Joaquín Galindo

#MaríaMilián - 8M

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Otro año más llegamos a marzo y personalmente con ilusión. Este año más que nunca. Liderar la concejalía de igualdad con responsabilidad y por qué no, con valentía, va a suponer un reto y ese reto comienza este mes.

Articular políticas de igualdad que transformen nuestra ciudad en una ciudad feminista, es uno de los objetivos. Y para eso no podemos ponernos las gafas moradas solamente el 8 de marzo, sino que todos los días tienen que ser ochos de marzo.

Hace ya unos años, el Día Internacional de la Mujer se ha convertido en una explosión de reivindicación y visibilidad de la lucha de las mujeres por sus derechos. Una lucha motivada por la desigualdad estructural y global que existe en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Avanzar en la corresponsabilidad es uno de los retos que tenemos como sociedad. Lograr una conciliación real, justa, y compartida es imprescindible para caminar hacia la igualdad. Un ejemplo claro es el trabajo dedicado por las mujeres en los hogares, al cuidado y a la reproducción social alcanza el 53% del PIB. ¿Y eso que significa? Ni más ni menos que las mujeres son las que están sustentando el sistema. Y no creo que sea porque estemos más capacitadas genéticamente, sino que el Estado y el sistema patriarcal se beneficia y aprovecha de ello. Un Estado que debería ocuparse de cubrir con los servicios públicos el cuidado de todas las etapas de la vida de las personas, como dice la Constitución.

La invisibilización de los trabajos de cuidados no es lo único que tenemos normalizado e incrustado en nuestro ADN social. Las mujeres que han aportado en nuestra Historia, en distintos ámbitos como las matemáticas, arte, literatura,... se les sigue eliminado de ella. El tráfico de mujeres para el consumo sexual de los hombres a través de la industria del sexo y la prostitución es atroz. Es como un lobo feroz a lo grande. La esclavitud del siglo XXI, así la llamo, y aun así nos cuestionamos su abolición. La violencia machista, los feminicidios, los vientres/úteros de alquiler, qué horror todo. Cómo no vamos a actuar!!

Así que este marzo exigiremos no tener miedo. Lo haremos en la calle, en las instituciones, en nuestros puestos de trabajo, en nuestra casa... lo haremos porque queremos revertir la desigualdad y luchar para transformar nuestra sociedad.

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política