Falsos mitos de la actividad física y el deporte (I)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

LAURA CLAVERÍA | Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

A continuación os detallo algunos, quizás los más “típicos” o comunes debido a múltiples influencias tales como publicidad televisiva, revistas, profesionales insuficientemente formados, etc.


He seleccionado once. En esta entrega os describo los 6 primeros y en la segunda los restantes. Espero os sean de interés y os ayuden en vuestra práctica deportiva.

Falso mito n.º 1: Sudar adelgaza

El sudor es un mecanismo automático de protección contra la temperatura exterior. Es una herramienta de nuestro sistema termorregulador.

Efectivamente, cuando realizamos actividad física se suda y se pierde peso, pero de forma momentánea. Se recupera inmediatamente, al reponer los líquidos (imprescindibles para la salud y el rendimiento) que se han perdido con la sudoración (agua, sales minerales, etc).

Forzar la sudoración con técnicas incluso “temera-rias”, afecta al correcto estado de hidratación, hace peligrar tu salud y no se pierde ni un gramo de grasa. Digo temerarias porque existen casos de personas, vamos a decir que por desconocimiento, que en pleno verano con temperaturas elevadas se han puesto a practicar deporte abrigados más de la cuenta, con chubasqueros o prendas que impiden la transpiración, incluso con fajas o envueltos en film transparente, que han puesto en serio peligro su salud por creer en este falso mito. Sin pensar en el estado de deshidratación, lipotimia o golpe de calor, por ejemplo, en el que podía haber derivado su “técnica quemagrasas”.

Por cierto amigos, hay que hidratarse antes, durante y después del entrenamiento y ponerse prendas deportivas cómodas acordes al tipo de práctica y a la temperatura ambiental, ya sea exterior o indoor.

Falso mito n.º 2: Se pueden combatir las agujetas con remedios caseros, por ejemplo y el más conocido, con agua con azúcar

Las agujetas se deben a un daño muscular microscópico, son dolor postesfuerzo producido por inflamación muscular y/o microtraumatismos (y no a la formación de cristalitos por acumulación de ácido láctico como mucha gente cree). Para evitarlas, ante una nueva actividad física, es importante realizar un buen calentamiento y empezar con poca intensidad. Si aún así al día siguiente aparecen las agujetas y son muy dolorosas, es aconsejable consultar con el médico la opción de tomar un antiinflamatorio para calmar el dolor, a veces poner frío y, sobre todo, realizar estiramientos suaves y ejercicio a poca intensidad para limpiar y descongestionar tus músculos (por ejemplo un paseo). En todo caso, recomendar paciencia, pues los especialistas y la experiencia nos dicen que tras 72 horas, el dolor/molestias terminarán. No desaparecerán, en ningún caso, bebiendo agua con azúcar. Importante, pensar que si no se tienen agujetas al día siguiente el entrenamiento no ha sido efectivo es totalmente absurdo. El dolor no necesita estar presente para obtener ganancias o beneficios y sí puede ser síntoma de una intensidad inadecuada o una ejecución con una mala o defectuosa técnica.

Falso mito n.º 3: Cualquier ejercicio es saludable y cuanto más, mejor

El ejercicio y la actividad física en general y la práctica deportiva es positiva para nuestra salud siempre y cuando se realice dentro de unos parámetros saludables. Debe ser segura, con la frecuencia, intensidad moderada y duración razonables, compatible con nuestra edad, estado de salud, con nuestra vida profesional y familiar, estar acompañada de una dieta sana, y con los periodos de descanso y recuperación necesarios para que nuestro organismo asimile el entrenamiento realizado y se prepare para el siguiente día de esfuerzo. Las consecuencias de ir más allá del límite pueden ser muy perjudiciales: lesiones, sobreentrenamiento, etc

Falso mito n.º 4: las mañanas son el mejor momento para hacer ejercicio porque se queman más calorías (y además en ayunas)

Quemamos exactamente el mismo número de calorías a las 5 de la mañana que a las 5 de la tarde; es más, el rendimiento físico suele verse reducido por la mañana porque la temperatura corporal está en su momento más bajoy los niveles de vitalidad y energía también. No obstante, algunos estudios sugieren que hacer ejercicio por la mañana después de un desayuno ligero nos da mucha energía para el resto del día y además nos hace quemar más grasa, puesto que el estómago está vacío y nuestro cuerpo utiliza nuestras reservas para conseguir la energía que necesita. Personalmente insisto en que por lo menos hay que ingerir un desayuno ligero.

Falso mito n.º 5: Estirar siempre es bueno

Hay que hacerlo en el momento adecuado, y de la forma correcta. Lo que sí se puede afirmar en resumen es: que no se debe estirar en frío, no se debe forzar, ni llegar al dolor, mantener y acompañar con una respiración relajada, mejor sin rebotes, y evitar los músculos muy doloridos.

Falso mito n.º 6: Perder grasa de manera localizada

Muchas personas creen que un aumento en la actividad de músculos concretos facilita el uso mayor de las grasas almacenadas en esa zona. La promesa de la reducción en un punto localizado mediante el ejercicio es especialmente atractiva desde un punto de vista estético, si bien desde el punto de vista científico no tiene sustento alguno. Sencillamente no existe evidencia de que las grasas se liberan en mayor grado de los depósitos situados directamente por encima del músculo que realiza ejercicio. Cuando se adelgaza y pierde grasa se hace de forma generalizada y lo que sí se recomienda es tonificar (mejorar y aumentar el tono muscular) los diferentes grupos musculares a través de ejercicios y prácticas tales como autocargas, rutinas en salas de musculación y fitness con mancuernas o máquinas, etc.Ω

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política