Editorial #cyc49: El futuro del Bajo Aragón se juega en Andorra

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Bajo Aragón es como una ciudad de unos 80 mil habitantes. La singularidad que tiene es que es una ciudad muy extensa en territorio. Pero lo que pasa en cada uno de sus barrios (municipios) afecta al resto. Hay como una especie de vasos comunicantes por los cuales el progreso o la crisis de cada uno de los lugares afecta al resto. Si a una de las partes le va bien repercute en el resto y si es a la inversa el efecto es el contrario.

La explicación es muy sencilla: Alcañiz hace como centro neurálgico de este territorio. En ella residen la mayoría de organismo oficiales, servicios especializados, grandes superficies, etc. Y el resto del territorio está especializado en otros sectores productivos. Pero está todo conectado a una media hora en vehículo como máximo, por lo que se puede vivir en Andorra y trabajar en el Hospital o trabajar en la Térmica y vivir en Alcañiz.

Lo que va bien para Andorra repercute en Alcañiz y lo que va bien para Alcañiz va bien para Andorra. Y esto es algo que no se si se acaba de ver con toda su realidad desde la capital del Bajo Aragón. Especialmente desde su clase política. La subida de agua del Ebro hasta la villa minera no es sólo una cuestión de los andorranos, es prioridad absoluta para todo el Bajo Aragón. La pérdida de los puestos de trabajo con el cierre de la Térmica no sólo afectará a la comarca de Andorra, afectará también como un efecto dominó al resto del Bajo Aragón Histórico en su conjunto.

El futuro de esta gran comarca dentro de 50 años se está jugando ahora mismo en Andorra. Si al final cierra la Térmica sin un plan B para los cientos de trabajos que se perderían, eso supondría un mazazo de dimensiones irreparables para todo el conjunto. Y eso es bueno que lo entendamos con toda su magnitud.

La clase política de Alcañiz y especialmente su alcalde deberían estar liderando y apoyando a la villa minera y empujando junto con su alcaldesa las demandas andorranas. Está bien que nuestro primer edil se deje ver comprobando las obras de las calles que se van reparando. Pero creo que el alcalde de Alcañiz está para algo más que para eso. Y una de sus obligaciones, como alcalde de la capital del Bajo Aragón, es liderar el apoyo al pueblo andorrano.■

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política