Tabúes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy, mientras escribo estas líneas, se celebra el día internacional en memoria de las víctimas del Holocausto. Y no veremos celebraciones en Alemania de gente con el brazo en alto en memoria de los que causaron tanto dolor, sino que veremos un país unido denunciando aquella barbarie, un pueblo que ha pasado página y ha superado el dolor porque no ha ocultado nada, al contrario, porque han arrojado luz ante lo que pasó y han dedicado tiempo y dinero del estado para aprender de los errores de los que un día masacraron a gente inocente.

Y es que no hay nada más peligroso que lo que se convierte en tabú. 

Cada día nos echamos las manos a la cabeza por el gran número de mujeres que mueren a manos de sus parejas o ex parejas, y nos sorprende que algo así siga sucediendo en pleno siglo XXI cuando la igualdad debería ser una realidad y no una lucha constante.  Nos sorprende escuchar a chicas adolescentes que aceptan el control exhaustivo de sus novios sobre la ropa que se ponen, sobre con quién pueden o no chatear con el móvil, sobre si contestan rápido o no a sus mensajes o requerimientos… vamos, que consideran normal el control absoluto de sus novios sobre ellas.

Hoy en día hay un creciente número de casos de violaciones en grupo y escandalosas relaciones sexuales entre adolescentes que poco tienen que ver con una sexualidad sana y natural entre dos personas, basada en el descubrimiento y disfrute mutuo.

¿Pero de qué nos sorprendemos?  Cada día los chavales tienen acceso antes al porno por internet y para muchos de ellos ésta es la única formación que reciben al respecto, porque tanto dentro del seno familiar como en Educación poco se hace por enseñarles abiertamente en qué consisten las relaciones sexuales.  Y esta es la causa de que, por un lado las chicas acepten la violencia y el sometimiento como algo normal, y por otro lado, los chicos pierdan el respeto por las chicas y las utilicen como meros objetos sexuales en su poder.

Y es que mientras no seamos capaces de hacer política de verdad, eliminar tabúes y rencillas entre unas ideologías y otras, mientras no consigamos aprender de nuestros errores y nos abramos al diálogo y el conocimiento, a buscar lo bueno que hay en el otro y aprovechar nuestras mejores capacidades, huyendo de la resignación y el ocultismo… no conseguiremos ser personas libres, con los mismos derechos y con las mismas oportunidades, y merecedores del respeto de unos y otros necesario para una perfecta convivencia.

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política