por otro lado sumar generosidad y muchísima inteligencia para triunfar, vivimos en Teruel y queremos que nuestros nietos lo sigan haciendo.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política