Despoblación de primera y segunda categoría

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como habitante de un pequeño pueblo de Teruel, he sido testigo desde los años noventa de una pérdida de población lenta pero constante. Por aquel entonces, PP, PSOE y PAR no eran conscientes de la magnitud del problema. Así lo muestran las políticas que llevaron a cabo vía Planes Provinciales, FEADER, FITE o MINER y que acabaron desembocando en proyectos de dudosa lógica como la construcción de piscinas, pabellones, frontones o pistas de pádel.

Mientras nuestros pueblos se llenaban de estos fastuosos equipamientos deportivos, muchos de los cuales hoy no utiliza nadie, los políticos miraban por sus intereses y no hacían caso a las reclamaciones reales de los alcaldes. Éstos ya comenzaban a ver que la sangría demográfica, especialmente entre los más jóvenes, comenzaba a ser implacable.

A su vez, las inversiones en asuntos clave como carreteras, transporte escolar o personal sanitario perdían peso en los presupuestos de una manera desesperante, obligando a muchos vecinos a mudarse a la cabecera de su comarca para poder disfrutar de unos servicios dignos.

¿Qué sucede ahora? Resulta que los municipios que se beneficiaban de la despoblación más rural con la complicidad de los viejos partidos están empezando a sufrir en sus carnes el mismo problema que en los años noventa tuvieron los más pequeños: sus censos bajan a toda velocidad y, con ellos, la calidad y la cantidad de sus servicios. Es ahora cuando PP, PSOE y PAR se preocupan. Ahora que, con menos votos que sumar, ven peligrar los sillones y privilegios que han disfrutado durante años.

Pocos pueden hoy dudar de que sus políticas han sido un completo fracaso y de que ha habido una despoblación de primera división, la que afecta ahora a los grandes municipios, y otra de segunda, la que lleva condenando a la desaparición a muchas localidades desde hace tres décadas con el beneplácito de los viejos partidos. Es el momento de dejar paso a otras formaciones con políticas más frescas y renovadas que nos devuelvan la ilusión a la gente que hemos decidido vivir en el mundo rural. Como decimos por aquí: hay que espabilar. Nuestros políticos han perdido tres décadas, nosotros no tenemos ni un minuto que perder.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política