Explotación laboral en la energía verde

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Desde hace unos cuantos meses en las localidades de Escatrón, Samper de Calanda y Chiprana se está construyendo uno de los megaproyectos solares más grandes de Europa, conformado entorno a 16 plantas de produción solar.

Destacable ha sido la ofensiva mediática que previamente, y a lo largo de estos meses de construcción, nos han  contado una y otra vez las bondades de estos proyectos, la repercusión social, laboral y económica que tendrían en el territorio, en los pueblos y en la gente, tanto en el proceso de montaje, como en la  explotación durante la vida útil de estos proyectos.

El capitalismo se adapta a los nuevos tiempos y, gracias a estas campañas publicitarias, quiere ofrecer una imagen en la que nos muestra su preocupación por el territorio y por conseguir proporcionarnos una energía de origen renovable. Eso si, manteniendo el oligopolio en el sector de la energía, un sector que para nosotras y para cualquier país debería ser estratégico. (No quiero desaprovechar la oportunidad que me dan estas lineas para decir que nosotras consideramos que el sector de la energía debería ser de propiedad pública y se tendrían que artícular los mecanismos necesarios para que estuviera sometido bajo una planificación democrática).

Casualmente dentro de esta campaña publicitaria donde nos han querido contar las bondades que estas grandes compañias aportan al desarrollar estos proyectos (en este caso ACS a traves de su filial del Grupo Cobra, y a su vez sus múltiples subcontratas), se les olvido en su día comentar el pequeño detalle de que los cientos de puestos de empleo se generarían serían precarios.

Las múltiples denuncias de irregularidades hechas por los trabajadores debido a sus condiciones laborales han pasado sin pena ni gloria por las lineas editoriales de los medios de comunicación que  durante tanto tiempo nos han contado las bondades de lo que estaba por venir. Será porque los  impagos de los jornales y salarios, incumplimientos de horarios, objetivos de producción inalcanzables en una jornada normal, horas extras sin cobrar, graves deficiencias en la formación de los trabajadores y contrataciones por debajo de convenio no son lo suficientemente importante como para que lo conozca a fondo la ciudadanía, no vaya a ser que seamos conscientes de que la riqueza de estas grandes compañias es generada por la explotación que ejercen hacia la clase trabajadora.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política