Editorial #cyc63: Coronavirus, alarmismo y cuentas de resultados

  • Imprimir

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La única opinión e información razonable y ajustada a la realidad sobre el coronavirus ha sido a través de la televisión pública en boca del periodista Lorenzo Milá.

Su aplaudida intervención en un directo de TVE supongo que habrá creado un poco (sólo un poco) de contrariedad en las cloacas de los grandes medios que tanto interés tienen en crear un alarmismo y dramatismo en un tipo de virus que, aunque desconocido hasta ahora, tiene una tasa de mortalidad menor que la gripe y unos síntomas muy parecidos a ésta. ¿Qué intereses hay para toda esta movida internacional? Alguno, seguro.

Piensen que siempre que los grandes medios de comunicación privados internacionales intentan movilizar una línea editorial hay un interés económico o político detrás. Ejemplos claros pueden verlo con el asunto de Venezuela. ¿Qué interés tendría para la prensa internacional la situación política de este país sin que en él no estuvieran las mayores reservas de petróleo del planeta? Seguramente ninguno. ¿Han visto ustedes alguna vez ser tan vehementes a estos medios con las muertes de los migrantes en el Mediterráneo, el genocidio que se está produciendo en Palestina, los refugiados que está reteniendo Turquía o la dictadura teocrática de Arabia? Los grandes medios denuncian las situaciones según sus intereses económicos. No tienen ningún interés en las personas. Únicamente en las cuentas de resultados de sus empresas.

6000 muertes a causa del sarampión durante 2019 se han producido en el Congo. ¿Ustedes han visto algunos de los informativos que nos bombardean todos los días con el coronavirus hablar de esta epidemia del África central para la cual hay una vacuna?

Para que entiendan que aquí hay alguien que nos está mintiendo o que tiene otros intereses inconfesables. No llegan a 3000 muertes en todo el mundo a causa del virus de Wuhan. Mueren más personas por cualquier otra causa en el planeta que por este motivo. Sin embargo sólo vemos mascarillas y alarmismo por esta enfermedad. Por lo tanto nos tenemos que preguntar: ¿qué interés hay en poner esta enfermedad aparentemente originada en China en la primera plana de los noticieros occidentales? ¿Es una forma de paralizar la economía de China que en pocos años será la primera potencia mundial? El tiempo nos dará respuestas.■

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política