Sofía Ciércoles: «No nos oponemos a cerrar la Térmica, nos oponemos a que se cierre sin dar alternativas para que nadie tenga que emigrar»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entrevistamos a Sofía Ciércoles, alcaldesa de Andorra desde 2011. La villa minera, junto con el resto de la comarca, se enfrenta al mayor reto socio-económico de los últimos lustros. El cierre de la Térmica junto con unos planes de reindustrialización que no consiguen absorber la pérdida de puestos del cierre de la Central hacen que Andorra se enfrente a un futuro incierto. Sofía nos responde a todas estas cuestiones y pone encima de la mesa posibles soluciones para el futuro de la comarca.


 

¿Os ha sorprendido el anuncio del cierre de la Térmica?

No ha sido ninguna sorpresa, más bien hemos vivido la realidad de una muerte anunciada.  Venimos siendo conocedores de que Endesa iba a presentar la solicitud desde hace varios años, ya lo venía anunciando a través de sus juntas de accionistas, pero ha sido ahora cuando lo ha hecho oficial. El pasado 19 de diciembre confirmó al Gobierno del Estado la solicitud de cierre de la Central Térmica de Andorra.

¿Se puede hablar de “culpables” del cierre? (los partidos, los ecologistas, el gobierno central, DGA, Endesa...) ¿qué responsabilidad tendría cada uno, incluyendo al Ayuntamiento?

A fecha de hoy hay una solicitud oficial de cierre por parte de Endesa y si el Gobierno del Estado, que es quien tiene la competencia de autorizar el cierre, cumple con su compromiso, no autorizará el cierre hasta que se realice una transición justa con un plan de acompañamiento al cierre que garantice el empleo y las alternativas para Andorra y esta comarca minera. Esta es la petición que le hemos trasladado a la Ministra de Transición Ecológica en una reciente reunión y ha avalado esta propuesta, de hecho, así lo comunicó a los medios. Por tanto, no es momento de buscar culpables sino de aunar fuerzas para realizar una transición justa con todas las garantías para la gente de las comarcas mineras y en espacial para Ariño y Andorra.

 

«En Andorra, en 2008 rozábamos el pleno empleo, pero después de la crisis se destruyó gran parte del tejido empresarial que se ubicó en el municipio y ese fue nuestro error, colapsar Andorra de empresas dependientes del sector de la construcción a pesar de nuestra apuesta por trabajar con otros sectores más sostenibles y de empleo de mayor calidad, pero pasamos de hablar de misión cumplida a reconversión fallida»

 

¿Qué acciones inmediatas estáis llevando a cabo desde el Ayuntamiento, en este periodo posterior al anuncio del cierre de la central?

Lo primero que hicimos fue consensuar con el resto de grupos municipales una propuesta para reivindicar nuestra posición en este conflicto. Esta fue aprobada por unanimidad, donde exigimos al Gobierno del Estado el rechazo a autorizar el cierre y a Endesa que realice las inversiones necesarias para alargar la actividad y así ganar tiempo para realizar la transición justa que demandamos. Ahora todos/as sabemos que la central si o si se cerrará antes o después, pero se cerrará y toca pedir a las instituciones se tomasen en serio este conflicto y la determinación que no han tenido hasta la fecha para realizar un Plan de Desarrollo Económico y Social con absoluta seriedad, donde se prime la atracción de proyectos empresariales para diversificar la economía y la creación de empleo en nuestra comarca, además del desarrollo de las infraestructuras.

Paralelamente, hemos mantenido numerosas reuniones con los agentes sociales e institucionales para abordar colectivamente el problema, con la clara convicción que nos lo jugamos todo en poco tiempo y no podemos fallar.

Hemos invitado al Gobierno de Aragón y del Estado a conocer más de cerca la problemática y prueba de ello el Presidente del Gobierno de Aragón se desplazó a Andorra junto con tres Consejeros y la Ministra vendrá en enero. El Instituto Aragonés de Fomento ya ha anunciado la redacción de este Plan y ha puesto sobre la mesa recursos y va a priorizar en sus líneas de ayuda a las empresas que se ubiquen en Andorra y los municipios mineros y también las infraestructuras.

Además hemos presentado un avance de nuestras propuestas y nos hemos sumado a todas y cada una de las manifestaciones, concentraciones o reivindicaciones que se han venido realizando en conjunto con los agentes sociales: sindicatos, comité de empresa y asociación de empresarios.

Llega el cierre de la térmica, y no parece haber alternativa; muchos proyectos empresariales surgidos con el plan MINER están cerrados o bajo mínimos (Ferrogrés, Paphsa, Castelo, Cemex...); ¿se puede hablar de “fracaso” de este modelo?

Si hablamos en global en Aragón, ha habido muchas ayudas y proyectos que no han cumplido con sus objetivos, incluso despilfarro en muchas ocasiones fruto, principalmente, del clientelismo político en esta Comunidad, pero no sería razonable hablar de fracaso absoluto, puesto que se han recuperado numerosos espacios degradados, el entorno ambiental de muchos pueblos mineros se ha corregido y se han construido y mejorado infraestructuras de comunicación y transporte de energía que son necesarias para el futuro.

En Andorra, en 2008 rozábamos el pleno empleo y la mejora de las áreas industriales posibilitaron el asentamiento de nuevas empresas y la creación de empleo. Cierto es que después la crisis financiera y de la construcción, que nadie calculó ni tomó medidas –ni el Gobierno, ni Europa, ni otros organismos internaciones-, destruyó gran parte del tejido empresarial que se ubicó en Andorra y

ese fue nuestro error, colapsar Andorra de empresas dependientes del sector de la construcción a pesar de nuestra apuesta por trabajar con otros sectores más sostenibles y de empleo de mayor calidad. No pudimos elegir lo que nos hubiera gustado y se hizo un enrome esfuerzo de forma unánime, pero pasamos de hablar de misión cumplida a reconversión fallida.

A pesar de las empresas que cerraron por la crisis como Ferrogres, Phapsa o Castelo (8, 6 y 4 años de actividad respectivamente) y la cementera que no llegó a abrir,  ha habido empresas que hoy se mantienen, como Ds Smith (2002) del sector del embalaje de cartón que cuenta con casi 200 empleos directos, más los indirectos; continúa Gres Andorra y La Manolica y Andojam del sector agroalimentario, y muchos pequeños proyectos de carácter local que obtuvieron ayuda.  Por eso decimos que falta mucho por hacer pero no partimos de cero.

 

«El nuevo plan debería invertir en: la elevación aguas de Ebro, la ampliación del Balneario de Ariño, el apoyo a la red de centros de la cultura íbera, mejorar las carreteras, la puesta en marcha del cargadero de La Puebla de Hijar, la ampliación de la oferta formativa en el IES de Andorra o el apoyo al ITACA especializándolo en las Energías Renovables»

 

De manera más general, parece que esto no pasa solo en Andorra, sino también en otras cuencas mineras, o en otras localidades sujetas a reconversión (Linares, Almadén...); ¿qué es lo que crees que falla? ¿Te parece que estas experiencias pueden darle la razón a quienes, desde una  perspectiva ultraliberal, proponen el fin de las ayudas públicas?

No, de ninguna manera, creo que son necesarias las ayudas públicas como también a este sector como lo son para otros sectores económicos que sí que han funcionado y dado mejores resultados.  Contribuyen a generar economía y crear empleo si se otorgan de manera objetiva, con transparencia e igualdad de oportunidades.

En el apartado de qué ha fallado, creo que el compromiso del Gobierno del Estado y de Aragón que nunca han visto la reconversión minera en toda su magnitud y ha primado la política cortoplacista y partidista a la hora de otorgar las ayudas.  Además han permitido que una multinacional que era la joya de la corona, hoy sea italiana y siga llevándose miles de millones de euros sin regular sus inversiones y hacer cumplir los compromisos adquiridos con el territorio.

¿Cómo debería ser un nuevo plan de desarrollo para Andorra? ¿Cuáles serían sus líneas maestras?

Es complicado resumirlo en pocas palabras pero ese plan debe ser financiado por el Gobierno Central, Autonómico y Endesa, y en el participar los agentes sociales y económicos del territorio y evidentemente los ayuntamientos afectados.

Este Plan debe tener líneas de ayuda a la inversión de proyectos empresariales, bonificación de la financiación de proyectos (créditos blandos), participación en el capital social de proyectos estratégicos. Debemos implementar una estrategia de captación de inversiones, ayudas al emprendimiento, a la eficiencia energética, al comercio, a la I+D+i,…

También debe financiar inversiones estratégicas y necesarias como la elevación aguas de Ebro, la ampliación del Balneario de Ariño, el apoyo a la red de centros de la cultura íbera, mejorar las principales comunicaciones por carretera, la puesta en marcha del cargadero de La Puebla de Hijar y la transformación de la vía ferroviaria del carbón a la Central en un futuro, la ampliación de la oferta formativa en el IES de Andorra, el apoyo al ITACA especializándolo en las Energías Renovables y convirtiéndolo en un centro potente de Investigación de Recursos Energéticos y Minerales.

También en lo local, la terminación del Hotel San Macario y del centro de Interpretación de la cultura Ibera, la ampliación de la residencia municipal, dinamización del museo MWINAS,...

En estos meses, has llegado incluso a recibir amenazas... ¿Cómo te sientes? ¿y cuál es el ambiente en el pueblo?

Andorra está pasando duros momentos, la crisis del carbón, el aniversario del trágico asesinato de José Luís Iranzo y los dos guardias civiles y también las amenazas de muerte a la alcaldesa.  No es la primera vez que aparecen pintadas con diferentes mensajes y no es la primera vez que hacemos público la condena a este tipo de actos, pero amenazas de muerte de tal calado es la primera vez que suceden en Andorra.  Por tanto, debemos rechazar socialmente estas conductas que ponen en peligro la propia democracia y exigir el fin de estos comportamientos haciendo un llamamiento a la convivencia.  Personalmente di el paso de denunciarlas y hacerlas públicas para seguir trabajando con el mismo compromiso por el cual me presenté y gobernamos en Andorra: defender los intereses de los ciudadanos/as con dedicación, transparencia y seriedad para mejorar la vida de los mismos.  He recibido un apoyo increíble a todos los niveles, consiguiendo que pueda seguir defendiendo con más fuerza, si cabe, los principios de lo público y lo colectivo.

Eres alcaldesa por IU, que es una organización en la cual militan también ecologistas y ambientalistas.  ¿Cómo casáis esta posición, con la defensa del carbón y de las térmicas?

Estamos de acuerdo que el calentamiento global es un problema real causado por el hombre y urge tomar medidas en todos los niveles, no sólo para luchar contra el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también para preservar y valorizar el medio natural  a través de políticas concretas y transversales. Es más, compartimos que en 2050 el 100% de la energía sea limpia-renovable. Pero esta postura es compatible en IU con la defensa de los trabajadores/as y especialmente del colectivo de los mineros que siempre han sido el principal ejemplo en la lucha de clases y en la mejora de las condiciones del trabajo.

No nos oponemos a cerrar la Central Térmica, nos oponemos a que se cierre sin haber tomado antes las alternativas suficientes para que nadie tenga que emigrar. Una sociedad democrática y moderna que se precie de ser justa no puede cerrar la minería del carbón y las centrales térmicas sin dar alternativas a las gentes y pueblos mineros que viven de esta actividad. Por ello, siendo leales a nuestros principios y a nuestras dos almas, no podemos permitir esta barbaridad.

 

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política