Joaquín Galindo

La España que madruga y la que no

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Siempre es difícil enfrentarse con el papel en blanco, tratar de transmitir una idea, concepto o realidad. Sobre todo para quien no es profesional de las letras y escribe más con el corazón y la experiencia vital que con el conocimiento teórico y técnico.

Con el corazón en la mano, tenemos que decir y repetir, pues esa es nuestra labor, cual es la realidad laboral y social que afrontamos en nuestro territorio, y por lo tanto desde nuestro sindicato, empezando por lo más cercano.  

Desde que se dio la noticia del cierre de la central térmica, hace un año ya, después de muchas promesas, reuniones y brindis al sol, seguimos sin un convenio para la transición “justa” en nuestras comarcas que ya debería haberse firmado el pasado mes de junio, pero ahora nos dicen que hay que esperar, como pronto será entre mayo y septiembre del año que viene. Hay que esperar, como si desde ahora, y hasta que lleguen las soluciones, nuestras familias no comieran, nuestros hijos e hijas no tuvieran la necesidad y derecho de estudiar una carrera, ni tuviéramos necesidades vitales y materiales que cubrir todos los días. Nos piden que paremos el reloj, aguantemos la respiración y seamos buenas, un ejercicio de resignación cristiana al que no estamos dispuestos y dispuestas. Eso sí, los proyectos de las empresas del sector eléctrico van viento en popa a toda vela. Declaraciones de interés prioritario autonómico, grandes titulares en los medios, cifras astronómicas de creación de puestos de trabajo, inversiones, financiación para los ayuntamientos vía impuestos… pero la realidad es tozuda y nos dice, que los y las trabajadoras de las subcontratas de la central térmica de Andorra, que han sido despedidos, han tenido o están ahora mismo buscando un futuro lejos de nuestros pueblos.

El silencio de los grandes medios de comunicación

Nos gustaría que medios de comunicación y periodistas, que con inmensa alegría hayan escrito esos titulares, que se acercasen a las instalaciones fotovoltaicas de Escatrón o Samper, y contasen uno a uno, los y las trabajadoras que hay en activo en fase de explotación y mantenimiento de los mismos. Lejos de llegar a las centenas, (uno a perdido la cuenta ya de cuantos cientos de puestos de trabajo se han creado) seguramente les valdría con los dedos de la mano. Desde luego no es lo prometido, ni lo informado.

Unidad de acción social y sindical

La cuestión es ¿Qué hacer?, ¿Cuál es el camino a seguir?. Desde la Unión Comarcal de CCOO lo tenemos muy claro. Unidad de acción social y sindical. Solo desde la lucha unitaria podemos conseguir que las palabras se transformen en hechos, y que lo que tiene que ser una transición justa para todos y todas, para la clase trabajadora, no sea lo de siempre, el expolio de nuestros recursos para llenar los bolsillos, de consejos de administración que son ajenos a nuestros problemas.

Planificación pública y democrática de la economía

No es cuestión de colores políticos sino de sentido común. Tenemos vasta experiencia en nuestros territorios sobre planes de financiación que no nos han llevado a ningún sitio, y también de modelos que si han dado mejor resultado. La subvención por la subvención no es la solución. La planificación democrática de la economía, participación accionarial de las administraciones y sector público en proyectos que se consideren estratégicos, clausulas sociales para evitar la deslocalización de empresas y asegurar un porcentaje de los beneficios, para la reinversión en la propia industria, con el objetivo de generar nuevos puestos de trabajo, si pueden y deben formar parte de una transición justa. Para conseguir que prevalezca este sentido común, que se nos escuche alto y claro, y que las promesas sean realidades, no vale con estas palabras, no vale con la fuerza que hagamos desde los sindicatos de clase, te necesitamos a ti, si a ti, a todas y todos, vecinos y vecinas de nuestros pueblos, pues aunque no lo creas, y pienses que esto no va contigo, es de tu futuro y el de los tuyos de lo que estamos hablando.

Ya no hay más trenes, este es el último que pasa por nuestras comarcas, y por eso, desde Comisiones Obreras trabajamos y llamamos a la unidad de acción entre los sindicatos y sobre todo entre los y las trabajadoras en su conjunto. Debemos decir que estamos satisfechos con el resultado de nuestro esfuerzo, el cual se ha plasmado en el acercamiento y convencimiento de que juntos somos más fuertes, desde CCOO, UGT, Pasivos y Jubilados de Endesa, Subcontratas, Comité de Empresa de la Central vamos a poner la carne en el asador para que las y los trabajadores no sean una vez más los grandes olvidados y damnificados de la reconversión de las comarcas mineras. Luchando contigo, codo a codo, para equilibrar el tablero de juego.

La España que madruga espera hechos

Es necesario también hablar de como está el panorama nacional. Hay ciertas esperanzas, puestas por parte de todas, en que de una vez por todas, desde un “gobierno de progreso”, se trabaje para que los efectos que la crisis ha tenido desde el 2008, que el peso que soportan las espaldas de la “España que madruga” se reparta, mejor dicho, que lo soporte quienes han producido la crisis, los y las que se han beneficiado de la misma. Minoría social, oligarquía, ricos, caciques, llamarlos como queráis. Para ello, bastaría con que los partidos políticos que pueden conformar ese “gobierno de progreso” cumplieran con sus programas electorales, sin las rebajas de tono, cantidad y calidad que ya se están oyendo. Cumpliendo al pie de la letra con el contrato social que deberían ser los programas electorales. Desde los sindicatos y nosotros como militantes y afiliados de los mismos solo nos debemos a dos principios, la defensa de los derechos laborales y sociales, y la mejora de las condiciones materiales y de vida de la clase trabajadora, así lo vamos a demostrar, y si este gobierno necesita un empujón para no olvidarse de sus promesas, pues se lo daremos.

Para terminar, no queremos olvidarnos de la “España que no madruga” o que si lo hace, es para tomar café en el Hotel Rich, el congreso o el consejo de administración de alguna multinacional o empresa que controla parte de algún sector estratégico que debería ser público. Tampoco queremos olvidarnos de la UE, CEOE y alguna ministra que lejos de defender a la “España que madruga” se dedican a calmar “mercados”. Proponen los y las popes de la economía aumentar la edad de jubilación, despido libre y pagado por las trabajadoras, privatizar las pensiones, o más concreto en nuestro territorio medidas tan inefectivas y clasistas como rebajas fiscales y de cotización para que los de siempre aumenten sus beneficios privados adelgazando un Estado que ya está famélico. A todos ellos y ellas, tan instruidos y preparados, les falta saber lo que es trabajar de verdad, en el andamio, el campo, la central, la mina, el instituto, tu pequeño negocio o empresa, el volante, la escalera… les falta saber lo que es tener necesidad de unos servicios públicos decentes, la dificultad física y psíquica que supone trabajar más allá de una edad razonable. De lo duro que es decir adiós a tu familia, a los tuyos, a tu patria para buscarte la vida lejos de aquí, o levantarse con 50 años sin saber si mañana vas a ser capaz de poner un plato de comida en la mesa. Porque si, uno de cada tres niños españoles están en riesgo de pobreza y exclusión y eso es su responsabilidad. Responsabilidad de los que le han regalado a la Banca 60.000 millones de euros de todos los y las españolas. A todos estos gurús, popes y vende patrias solo podemos darles un mensaje. Nos vemos en las calles, pero al otro lado de la barricada. Y a vosotros y vosotras que movéis todos los días los engranajes de la vida y generáis empleo y riqueza con vuestras manos, desde Comisiones Obreras os queremos dar ánimos y esperanza, resistir es vencer, en la lucha está el camino. Salud y unidad!!

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política