Joaquín Galindo

Javier Baigorri: «La subida de los impuestos municipales con el IPC permitirá mantener los servicios públicos y la sustitución de los autobuses»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nos recibe en su despacho Francisco Javier Baigorri(Alcañiz 1966). Abogado y auditor de cuentas. Actualmente Teniente Alcalde y concejal de Hacienda, Desarrollo económico y Obras/Urbanismo del Ayuntamiento de Alcañiz. Uno de los pilares principales en el gobierno de Ignacio Urquizu. De carácter reservado va contestando a las preguntas de manera pausada y reflexiva con la perspectiva que le permite sus anteriores trabajos tanto en sector público como privado. Aunque hace tiempo que no residía en Alcañiz, es hijo de Marisol Navarro, alcaldesa socialista de la capital del Bajo Aragón entre 1987-1989. Estudió primaria en el Colegio San Valero y Bachillerato en el antiguo Cardenal Ram de Alcañiz (actualmente IES Bajo Aragón).

En primer lugar Javier nos gustaría saber tu opinión sobre de la situación económica del Ayuntamiento de Alcañiz. El anterior gobierno presumió en la campaña electoral de las municipales de una envidiable situación económica del consistorio y una importantísima reducción de la deuda. ¿Cuál es tu valoración como concejal de Hacienda de la actual situación económica del Ayuntamiento?

Desde el punto de vista de la deuda debemos 8.522.507,90 euros a 30 de septiembre de 2019.De esa cuantía,5.836.582,50 euros, es decir, el 68% del total, corresponden al Ayuntamiento y el resto a Fomenta. Dentro de esa deuda del Ayuntamiento se incluye la famosa deuda a Aquara, que a 30 de septiembre ascendía a 2.148.389,06 euros.

La deuda de 8,5 millones no es en sí algo preocupante en un presupuesto de Alcañiz de más de 15 millones, se halla en un entorno manejable. La deuda ha bajado, como no podía ser de otra manera, pero mucho menos que otras poblaciones en el período 2011-2018. Hemos reducido la deuda en un 40,85%, que es la menor reducción de todas las capitales de comarca aragonesas salvo Monzón. Por poner ejemplos cercanos, Caspe ha eliminado su deuda y Andorra la ha reducido en un 93,64%.

Respecto a la situación económica del Ayuntamiento, tenemos tesorería por 1,9 millones de euros, de modo que ha mejorado pero, a mi juicio, debe aumentar. No obstante, la capacidad de generación de ingresos sigue siendo baja. Recaudamos algo más de 9 millones de euros entre impuestos y tasas, de modo que dependemos mucho de transferencias para nuestra actividad. Necesitamos mejorar la estructura productiva de Alcañiz, de modo que genere más riqueza y empleo. A mayor actividad más impuestos y, por tanto, mejores servicios. Valga como ejemplo que se presupuestan sólo 150.000 euros por Impuesto de Construcciones.

Recientemente se han aprobado las ordenanzas fiscales con una subida del IPC, aspecto que ha rechazado la oposición. ¿Cuánto supondrá para las arcas del ayuntamiento este incremento y qué objetivos políticos se persiguen con la adecuación de las ordenanzas al IPC?

Lo primero que hay que tener en cuenta es el corsé financiero que supone la regla de gasto para los ayuntamientos. Para el 2020 esto implica un aumento del gasto sobre 2019 (excluyendo gasto financiero) del 2,8%, y esto incluye gasto de personal y el resto de gasto corriente y de inversiones. De hecho, en la reunión del 16 de noviembre la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias solicitó su eliminación. Por tanto, en primer lugar, tenemos un corsé financiero que restringe tu gasto salvo aumento de impuestos. En segundo lugar, tenemos la situación de los propios servicios públicos, tras muchos años de no invertir en ellos. Cuando no inviertes en el mantenimiento de tu casa acabas teniendo que afrontar gastos para arreglarla. No es diferente con los servicios públicos, en los que se ha invertido realmente poco, dejándolos en mal estado. Quiero recordar que en julio de 2018 el anterior equipo de gobierno planteó la privatización del transporte público, y se creó una comisión para justificarlo. Los autobuses tienen tal antigüedad que hace bastantes años que debieron ser reemplazados, y por eso hemos preparado la licitación de un renting de dos autobuses que sustituya a los actuales, lo cual tendrá efectos en 2020. Lo mismo ocurre con los camiones de recogida de la basura y otras instalaciones como los depósitos de agua.

Ante esta situación, y dadas las restricciones de la regla de gasto, la única opción ha sido una moderada subida de impuestos del 1,1%, que supondrá un incremento de unos 150.000 euros, subida que permitirá mejorar los servicios públicos sustituyendo autobuses. Podríamos optar por la privatización del servicio, tal y como ha defendido claramente el PP y, de forma más solapada, el PAR, pero no ha sido nuestra opción.

 

«Alcañiz debe a fecha 30 de septiembre 8,5 millones de euros, siendo una de las capitales de comarca de Aragón que menos redujo su deuda en el periodo de 2011-2018»

 

Un informe de intervención advertía del excesivo peso de las subvenciones nominativas (convenios) a las asociaciones de la ciudad, proponiendo que estas ayudas se otorgaran mediante concurrencia competitiva. ¿Cómo se va a plantear este asunto de cara los próximos presupuestos?

La Ley General de Subvenciones, que es del 2003, establece como sistema general para la concesión de subvenciones el régimen de concurrencia competitiva, de forma que el régimen de subvención nominativa o adjudicación directa queda para casos muy excepcionales que deben justificarse. Esa es la crítica que Intervención viene haciendo en su fiscalización de la Cuenta General del Ayuntamiento desde hace años, opinando que deben otorgarse por concurrencia competitiva. En este sentido, el artículo 28.3 de la Ley General de Subvenciones establece la necesidad de definir el objeto de las subvenciones directas, con indicación del carácter singular de las mismas y las razones que acreditan el interés público, social, económico o humanitario y aquéllas que justifican la dificultad de su convocatoria pública.

En Alcañiz y salvo alguna excepción, las delegaciones otorgan la mayor parte de las subvenciones directamente. Hay 150 asociaciones registradas en el Registro del Ayuntamiento, de las que sólo unas pocas reciben subvención. Es un tema al que hay que dar una vuelta, no sólo por cuestiones legales y procedimentales, sino de apertura a asociaciones que realizan una labor valiosa sin recibir ayudas del Ayuntamiento.

Hasta la fecha hemos visto los convenios de concesión, pero no hemos visto informes de delegaciones justificando los motivos para la concesión directa de subvenciones. Evidentemente eso debe cambiar, no porque sea criterio del equipo de gobierno, sino porque lo marca una Ley del 2003, o sea, de hace 16 años.

¿Cómo se va a plantear esta situación? Personalmente no soy partidario de revoluciones que barran lo anterior, pero sí debemos ir en los próximos años abriéndonos a planificar en qué nos gastamos el dinero y cambiar el método de concesión, de forma que otras asociaciones distintas de las actuales puedan optar a recibir subvención.

El casco antiguo sigue siendo una asignatura pendiente para Alcañiz. Recientemente se ha aprobado un nuevo ARRU para regenerar y renovar el casco histórico por un valor total de 3,1 millones de euros. ¿Cuáles son las principales líneas de actuación de este nuevo ARRU? ¿Y qué medidas se plantean además para dignificar esta zona de la ciudad?

Las líneas de actuación del nuevo ARRU no son diferentes de los de ediciones anteriores, es decir, reforma de viviendas, obras de urbanización y reurbanización de espacios públicos, mejora de accesibilidad de espacios públicos y de eficiencia energética y demolición de edificios.

  Vamos a intentar afrontar las actuaciones de forma integral. La consecuencia de los anteriores programas ARRU es que el Ayuntamiento ha acabado siendo propietario de unos 200 solares en el casco antiguo sin que haya habido una estrategia de cómo mejorar las condiciones de habitabilidad, de acceso, de prestación de servicios y otros aspectos de dicho barrio, hasta el punto de que hay calles donde somos los propietarios de más de la mitad de las viviendas o solares, lo cual no es lógico. Vamos a planificar unidades de ejecución en la zona de calle Alta de Luna y preparar parcelas para su subasta y edificación en otras calles, con el fin de mejorar el Casco. En ese sentido, la obra del vial es importante porque mejora la accesibilidad del barrio de Santiago.

 

«Hay 150 asociaciones registradas en el Registro del Ayuntamiento, de las que sólo unas pocas reciben subvención. Es un tema al que hay que dar una vuelta, no sólo por cuestiones legales y procedimentales, sino de apertura a asociaciones que realizan una labor valiosa sin recibir ayudas del Ayuntamiento»

 

Con respecto a nuevas infraestructuras, ¿Cuál es la previsión para el nuevo vial que atravesaría el cerro de Pui Pinos hasta la zona de El Cuartelillo? ¿Algún nuevo parking?

De acuerdo con el planeamiento urbanístico, el vial debía ir hasta la Plaza de Santiago, plaza que se crearía con la actuación urbanística en ese barrio. Esto permitiría mejorar el acceso de las calles de esa zona, actualmente muy limitado.

No obstante, se presentó un proyecto de ampliar el vial hasta la zona del Cuartelillo. Los proponentes han desistido, pero esa licitación va a volver a lanzarse en breve. Estaremos a la espera de los nuevos proyectos presentados. En cualquier caso, si el proyecto adjudicatario propone un vial hasta el Cuartelillo habrá que realizar por el Ayuntamiento un Estudio de Detalle.

En referencia a los parkings. Hemos recibido una subvención de la DPT para construir un parking al lado del Centro de Salud, de mucha utilidad para el conjunto de usuarios del Centro de Salud, no sólo de Alcañiz. Asimismo, hay que tener en cuenta que el proyecto de ARRU ha estimado que en el Casco hay un déficit de unas 250 plazas de aparcamiento, cantidad a la que habría que sumar un determinado volumen de plazas para turistas si queremos potenciar el sector.

La idea aquí es licitar la elaboración de un estudio de viabilidad para, en función de este, licitar la concesión de la construcción y gestión del o los parkings que resulten de la planificación urbanística. Esta obra no costaría dinero al Ayuntamiento y permitiría tanto paliar la falta de plazas de aparcamiento como afrontar la peatonalización de la Plaza de España, que es uno de los grandes proyectos de este equipo de gobierno. Con el vial y la peatonalización cambiamos la fisonomía de la ciudad, solventamos algunas de las grandes demandas ciudadanas y creamos un nuevo modelo de ciudad, poniendo en valor nuestro mayor activo, que es todo el entorno de la Plaza de España.

 

«Con el vial de Pui Pinos y la peatonalización del centro cambiamos la fisonomía de Alcañiz, solventamos algunas de las grandes demandas ciudadanas y creamos un nuevo modelo de ciudad, poniendo en valor nuestro mayor activo, que es todo el entorno de la Plaza de España»

 

El desarrollo económico es otra de tus competencias. ¿Cuál el proyecto de desarrollo socio-económico que crees debería tener Alcañiz para los próximos años?

Una de las iniciativas que pensamos desarrollar el año que viene es un programa que permita, tomando como base una serie de empresas tractoras, aumentar la incorporación de I+D en el sector empresarial español, además de mejorar la cooperación interempresarial y su internacionalización, con el fin de mejorar el sector productivo y que pueda crear cada vez más riqueza y empleo. Las actuaciones en materia de infraestructuras son importantes, pero al final lo que cuenta es lo que somos capaces de ofrecer al mundo nosotros. Poblaciones como Calatayud tienen AVE y autovía, y aun así pierden población porque su sector productivo no es lo dinámico que debiera. Tenemos que modernizarnos para garantizarnos un futuro, pues no sólo podemos vivir de agricultura y servicios.

La reciente restauración de la torre gótica, la que se está realizando de la fachada del Ayuntamiento y la Lonja gótica, sumado al resto del patrimonio de Alcañiz, nos colocan en una situación envidiable para que el sector turístico incremente su desarrollo en la ciudad. ¿Qué medidas desde el consistorio estáis pensando para impulsar este sector?

Es una suma de todo. La restauración de la torre gótica o del ayuntamiento ayuda, pero si dejas el casco histórico en su estado actual el resultado sigue sin ser atractivo, de ahí la necesidad de actuaciones conjuntas más que de la suma de actuaciones dispersas, por eso el ARRU también es importante.

Otras actividades importantes son el acondicionamiento del camino natural Val de Zafán, que permite enlazar con una vía verde por la que circulan miles de personas y, por tanto, una nueva aportación a la oferta turística alcañizana.

En cualquier caso, Alcañiz debe ponerse en valor más allá de su patrimonio arquitectónico. Alcañiz debe poner en valor su cultura e historia con actuaciones como la Concordia, pero también es comercio, o gastronomía., para que tenga servicios que atiendan cada vez mejor a sus habitantes y entorno y también, por supuesto, a sus visitantes.

 

«Alcañiz no tiene sentido concentrándose en sí misma sino sentido como capital comarcal, prestando servicio a la misma. Eso es así desde hace 900 años, pero para ello hay que dejar de mirar a la Plaza de España y tener una interlocución con el resto del Bajo Aragón»

 

Para finalizar Javier, nos gustaría saber tu opinión sobre cómo debería ejercer Alcañiz su capitalidad sobre el Bajo Aragón Histórico. Seguimos siendo la ciudad de servicios donde los bajoaragoneses bajan a realizar sus compras o visitar el hospital. ¿Pero qué más debe realizar Alcañiz para ser el motor que dinamice y haga prosperar a esta gran comarca?

Debemos realizar un plan estratégico donde los alcañizanos entre todos diseñemos el Alcañiz de los próximos diez-quince años y hacia dónde queremos ir. Por ejemplo, un objetivo podría ser cómo hacemos para alcanzar los 20.000 habitantes, en qué sectores debemos apostar o cómo organizamos la ciudad para ello, de forma que sirva para los intereses de la ciudad y del conjunto de la comarca. Una labor, por cierto, que hubiera sido muy necesaria antes. Desconozco por qué se decidió construir el nuevo hospital ahí, muy alejado del núcleo urbano, o la nueva estación de autobuses, por poner dos ejemplos. Por ejemplo, la ubicación de la estación de autobuses en una zona tan excéntrica no ha sido una buena solución, y va a obligar a modificar y coordinar toda la oferta de transportes urbanos e interurbanos para que sea útil tanto a los alcañizanos como a los que se desplazan a Alcañiz.

La coordinación de actividades entre los diferentes núcleos de la comarca permite establecer sinergias y generar nuevas actividades, pero también en el desarrollo económico, con iniciativas de cooperación empresarial como la que cité hace poco, o empezando a presentar iniciativas conjuntas, como en paquetes turísticos, por ejemplo. Si a las diferentes poblaciones de la comarca les va bien a Alcañiz le va bien. Las iniciativas individuales no llevan a nada porque no tenemos masa crítica. Alcañiz no tiene sentido concentrándose en sí misma sino sentido como capital comarcal, prestando servicio a la misma. Eso es así desde hace 900 años, pero para ello hay que dejar de mirar a la Plaza de España y tener una interlocución con el resto del Bajo Aragón.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política