#JoseMiguelCelma - El primer escrito del año.

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Comenzamos los escritos del año 2020 en esta publicación con el ánimo de que todo vaya bien para los que poblamos estas tierras. Me da igual si es el último o el primer año de la década. Es lo menos. Lo más importante es que todos los que queremos y amamos a nuestra provincia no tengamos que vernos abocados a abandonarla porque no tenemos aquí perspectivas de futuro.

Este territorio, tan maravilloso, no esta acompañado de la suerte en los últimos tiempos. Tenemos que lidiar con problemas crónicos y emergentes, con pocos visos de solución por la inacción del Gobierno que se llama a sí mismo progresista, aunque aquí poco progreso está trayendo. La reindustrialización que necesitamos solo aparece en las declaraciones públicas al calor de la campaña electoral, pero de medidas más bien poco. Vamos a perder la Central Térmica sin disponer a día de hoy de alternativas reales que mitiguen el golpe de tantos puestos de trabajo destruidos.

Y qué decir del hospital. Después de un año insistiendo por activa y por pasiva que se iban a cumplir los plazos, a pesar de que la testaruda realidad indicaba precisamente lo contrario, se rescinde el contrato con la empresa constructora. Ahora a saber cuándo dispondremos del centro sanitario que tanto necesitamos. Pero para algunos parece que no ha pasado nada...

Se ha barajado la opción de disponer de un centro asociado de la Universidad a Distancia como reclamaban algunas formaciones políticas en sus enmiendas al Presupuesto de Aragón. Pero volvimos a encontrarnos con un no. Una negativa a que los bajoaragoneses pudieran estudiar en su tierra.

Flaco favor hacen a la lucha contra la despoblación. Muchas palabras y declaraciones, pocos actos y ninguna medida implantada. Me niego a seguir viendo cómo las golondrinas se marchan, algunas para no volver, mientras los políticos de turno en la moqueta de un edificio de una gran ciudad se niegan a resolver lo que aquí preocupa: los servicios públicos, las infraestructuras dignas, la implantación de empresas o el apoyo al sector primario, en muchos casos afectado por los numerosos costes que deben afrontar.

Nuevo año, viejas sensaciones. El Gobierno de los señores Sánchez e Iglesias preocupados sin rubor de sus asientos, mientras nosotros de tener una atención sanitaria de calidad, con especialistas médicos en nuestros hospitales, aunque sean vetustos. Creo que lo verdaderamente importante es lo nuestro, no lo suyo.

Como diría un famoso presentador de informativos: “así son las cosas y así se las hemos contado”.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política